Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Los superdotados están más expuestos a enfermedades

Con un QI superior a 130 aumenta el riesgo de trastornos mentales y físicos


Las personas intelectualmente superdotadas están más expuestas a enfermedades, ha descubierto un estudio. Con un QI superior a 130, aumenta el riesgo de padecer trastornos afectivos, de atención, hiperactividad, o autismo, y para una mayor incidencia de enfermedades relacionadas con la desregulación inmune.




Las personas que tienen un coeficiente intelectual (QI) superior a la media están más expuestas a padecer enfermedades, tanto mentales como fisiológicas, ha descubierto un estudio publicado en la revista Science Direct.

El coeficiente intelectual​  es una puntuación obtenida de alguno de los test estandarizados diseñados para valorar la inteligencia. Históricamente el QI se obtiene dividiendo la edad mental de una persona entre su edad cronológica y multiplicando el resultado por 100, obteniendo así un indicador de la inteligencia "esperable" del individuo.

El descubrimiento se ha producido porque investigadores norteamericanos encuestaron a 3.715 personas con un QI superior a 130. Una puntuación entre 85 y 115 se considera  el reflejo de una inteligencia normal.

Los encuestados eran miembros de Mensa, una asociación internacional de superdotados fundada en 1946. Para pertenecer a Mensa es necesario estar en el percentil 98 o mayor en una prueba de coeficiente intelectual. Mensa tiene 120.000 miembros en todo el mundo (50.000 en Estados Unidos, 2.000 en España).

Los encuestados debían responder si en algún momento de sus vidas habían sido diagnosticados con alguna enfermedad mental como el autismo, el déficit de atención o la hiperactividad.

También debían señalar si padecían problemas de humor, ansiedad o depresión, o si sospechaban que padecían alguna enfermedad mental que aún no se había diagnosticado. Asimismo, si padecían enfermedades fisiológicas, como alergias a los alimentos o asma.

Los investigadores compararon los resultados obtenidos con los de las personas con un coeficiente intelectual normal (entre 85 y 115 puntos). Para ello cruzaron las enfermedades mentales reflejadas por los encuestados con las estadísticas nacionales de Estados Unidos.

Los resultados fueron categóricos: se confirmó una alta relevancia estadística y una relación de riesgo relativo notablemente alto de diagnósticos para todas las condiciones examinadas entre los datos del grupo Mensa, en comparación con las estadísticas promedio nacionales.

Por ejemplo, se descubrió que mientras que el 10% de la población norteamericana ha sido diagnosticada con ansiedad, este porcentaje se duplica en el colectivo de los miembros de Mensa.

Esto coloca al coeficiente intelectual alto como un factor de riesgo potencial para trastornos afectivos, de atención e hiperactividad, o autismo, y para una mayor incidencia de enfermedades relacionadas con la desregulación inmune.

Inmunología debilitada

Según los investigadores, estos datos confirman asimismo la hipótesis científica según la cual las personas intelectualmente superdotadas son más sensibles a los estímulos del entorno y por ello disponen de un sistema inmunitario más débil.

Además, la hiperactividad cerebral tendría también consecuencias psicológicas, según los investigadores, ya que un porcentaje significativo de este colectivo padece cotidianamente una hipersensibilidad emocional y física que les lleva, por ejemplo, a alterarse ante cualquier ruido, como la apertura de una caja.

Los investigadores insisten en que el QI no puede ser considerado como el detonante de las enfermedades mentales, sino que las personas con un coeficiente intelectual elevado tienen una predisposición mayor a padecerlas que las demás personas.

Esta investigación confirma por tanto que existe una estrecha relación entre un cerebro superdotado y un cuerpo hipersensible que aumenta su vulnerabilidad ante enfermedades, lo que constituye una pista para desarrollar nuevas investigaciones sobre esta población de riesgo.

La realidad es que si, por un lado, se considera que la alta inteligencia anticipa buenas expectativas para las personas superdotadas, como  el éxito en los estudios o el nivel de ingresos, sin embargo se sabe poco sobre las dificultades experimentadas por este colectivo. Este estudio es un primer paso para comprenderlo mejor y contribuir a que también vivan mejor y sean más felices.

Referencia

High intelligence: A risk factor for psychological and physiological overexcitabilities. Intelligence. DOI:https://doi.org/10.1016/j.intell.2017.09.001


Viernes, 20 de Octubre 2017
Redacción T21
Artículo leído 10275 veces


Nota




Comente este artículo

1.Publicado por H. Ramirez Ardila el 24/10/2017 22:48
LA INTELIGENCIA ES UN MITO O SER CALIFICADO DE SUPERDOTADO ES UN ACTO MENTIROSO !!
La medida de la inteligencia es imposible....porque de "inteligencia" no se puede dar una définicion ùnica ( no hay definicion de inteligencia que llene todos los requisitos de una buena definicion). En consecuencia cuando se habla de inteligencia no se sabe exactemente de que se està hablando, medirla es como tratar de medir la talla de los àngeles o del diablo. Por eso Einstein puede aparecer como un genio o como un débil mental, depende de lo que consideremos como inteligencia...Peor aùn todos los llamados Tests (de "Inteligencia") son supuestamente considerados aptos subjetivamente para medir una capacidad, pero hay que preguntarse quien definio adecuadamente esa capacidad y con que criterios se llego a la conclusion que se podia medir con ese o esos instrumentos llamados « tests ».
Para tratar de controlar o corregir que esa capacidad que se llama « inteligencia » sin saber lo que es intelligencia no sea medida con un supuesto "test" subjetivo, se emplea lo que se llama "un criterio externo de validacion"...por ejemplo el éxito en el trabajo o la capacidad de ganar dinero o el éxito social o con la evaluacion en el trabajo, pero esos criterios tambien son subjetivos ( no son objetivos) Estos criterios externos son en consecuencia fondamantalmente subjetivos y por lo tanto arbitrarios, se utilizan como variable o variables para calcular una correlacion para validar el supuesto test capaz de medir la supuesta inteligencia. Pero el problema es que esta correlacion ( técnica estadistica) no es cientifica, pues como su nombre lo indica es una relation de concomitancia de 2 o màs variables. Es decir NO es una relacion de causa a efecto, principio necesario en ciencia. Ademàs si se cree en la correlacion, esta medida ofrece una variabilidad, pues està basada en el càlculo de probabilidades. La apreciacion del resultado del test depende de la desviacion standard y del promedio aritmético. Es por esto que decir que si se tiene un coeficiente intelectual de 140 o 150 y que por ese hecho se es superdotado es una idiotez, pues si se acepte que el test mide la supuesta inteligencia, ese resultado depende del promedio y la desviacion standard. Si la persona obtuvo 150 y el promedio del test en la muestra representativa de la poblacion es de 160 y tiene una desviacion standrad de 10, ese resultado de 140 o 150 se encuentra por debajo del promedio de la muestra con la cual se quizo estandardizar el test.
Es por esto que ese resultado, asi sea la suma de varios tests, y si se cree en esos tests absurdos, à pesar de todo lo que acabo de decir, ese resultado de 130 o 150 puede indicar que se coloca en el porcentaje de la poblacion « menos inteligente » y que probablemente se « sea débil mental ».
En resumen si se cree en los test, su resultado depende del promedio aritmético y de la desviacion tipica o standard y esto si se acepta que el test mide lo que se propone medir y no otra capacidad o habilidad. Y a todo esto hay que agregar el aspecto cultural, pues seguramente Einstein no seria capaz de sobrevivir en una selva profunda como lo hace un jefe indigena, o ganar dinero como Bill Gates, o ganar la medalla Fields en matemàticas, pues él no era un muy buen matemàtico.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Martes, 12 de Diciembre 2017 - 09:00 La meditación frena el envejecimiento cerebral