Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21
Fundación Desarrollo Consciencia




¿Podrá adquirir consciencia la inteligencia artificial?

Las dificultades se evidencian a medida que avanzan las investigaciones en este campo


La posibilidad de crear máquinas conscientes es inquietante. Sin embargo, está lejos de convertirse en realidad. Por ahora, solo se ha logrado que algunos robots se autoidentifiquen, aunque de la misma manera que identificarían a otros, es decir, sin tener consciencia de su propio “yo”. Más allá de eso, queda un vasto camino por recorrer: comprender la consciencia para traducirla a programación que volcar en las máquinas. Y la primera parte de esta labor de momento parece inabarcable.


Yaiza Martínez
Escritora, poeta y periodista. Saber más del autor


Imagen: Comfreak. Fuente: Pixabay.
Imagen: Comfreak. Fuente: Pixabay.
¿Llegaremos algún día a crear máquinas conscientes?  Aunque la posibilidad es inquietante (tanto, que ha dado lugar a personajes como HAL 9000 o Terminator),  lo cierto es que está bastante lejos de convertirse en realidad.

Proporcionar consciencia a un objeto precisaría que este tuviera un "cerebro", no solo lo suficientemente complejo como para procesar información y generar pensamiento abstracto, del mismo modo que lo hace el nuestro, sino también para generar un sentido unitario del yo, tomar decisiones más allá de su programación inicial o sentir y comunicar sus sentimientos.

De momento, lo que sí se ha conseguido es que las máquinas de inteligencia artificial puedan resolver rápidamente tareas computacionales. Esto es posible gracias a sofisticados sistemas de inteligencia artificial que permiten a las máquinas “aprender”.

Se denominan sistemas de “aprendizaje profundo” y están formados por capas intercomunicadas de algoritmos especializados en asimilar representaciones de datos. Gracias a ellos, las máquinas de inteligencia artificial pueden, por ejemplo, aprender a identificar enfermedades o rostros.

Pero incluso esa capacidad de aprendizaje depende inicialmente de un programador humano. De momento, las máquinas de inteligencia artificial aún no son capaces de pensar por sí mismas.

Conocer y replicar la consciencia

Poder dotar a las máquinas de consciencia deberá pasar ineludiblemente por que entendamos qué es la consciencia. En 2017, la revista Science publicaba un artículo al respecto. En él se sintetizaba (y se simplificaba) el funcionamiento de la consciencia humana, para tratar de dilucidar cómo esta podría incorporarse a las máquinas de inteligencia artificial.

Según los autores del artículo, entre los que se encontraba el neurocientífico francés Stanislas Dehaene, de cuyos estudios sobre la consciencia en bebés hemos hablado hace poco,  en el ser humano existen tres niveles de consciencia humana. Dehaene es Director de la unidad de Neuroimagen Cognitiva del Centro de NeuroSpin de París y profesor de la cátedra de Psicología Cognitiva Experimental del College de Francia.

En el primero de los niveles de la consciencia humana, definido como "C0", se producirían los cálculos cerebrales inconscientes, por ejemplo, aquellos que nos permiten reconocer caras. En el segundo nivel, el "C1",  se filtrarían y evaluarían los datos que nos llegan del mundo exterior para modular nuestras respuestas a circunstancias específicas. La autoconsciencia surgiría en un tercer nivel de consciencia, el "C2", y conllevaría poder reconocer y corregir los propios errores o investigar lo desconocido.

Según Dehaene y su equipo, si se logra traducir a términos computacionales  la actividad neuronal que permite estos tres niveles de consciencia, las máquinas podrían ser programadas para la consciencia.

Acercamientos

De momento, lo máximo que se ha conseguido, al menos según lo que sabemos, es lo siguiente. En 2015 se realizó un experimento en el laboratorio de robótica de Nueva York, en Estados Unidos, que consistió en hacer “creer” a dos de tres robots Nao que se les había dado una pastilla que los dejaba sin habla.

En realidad, simplemente se había pulsado en dos de ellos un botón para silenciarlos, pero ninguno de los tres sabía cuál de ellos podía seguir hablando. Eso era lo que tenían que averiguar. 

Cuando el investigador les preguntó a los robots, los procesadores de estos trataron de buscar la respuesta correcta. Ya que dos no podían hablar porque estaban silenciados, sólo uno respondió en voz alta: “no sé”.

En ese momento, aseguraron los autores del experimento, cayó en la cuenta de la solución: al oír su propia voz robótica, entendió que no podía estar silenciado. Entonces señaló: "puedo demostrar que no me dieron la pastilla".  Según un artículo publicado en la revista New Scientist, esta fue la primera vez que un robot superaba un enigma de este tipo, acercándose así a los límites de la (auto) consciencia.  

Otros dos ejemplos nos han llamado la atención en los últimos años a este respecto: uno es el de Nico, un robot de investigación de la Universidad de Yale capaz de reconocer su propia mano en un espejo, y otro es Qbo, un proyecto español de código abierto programado para tareas de reconocimiento facial o de objetos, que puede reconocerse a sí mismo frente a un espejo. 

Sin embargo, en todos estos casos los robots no han hecho más que constatar en ellos mismos una característica que habrían reconocido del mismo modo en otros, es decir, que su logro no implicaría que sean capaces de distinguirse de los demás o tener noción de un “yo”.

El temor a lo desconocido

A pesar de lo lejos que parecen quedar las máquinas conscientes, sus potenciales peligros ya pesan en la consciencia de algunos (todos ellos humanos).  

Los riesgos de estas máquinas, y en concreto su potencial uso en el terreno bélico, fue alertado en 2007 por un equipo internacional de científicos y académicos pertenecientes a EURON (EUropean RObotics research Network). Hace un par de años, además, el ya fallecido Stephen Hawking y otras 16.000 personas lanzaron una campaña para señalar el riesgo de que crear 'robots asesinos', quizá inteligentes pero con una consciencia (en el sentido moral del término) mínima; programada por humanos sin escrúpulos. 

Referencia bibliográfica:

Stanislas Dehaene, Hakwan Lau, Sid Kouider. What is consciousness, and could machines have it? Science (2017). DOI: 10.1126/science.aan8871.



Viernes, 1 de Junio 2018
Visitas de este artículo: 5185





Nota


Comente este artículo

1.Publicado por josé héctor contreras el 04/06/2018 05:02
Es imposible por desconocimiento científico de la "Formación de un ser humano", No comprenderá nunca lo que significa la "unión de un hombre con una mujer", es imposible que tenga "sentimientos, afectos", "contemplación del nacimiento de un niño", y el "AMOR" que los padres sienten por sus hijos. Es utópico imaginar instalarle un lenguaje, e interpretación de un mapeo cerebral, llegar a pretender suplantar un supuesto cerebro como Albert Einstein, es como tener un "océano en un vaso de agua". ¡Soñar no cuesta nada! La "arquitectura básica del psiquismo": Primero la célula viviente se formó como un Sistema físico-químico, después proceso evolutivo superior, fue apareciendo la senso percepción, la conciencia, el sujeto psíquico, la atención, memoria, el aprendizaje, el pensamiento, el conocimiento, las emociones, el lenguaje, etcétera y mucho más. "La lógica de génesis evolutiva...la IA como va a desentrañar la filogenia y ontogenia de un ser humano y llegar a la actividad psíquica superior, lograr la Telencefalización y Hiperformalización según Xavier Zubiri; saber lo que es la "Mente" es un subsistema de la psique, ¡cada persona construye su mente! Como saber la aparición coordinada del sujeto psíquico, molar u holístico. La conciencia es un núcleo compacto adaptativo, homogéneo para entender la arquitectura psíquica superior de los procesos psíquicos p.e. el conocimiento, las emociones, etc.los criterios epistemológicos sobre cómo los hechos de Experiencia Fenomenológicas (interna) pueden ser consideradas por la ciencia: así el objetivismo conductista, la psicología analítica, la psicología cognitiva actual, la psicobiología y la neurociencia tienen enfoques Epistemológicos específicos que nos darán la clave del porque de alguna teoría de la CONSCIENCIA. Pronto publicaré un libro en el cuál me refiero exclusivamente sobre "Consciencia".

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

El camino de la ciencia que conduce a la consciencia

Una apuesta para hacer un mundo mejor

Sé tu mismo el cambio que quieres ver en el mundo.
Mahatma Gandhi

Visita nuestro canal en You Tube

Visita nuestro canal en Google+