Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La contaminación del aire reduce la felicidad

Los altos niveles de polución aumentan la impulsividad y la toma de decisiones arriesgadas


Un estudio centrado en las ciudades chinas revela que los estados de ánimo positivos expresados ​​en las redes sociales tienden a disminuir cuando la contaminación del aire empeora. Esta provoca depresión y ansiedad a corto plazo.





Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, han descubierto que la contaminación del aire en las ciudades de China puede estar contribuyendo a bajos niveles de felicidad entre la población urbana del país.

 

Durante muchos años, China ha estado luchando para hacer frente a los altos niveles de contaminación ambiental que están paralizando sus principales ciudades. De hecho, un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Hong Kong (China) descubrió que la contaminación del aire causa un promedio de más de un millón de muertes prematuras cada año en el país asiático, y le cuesta a su economía 38 mil millones de dólares.

 

Las partículas en suspensión en el aire se han convertido en el principal contaminante del aire en las ciudades chinas en los últimos años, y las partículas finas son particularmente peligrosas para los pulmones de las personas.

 

Esta nueva investigación ha estado liderada por Siqi Zheng, el Profesor Asociado a Samuel Tak Lee en el Departamento de Estudios Urbanos y Planificación del Centro del MIT, y el Director de la Facultad del MIT China Future City Lab.

 

Efectos de la contaminación

 

A pesar de una tasa de crecimiento económico anual del 8 por ciento, los niveles de satisfacción entre la población urbana de China no han aumentado tanto como se esperaría. La contaminación del aire causada por la industrialización del país, la quema de carbón y el aumento del uso de automóviles, ha tenido un impacto significativo en la calidad de vida en las zonas urbanas.

 

Las investigaciones han demostrado anteriormente que la contaminación del aire es perjudicial para la salud, el rendimiento cognitivo, la productividad laboral y los resultados educativos. Pero la contaminación del aire también tiene un impacto más amplio en la vida social y el comportamiento de las personas, según explica Zheng en un comunicado.

 

"La contaminación también tiene un costo emocional", señala Zheng. "La gente no está contenta, y eso significa que pueden tomar decisiones irracionales". En los días contaminados, se ha demostrado que las personas tienen más probabilidades de involucrarse en conductas impulsivas y arriesgadas que luego pueden lamentar, posiblemente como resultado de la depresión y la ansiedad a corto plazo.

 

Redes sociales: medidores de estados de ánimo a tiempo real

 

Con el fin de explorar con más profundidad los efectos de la contaminación del aire en la vida cotidiana de las personas en ciudades chinas altamente contaminadas, los investigadores utilizaron datos en tiempo real de las redes sociales. Así, rastrearon cómo los cambios en los niveles diarios de contaminación afectan la felicidad de las personas en 144 ciudades chinas.

 

En el pasado, los niveles de felicidad se solían medir mediante cuestionarios. Sin embargo, tales encuestas proporcionan una sola instantánea; Las respuestas de las personas tienden a reflejar su sensación general de bienestar, en lugar de su felicidad en determinados días.

 

"Las redes sociales dan una medida en tiempo real de los niveles de felicidad de las personas y también proporcionan una gran cantidad de datos en muchas ciudades diferentes", señala Zheng.

 

Los investigadores utilizaron información sobre los niveles urbanos de partículas ultrafinas (con diámetro aerodinámico inferior a 2,5 micras) de las lecturas diarias de calidad del aire publicadas por el Ministerio de Protección Ambiental de China.

 

Para medir los niveles de felicidad diarios de cada ciudad, el equipo aplicó un algoritmo de aprendizaje automático para analizar los 210 millones de publicaciones, de marzo a noviembre de 2014, etiquetadas geográficamente de la plataforma de microblogging más grande de China: Sina Weibo.

 

Para cada post, los investigadores aplicaron el algoritmo de análisis de sentimiento entrenado en la máquina para medir el sentimiento de la publicación. Luego calcularon el valor de la mediana para esa ciudad y día, el llamado índice de felicidad expresada, que oscila entre 0 y 100, donde 0 indica un estado de ánimo muy negativo y 100 muy positivo.

 

Finalmente, fusionaron este índice con la concentración diaria de partículas ultrafinas y los datos del clima. Encontraron una correlación significativamente negativa entre la contaminación y los niveles de felicidad. Además, las mujeres eran más sensibles a los niveles más altos de contaminación que los hombres, al igual que las que tenían ingresos más altos.

 

Cuando los investigadores observaron el tipo de ciudades de las que se originaron los tweets, encontraron que las personas de las ciudades más limpias y muy sucias eran las más afectadas por los niveles de contaminación.

 

Esto puede deberse a que las personas que están particularmente preocupadas por su salud y la calidad del aire tienden a mudarse a ciudades limpias, mientras que las que están en ciudades muy sucias son más conscientes del daño a su salud por la exposición a contaminantes a largo plazo, explica Zheng.

 

Ahora, el profesor espera continuar su investigación sobre el impacto de la contaminación en el comportamiento de las personas y cómo los políticos de China responderán a la creciente demanda pública de aire más limpio.

 

 

Referencia
 
Air pollution lowers Chinese urbanites’ expressed happiness on social media. S. Zheng et al. Nature Human Behaviour, 21 January 2019. DOI: doi.org/10.1038/s41562-018-0521-2.



Martes, 29 de Enero 2019
Eva Reneses
Artículo leído 1681 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >


¡Participa en el diseño del futuro!