Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los océanos están perdiendo ingentes cantidades de oxígeno

Nueva amenaza para peces, ecosistemas y pesquerías, según la UICN


Los océanos están perdiendo ingentes cantidades de oxígeno debido al cambio climático y a la contaminación de nutrientes, especialmente en las zonas de mayor biodiversidad marina, amenazando a peces, ecosistemas y pesquerías.





La pérdida de oxígeno en los océanos, impulsada por el cambio climático y la contaminación por nutrientes, es una amenaza creciente para las pesquerías y especies como el atún, el pez aguja (belone belone)y los tiburones, según un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) presentado en la COP25 de Madrid.

"A medida que el calentamiento del océano pierde oxígeno, el delicado equilibrio de la vida marina se ve desordenado", señala Grethel Aguilar, Director General UICN, en un comunicado.

"Los efectos potencialmente graves sobre la pesca y las comunidades costeras vulnerables significan que las decisiones tomadas en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en curso son aún más cruciales. Para frenar la pérdida de oxígeno de los océanos, junto con otros impactos desastrosos del cambio climático, los líderes mundiales deben comprometerse a una acción inmediata y sustancial reducción de emisiones", añade.

Informe exhaustivo

El informe es el estudio más grande revisado por pares hasta ahora sobre las causas, los impactos y las posibles soluciones a la desoxigenación de los océanos.

Las regiones oceánicas con bajas concentraciones de oxígeno se están expandiendo, con alrededor de 700 sitios en todo el mundo ahora afectados por condiciones de bajo oxígeno, en comparación con solo 45 en la década de 1960.

En el mismo período, el volumen de aguas anóxicas, áreas completamente agotadas de oxígeno, en el océano global se ha cuadruplicado, según el informe.

"Ahora estamos viendo niveles cada vez más bajos de oxígeno disuelto en grandes áreas del océano abierto. Esta es quizás la última llamada de atención del experimento incontrolado que la humanidad está desatando en el océano mundial a medida que las emisiones de carbono continúan aumentando", señala Dan Laffoley, coeditor del informe.

"El agotamiento del oxígeno del océano está amenazando los ecosistemas marinos que ya están bajo estrés por el calentamiento y la acidificación del océano. Para detener la preocupante expansión de las áreas pobres en oxígeno, necesitamos frenar de manera decisiva las emisiones de gases de efecto invernadero, así como la contaminación por nutrientes de la agricultura y otras fuentes", añade Laffoley.

Desequilibrios marinos

La desoxigenación está comenzando a alterar el equilibrio de la vida marina, favoreciendo especies tolerantes con bajo contenido de oxígeno (por ejemplo, microbios, medusas y algunos calamares),  a expensas de las especies con bajo contenido de oxígeno (muchas especies marinas, incluida la mayoría de los peces).

Algunos de los biomas más productivos del océano, que sustentan una quinta parte de la captura de peces marinos salvajes del mundo, están formados por corrientes oceánicas que transportan agua rica en nutrientes, pero pobre en oxígeno, a las costas que bordean los bordes orientales de las cuencas oceánicas del mundo.

Como sistemas naturalmente pobres en oxígeno, estas áreas son particularmente vulnerables incluso a pequeños cambios en el oxígeno del océano. Los impactos que se producen aquí finalmente se extenderán y afectarán a cientos de millones de personas, señala el informe.

Los grupos de especies como el atún, el marlín y los tiburones son particularmente sensibles al bajo oxígeno, debido a su gran tamaño y a sus demandas de energía.

Estas especies comienzan a ser conducidas a capas superficiales poco profundas de agua rica en oxígeno, lo que las hace más vulnerables a la sobrepesca.

El oxígeno muy bajo del océano también puede afectar a procesos básicos como el ciclo de elementos cruciales para la vida en la Tierra, como el nitrógeno y el fósforo, advierte el informe.

Pérdidas anunciadas

Se espera que el océano pierda entre el 3% y el 4% de su inventario de oxígeno a nivel mundial para el año 2100 en un escenario normal, pero el promedio global oculta los cambios locales que, por ejemplo, se prevé que sean más severos.

Se predice que la mayoría de las pérdidas se concentrarán en los 1.000 m superiores de la columna de agua (que va desde la superficie hasta los sedimentos del fondo), que es la más rica en biodiversidad marina.

“Si bien hemos sabido acerca de las zonas muertas en el océano durante muchas décadas, ahora se espera que el calentamiento del océano amplifique aún más la desoxigenación a través de grandes franjas del océano. Necesitamos trabajar juntos para volver a equilibrar el presupuesto de oxígeno del océano”, según Isabella Lövin, Ministra de Medio Ambiente y Energía y Viceprimer Ministro de Suecia, uno de los principales financiadores del informe.

"Con este informe, es hora de poner la desoxigenación del océano entre nuestras principales prioridades para restaurar la salud del océano", añade Lövin.

Principales causas

Los principales impulsores de la pérdida de oxígeno en los océanos son el cambio climático y la contaminación de nutrientes, y estos últimos afectan a las zonas costeras.

A medida que el océano se calienta, sus aguas retienen menos oxígeno y se vuelven más flotantes, lo que resulta en una mezcla reducida del agua rica en oxígeno cerca de la superficie con las profundidades del océano, que naturalmente contienen menos oxígeno.

La contaminación por nutrientes provoca la pérdida de oxígeno en las aguas costeras, ya que los desechos de fertilizantes, aguas residuales, animales y acuicultura, provocan un crecimiento excesivo de algas, que a su vez agotan el oxígeno a medida que se descomponen, explica el informe.

Referencia

Ocean deoxygenation : everyone’s problem : causes, impacts, consequences and solutions. Laffoley, D.Baxter, J. M. IUCN, Global Marine and Polar Programme. ISBN: 978-2-8317-2013-5978-2-8317-2014-2. DOI: https://doi.org/10.2305/IUCN.CH.2019.13.en


Jueves, 12 de Diciembre 2019
UICN/T21
Artículo leído 1825 veces



Nota



Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Miércoles, 1 de Abril 2020 - 11:00 Primera ola de calor en la Antártida Oriental

Jueves, 26 de Marzo 2020 - 09:30 Disminución récord de ozono en el Polo Norte



¡Participa en el diseño del futuro!