Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




La incompetencia de los empleados debe eliminarse de raíz

Los directivos cumplen un papel fundamental a la hora de no incentivarla y de exterminar sus raíces


La base de los resultados de cualquier compañía es el trabajo que día a día realizan sus empleados. De que ellos trabajen de manera eficiente y aporten todo su potencial dependen en gran medida el éxito de la organización y la recuperación de las inversiones. Por este motivo la incompetencia es un peligro que se debe evitar a toda costa, de manera que no entre a destruir las costumbres de los buenos trabajadores. El blog de negocios Business Pundit hace un recuento de las cinco formas en que las empresas generan incompetencia entre sus empleados. Por Catalina Franco R.



El sobretrabajo genera incompetencia.
El sobretrabajo genera incompetencia.
Es muy común ver a un directivo de una compañía quejándose de lo ineficientes y mediocres que son sus empleados y de lo mucho que se deja de hacer en su negocio debido a las rutinas de trabajo que ellos establecen bajo estas características.

Lo que no es tan común es ver al directivo preguntándose si esa mediocridad puede tener algo que ver con sus estrategias de dirección y evaluación del trabajo y con las reglas que sus empleados siguen para cumplir con lo que se les pide.

Cuando una organización contrata a una persona es porque espera obtener unos beneficios de trabajo a cambio de la inversión de determinada suma. Para que esa inversión se recupere y genere satisfacciones de lado y lado es necesario que desde el principio se establezcan unas condiciones sanas, razonables y de mutuo acuerdo que posibiliten el máximo desempeño dentro de un ambiente positivo.

El blog de negocios Business Pundit explica en un artículo que existen cinco prácticas organizacionales comunes e identificables con las que hay que acabar de raíz, ya que motivan a los empleados a ser incompetentes, aun a aquellos que llegan con las mejores intenciones y se encuentran con un ambiente de mediocridad.

Cinco formas en que las empresas generan incompetencia

1. Medir el desempeño basándose únicamente en números. La autora del artículo pone el ejemplo del primer trabajo que tuvo, en el que se medía el éxito con base en el número de ventas y, por lo tanto, en las llamadas diarias que se realizaban para aumentarlas. Ella cuenta cómo, lógicamente, existían días lentos con menos llamadas pero, como nadie quería ser evaluado por debajo de lo exigido, las personas inventaban llamadas infructuosas y gastaban tiempo en organizar esta información en el sistema.

La conclusión de este punto es que esa evaluación diaria motivaba la trampa, le hacía daño a la organización y no daba mejores resultados, por lo que la autora del artículo recomienda evaluar semanalmente y con base en la calidad, no en la cantidad, siendo conscientes además de que puede haber días lentos y enseñando mejores técnicas de venta a partir de las cuales hacer una buena evaluación.

2. Repartir mucho trabajo entre muy pocos empleados. En los momentos de recorte de costos se puede caer en la sobrecarga de trabajo a aquellos empleados competentes y terminar volviéndolos incompetentes al pedirles lo imposible.

La autora explica que las compañías tienen que ser conscientes de que ni el mejor empleado puede solo con un departamento completo, y recomienda conservar aún más esas cualidades de los buenos trabajadores en momentos de recorte de personal, ofreciéndoles diferentes apoyos, por ejemplo contratistas, para dividir el trabajo entre más personas.

3. Esperar demasiado y demasiado pronto. La autora lo describe como una responsabilidad de empleado y empleador, ya que, según dice, la dos partes esperan resultados instantáneos y cuando no los ven se decepcionan. Ella recomienda empezar definiendo unas bases y unas expectativas muy claras de parte y parte, proporcionar los recursos necesarios y prometer solo lo que se puede cumplir ya que, si no, puede ser la garantía del fracaso.

“He visto muchos empleados de ojos brillantes empezar un nuevo trabajo con gusto y después fracasar y arrastrarse después de meses de no ver los resultados que esperaban. Los directivos que esperan que los empleados lo sepan todo desde afuera se vuelven impacientes cuando tienen que responder muchas preguntas; esos que buscan milagros de sus nuevos empleados se vuelven desconfiados cuando el proceso es lento. Es el principio del fracaso de la comunicación, el cual muy frecuentemente se vuelve mortal”, según explica la autora.

4. Dar mayor importancia a la parte social que al desempeño. La autora habla de que muchas organizaciones ven afectada la calidad del trabajo debido a que los empleados sienten que sus avances laborales son menos importantes que las relaciones sociales dentro de la compañía, por lo que, como ella lo dice “no hay que confundir la afinidad personal con lo que es beneficioso para la compañía” y hay que establecer estándares claros de desempeño desde el principio para hacer énfasis en la parte contable.

5. Recompensar la mediocridad. La autora pone el ejemplo de un gran empleado que llega a una compañía con las mejores intenciones y encuentra a todos metidos en Facebook en un ambiente de poco trabajo y de poca evaluación por parte de los superiores, lo que muy probablemente hará que él no quiera dedicarse a trabajar mientras los demás pierden el tiempo. Ella recomienda a los directivos crear un sentido de urgencia y de responsabilidad.

Buscar desde adentro

Como en muchos otros aspectos de la vida, los fracasos de las compañías se deben frecuentemente a detalles internos que nadie se preocupó por evaluar y a quien nadie prestó la más mínima importancia.

En los directivos está el apersonarse de este tipo de situaciones, evaluar las rutinas de trabajo de sus empresas y generar prácticas sanas y sostenibles que eliminen la incompetencia y permitan obtener los mejores resultados a partir del máximo potencial de los integrantes de la organización.



Lunes, 22 de Junio 2009
Catalina Franco
Artículo leído 9362 veces





Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Jesus el 23/06/2009 08:18
Buen articulo.
Muy practico.

2.Publicado por Patricia Glez el 22/07/2009 20:52
Un articulo honesto y practico, Muchas gracias Sra. Catalina.

3.Publicado por Nica el 15/11/2018 22:29
RESPETO AL TIEMPO LIBRE DE LOS EMPLEADOS. En los últimos años se ha puesto "de moda" entre algunos empresarios y/o Directivos abusar del tiempo libre de los empleados, es decir, solicitar horas extra de manera muy seguida debido a actividades que "se le acaban de ocurrir" al director y las quiere para ¡Ya! . Existen empresas en las que se maneja que hay hora de entrada pero "No hay hora de salida", en cambio hay empresas en las que sí se respetan los horarios estipulados, las cuales normalmente ¡Son las más prósperas y productivas! ¿Porqué? Administran el tiempo de los empleados maximizando sus recursos humanos, planificando las actividades, llevando una planeación eficiente y trabajando al menor costo de producción Posible (utilizando horas extra solo en casos infinitamente necesarios), este ORDEN en la forma de trabajar hace que los empleados realicen las actividades en el tiempo idóneo y también permite ver donde es "el cuello de botella"de la organización, pero además.........LE PERMITE LOS EMPLEADOS TENER UNE VIDA FAMILIAR Y SOCIAL MÁS ESTABLE, ya que pueden unirse (por ejemplo) a equipos para hacer algún deporte (basquet, futbol, pesas, etc...) a clubes sociales, pueden participar y tener responsabilidades en actividades religiosas, recreativas y sociales, en cambio los trabajadores que laboran en empresas desordenadas, normalmente padecen de estrés, no pueden comprometerse a ningún tipo de actividad social o recretiva debido a su horario desordenado, se notan cansados y frustrados y por ende llegan a un punto de caer en la ineficiencia por estrés. ¡EMPRESA QUE NO HACE SU TRABAJO DENTRO DE LA JORNADA LABORAL, ES UNA EMPRESA INEFICIENTE.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 29 de Julio 2013 - 09:45 Cómo sobrellevar un trabajo tóxico



Da alas a tus sueños