Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La gratitud mejora la salud del corazón

Reduce los niveles en sangre de varios biomarcadores inflamatorios importantes y aumenta la variabilidad del ritmo cardíaco, revela un estudio


Reconocer y dar gracias por los aspectos positivos de la vida puede resultar en una mejora mental y, en última instancia, física, en pacientes con insuficiencia cardíaca asintomática, revela un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA).




Imagen: 4enarik. PhotoXpress.
Imagen: 4enarik. PhotoXpress.
Reconocer y dar gracias por los aspectos positivos de la vida puede resultar en una mejora mental y, en última instancia, física, en pacientes con insuficiencia cardíaca asintomática, revela un estudio publicado por la Asociación Americana de Psicología (APA).

"Hemos encontrado que un grado mayor de gratitud en estos pacientes estaba asociado con un mejor estado de ánimo, una mejor calidad de sueño, menor fatiga y menores niveles de biomarcadores inflamatorios relacionados con la salud cardiaca", afirma el autor principal de la investigación, Paul J. Mills, de la Universidad de California en San Diego (EEUU), en un comunicado difundido por Newswise.  
 
La gratitud como actitud vital implica notar y apreciar los aspectos positivos de la vida. Puede sentirse hacia una fuente externa (por ejemplo, un animal de compañía, otra persona o una entidad no humana, como Dios).
 
La gratitud también es comúnmente un aspecto de la espiritualidad, explica Mills. Debido a que, una investigación anterior demostró que las personas que se consideraban más espirituales tenían mayor bienestar general, incluida la salud física, Mills y sus colegas decidieron analizar tanto el papel de la espiritualidad como el de la gratitud en determinados marcadores de salud de los pacientes.

Características del estudio

En su investigación participaron 186 hombres y mujeres que habían sido diagnosticadas con Etapa B o cardiopatía estructural asintomática durante al menos tres meses.
 
Este trastorno lo padecen personas que han desarrollado una enfermedad cardíaca estructural (por ejemplo, han tenido un ataque al corazón que ha dañado este órgano), pero no muestran síntomas de insuficiencia cardíaca (por ejemplo, falta de aire o fatiga).
 
Esta es una fase clave para detener la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida, ya que los pacientes en Etapa B se encuentran en alto riesgo de progresar a Etapa C, a insuficiencia cardíaca sintomática, en la que el riesgo de muerte es cinco veces mayor, según Mills.

Usando pruebas psicológicas estándar, los investigadores obtuvieron calificaciones de la gratitud y el bienestar espiritual de los participantes en el estudio. A continuación, compararon esos resultados con otros datos de los pacientes, como sus síntomas de depresión, la calidad de su sueño, la fatiga, la autoeficacia (creencia en la propia capacidad para hacer frente a una situación) o los marcadores inflamatorios antes mencionados.
 
Resultados obtenidos
 
Se descubrió así que puntuaciones superiores en gratitud se asociaban con un mejor estado de ánimo, una mejor calidad de sueño, mayor auto-eficacia y menor inflamación. La inflamación a menudo puede empeorar la insuficiencia cardíaca.

Lo que sorprendió a los investigadores fue que el bienestar espiritual –asociado con un mejor estado de ánimo y una mejor sueño- tenía efectos positivos solo si estaba vinculado a la gratitud, no por la espiritualidad en sí misma.
 
A fin de probar este punto, los investigadores pidieron a algunos de los pacientes que cada día, durante ocho semanas, escribieran tres cosas por las que se sintieran agradecidos. Ambos grupos siguieron recibiendo atención clínica habitual durante ese tiempo.

"Encontramos que los pacientes que mantuvieron durante esas ocho semanas sus diarios de gratitud mostraron reducciones en los niveles en sangre de varios biomarcadores inflamatorios importantes. También registramos un aumento de la variabilidad del ritmo cardíaco en ese periodo. Mejorar la variabilidad del ritmo cardíaco se considera una medida de reducción del riesgo cardíaco ", señala Mills. "Parece que un corazón más agradecido es, de hecho, un corazón más sano, y que el diario de gratitud es una manera fácil de impulsar la salud cardiaca", concluye.

Referencia bibliográfica:
 
Paul J. Mills, Laura Redwine, Kathleen Wilson, Meredith A. Pung, Kelly Chinh, Barry H. Greenberg, Ottar Lunde, Alan Maisel, Ajit Raisinghani, Alex Wood, Deepak Chopra. The role of gratitude in spiritual well-being in asymptomatic heart failure patients. Spirituality in Clinical Practice (2015). DOI: 10.1037/scp0000050.
 


Viernes, 10 de Abril 2015
Newswise/T21
Artículo leído 5707 veces


Nota




Comente este artículo

1.Publicado por yamal rashid el 08/01/2016 21:41

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 12 de Diciembre 2017 - 09:00 La meditación frena el envejecimiento cerebral