Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los neurocientíficos llegan a las raíces del pesimismo

Estimular el núcleo caudado del cerebro genera una perspectiva negativa que nubla la toma de decisiones


Neurocientíficos del MIT han descubierto que estimular el núcleo caudado del cerebro induce sentimientos de pesimismo, nubla la toma de decisiones y enfatiza los posibles inconvenientes de una opción, por encima de los eventuales beneficios.





Neurocientíficos del MIT  han identificado una región del cerebro que puede generar el estado de ánimo pesimista.

Desde un punto de vista psicológico, el pesimismo es  un estado de ánimo en virtud del cual una persona percibe negativamente todos los fenómenos que le rodean. Es una de las manifestaciones o síntomas más habituales de la depresión.

Realizando pruebas en animales, los neurocientíficos del MIT comprobaron que estimulando una región del cerebro llamada núcleo caudado, relacionado con el aprendizaje y la memoria, se provoca la adopción de decisiones negativas.

En el experimento de esta investigación, los animales a los que se les estimulaba el núcleo caudado, enfatizaban más el posible inconveniente de una decisión que el eventual beneficio. Y eso no ocurría cuando la estimulación cerebral no se producía. El efecto de la estimulación dura al menos 24 horas.

Este descubrimiento ayudará a los científicos a comprender mejor cómo surgen algunos de los efectos paralizadores de la depresión y la ansiedad, y  a desarrollar nuevos tratamientos.

"Creemos que hemos observado un indicador de ansiedad, depresión o alguna combinación de ambos", explica Ann Graybiel, profesora del MIT y autora principal del estudio, en un comunicado. "Estos problemas psiquiátricos son todavía muy difíciles de tratar para muchas personas que los padecen", añade.

Circuito neuronal

En una investigación anterior, Graybiel  había identificado un circuito neuronal que subyace a un tipo específico de toma de decisiones conocido como conflicto de aproximación-evitación, que en psicología se considera el resultado  de la presencia de un único objetivo o deseo, que  al mismo tiempo es deseado y rechazado.

Este tipo de decisiones, que requieren opciones de ponderación con elementos tanto positivos como negativos, tienden a provocar una gran ansiedad. Su laboratorio también ha demostrado que el estrés crónico afecta dramáticamente a este tipo de toma de decisiones: más estrés generalmente lleva a los animales a elegir opciones de alto riesgo y alto rendimiento.

En el nuevo estudio, los investigadores querían ver si podían reproducir un efecto que a menudo se observa en personas con depresión, ansiedad o trastorno obsesivo compulsivo. Estos pacientes tienden a participar en comportamientos rituales diseñados para combatir los pensamientos negativos. Este tipo de pensamiento negativo, sospechaban los investigadores, podría influir en la toma de decisiones.

Para probar esta hipótesis, los investigadores estimularon el núcleo caudado, una región del cerebro vinculada también a la toma de decisiones emocionales, con una pequeña corriente eléctrica.

La finalidad de esta estimulación artificial era observar cómo influía en la toma de decisiones de los animales del experimento: tenían que tomar una decisión sobre aceptar una recompensa asociada a un estímulo desagradable:  aceptar un zumo suponía recibir al mismo tiempo una bocanada de aire en toda la cara.

Este tipo de toma de decisiones requiere un análisis de costo-beneficio. Si la recompensa es lo suficientemente alta como para compensar la desagradable bocanada de aire, los animales optarán por aceptarla, pero cuando esa proporción se considera  demasiado baja, la rechazarán.

Perspectiva sesgada

Cuando los investigadores estimularon el núcleo caudado, observaron que el cálculo del costo-beneficio se volvió sesgado: los animales preferían evitar, en ese estado, el zumo ofrecido para no recibir la bocanada de aire en la cara. Este efecto se prolongó incluso después de que terminara la estimulación, y también se pudo ver al día siguiente. Luego desapareció gradualmente.

Este resultado sugiere que los animales comenzaron a devaluar la recompensa que querían, y se enfocaron más en el costo del estímulo negativo. "Este estado que hemos imitado tiene una sobreestimación del costo en relación con el beneficio", explica Graybiel.

Los investigadores también descubrieron que la actividad de ondas cerebrales en el núcleo caudado se alteró cuando cambiaron los patrones de toma de decisiones. Este cambio se aprecia en la frecuencia beta y podría servir como un biomarcador para controlar si los animales o los pacientes responden al tratamiento con medicamentos, concluye Graybiel.

El núcleo caudado tiene regiones que están conectadas con el sistema límbico, que regula el estado de ánimo, y envía información a las áreas motoras del cerebro, así como a las regiones productoras de dopamina. Los investigadores creen que la actividad anormal observada en el núcleo caudado en este estudio podría estar de alguna manera alterando la actividad de la dopamina.



Lunes, 13 de Agosto 2018
Redacción T21
Artículo leído 9537 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por josehectorcontreras el 03/09/2018 06:39
Es evidente que el núcleo caudado está íntimamente relacionado en el Circuito de Papez, lo que funciona sincronizado y con un mecanismo de feedback, que proporciona liberación de neurotransmisores como dopamina, oxitocina, serotonina, noradrenalina, GABA, acetilcolina, etc.Las personas pesimistas son aquellas hipersensibles y de desequilibrio simpático y sistema vegetativo, que producen alteraciones a consecuencia p.ej. estrés malo, porque también tenemos un eustrés, y uno bueno. También es evidente que disminuye ostensiblemente el sistema inmunológico, trayendo consecuencia que si no son detectas a su tiempo óptimo, suelen llegar a padecer situaciones desafortunadas para la persona.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Viernes, 16 de Noviembre 2018 - 12:00 La vida en la Tierra influye en la deriva de los continentes

Viernes, 16 de Noviembre 2018 - 09:00 El cerebro archiva recuerdos siguiendo un orden secuencial



Da alas a tus sueños