Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Las interacciones químicas son tan complejas como las relaciones humanas

Las partículas se alteran por lo que reflejan las demás


Las partículas químicas no solo se atraen y repelen: también modifican su comportamiento en función de lo que su actividad refleja en otras partículas. Tal como ocurre en las relaciones humanas.


Eduardo Martínez de la Fe
Eduardo Martínez de la Fe, es el Editor de Tendencias21. Saber más del autor



Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
Las interacciones de partículas químicamente activas son tan complejas como las relaciones humanas, ha descubierto una investigación del Instituto Max Planck de Dinámica y Autoorganización.

El estudio demuestra que dos partículas microscópicas, como las enzimas o los coloides, pueden tener una amplia gama de interacciones complejas que recuerdan a las relaciones humanas.

No se limitan solo a atraerse o repelerse, sino que cada partícula actúa como un espejo para su vecino, lo que origina nuevos patrones de comportamiento.

Las relaciones humanas son sumamente complejas: las personas pueden atraerse o repelerse, pero también asumen una variedad de reacciones entre las que se incluye lo que hacen las partículas químicas.

En nuestras relaciones cotidianas, muchas veces nos influye lo que los demás reflejan de nosotros mismos.

Somos sensibles a la percepción del entorno y en función de esas percepciones modificamos nuestro comportamiento. Lo mismo ocurre con las partículas químicas.

Flexibilidad normativa

Las partículas químicamente activas, como las enzimas o los coloides, pueden propulsarse en un líquido al convertir la energía química en trabajo mecánico.

Una característica especial de estas partículas es que pueden violar la tercera ley de Newton: para un sistema de dos partículas, la acción y la reacción no son necesariamente iguales, ni siempre están en direcciones opuestas.

Sin embargo, a pesar de esta peculiaridad, la interacción relativa de estas partículas cuando están en su forma más simple posible, es decir, isotrópica y de igual tamaño, se suponía sencilla.

Hasta ahora se pensaba que esta interacción era puramente atractiva (en cuyo caso las partículas se unen y forman un complejo), o puramente repulsiva (cuando las partículas se separan indefinidamente), como en cargas positivas y negativas en electrostática.

Complejidad microscópica

En un nuevo artículo, publicado en Physical Review Letters, Babak Nasouri y Ramin Golestanian demuestran que la interacción entre dichas partículas a través de la señalización química y la modificación de su líquido circundante es en realidad mucho más compleja.

Según explican estos autores, la relación entre dos partículas químicamente activas no siempre se puede clasificar como puramente atractiva o repulsiva.

Por ejemplo, las partículas pueden moverse juntas como un estado unido estable, manteniendo una distancia de equilibrio constante entre ellas diferente de cero.

En este caso, las partículas se repelen si se acercan más de una cierta distancia, y se atraen si se separan más.

Sin embargo, hay más posibilidades: las partículas también pueden hacer todo lo contrario.

Hay momentos en que las partículas, en vez de atraerse o repelerse, forman un inesperado complejo estable que puede romperse bajo suficientes perturbaciones o agitaciones.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
El trasfondo

A través de un enfoque teórico exacto, los autores explican por qué ocurre esto: la aparición de estos dos nuevos regímenes se debe a un efecto que se genera por reflejo de la partícula vecina.

Cuando las partículas están cerca unas de otras, cada partícula se ve afectada por su propia actividad, reflejada desde su vecino.

"Esta reflexión (de la actividad) puede actuar en contra de la atracción o repulsión proveniente de la partícula vecina, y eso crea estos nuevos regímenes de comportamiento", explica Babak Nasouri, uno de los investigadores, en un comunicado.

Algo de todo esto ocurre también en las relaciones humanas. Una explicación sencilla de algo muy complejo.

Referencia

Exact Phoretic Interaction of Two Chemically Active Particles. Babak Nasouri and Ramin Golestanian. Phys. Rev. Lett. Vol. 124, Iss. 16, 24 April 2020. DOI:https://doi.org/10.1103/PhysRevLett.124.168003


Viernes, 24 de Abril 2020
Artículo leído 2167 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 1 de Junio 2020 - 11:00 El cerebro puede controlarse con ultrasonidos

Viernes, 29 de Mayo 2020 - 11:00 La tabla periódica pasa a ser nuclear



¡Participa en el diseño del futuro!