Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Rafael Puyol: No es razonable que haya casi 80 universidades haciendo cosas parecidas

El nuevo asesor del Gobierno considera que hay que aplicar cambios en el funcionamiento, en la ordenación y estructura de las titulaciones


La universidad española es manifiestamente mejorable, señala el exrector de la Complutense y miembro de la Comisión de Expertos creada por el Gobierno para la reforma de las universidades, Rafael Puyol. Añade que la calidad universitaria pasa por introducir cambios en el funcionamiento, en la ordenación y estructura de las titulaciones, y por conseguir nuevos recursos. Considera que hay que dar una vuelta de tuerca más al proceso de Bolonia, replantear los Campos de Excelencia, que hay demasiadas universidades y que no es preocupante que haya algunos títulos con escasa demanda, pero sí lo es que los haya en muchos sitios a la vez.





Foto: PromoMadrid
Foto: PromoMadrid
La universidad española es manifiestamente mejorable, señala Rafael Puyol, asesor de la comisión de expertos que aconsejará al Ministerio de Educación sobre el futuro de las universidades españolas, en declaraciones a La Voz de Asturias. Doctor en Geografía y exrector de la Complutense, Puyol añade que, en su opinión, la prioridad es desarrollar la universidad hacia cotas de calidad y estabilidad.

Hemos vivido etapas con muchos alumnos, fruto de cambios demográficos e históricos, debido al baby boom y porque se fueron corrigiendo los bajísimos niveles de acceso a la universidad de la población. Hubo, por tanto, que afrontar el reto de la cantidad, que no siempre fue parejo con la calidad. Fue necesario crear muchas universidades, conseguir recursos, profesorado..., señala Puyol.

 

Y  añade: Ahora estamos en una situación diferente, en la que ya no hay masificación, con una curva descendente en el número de alumnos desde el año 2000 y con un ligero repunte en los dos últimos años que es coyuntural, por razones puntuales como la falta de empleo. Ahora, el reto es la calidad y conseguirla pasa por introducir cambios en el funcionamiento, en la ordenación y estructura de las titulaciones, en conseguir nuevos recursos...

 

Respecto al proceso de adaptación a Bolonia, señala Puyol que abría las universidades a la sociedad y las internacionalizaba. Otra cosa es que quizá no se ha sabido aplicar. El plan está siendo muy criticado porque dicen que mercantiliza la educación. Yo no lo creo, pero sí que necesita una vuelta de tuerca más. Puede ser el germen de un buen sistema universitario.


Respecto a los campos de excelencia, también sujetos a revisión por el Gobierno, Puyol explica que el problema es que ahora casi todas las universidades tienen el sello y eso no coincide con la filosofía con la que se crearon, que era para sacar a las universidades de la medianía. Hay muchas universidades y están haciéndolo casi todo de forma muy parecida. No se diferencian.


El exrector de la Complutense se refiere asimismo al número de universidades, sobre las que el Gobierno considera que hay demasiadas en España, y señala: No parece razonable que haya casi 80 universidades haciendo cosas muy parecidas. Todas ofrecen lo mismo. Tienen una estructura de estudios semejantes y se han especializado poco. Sirven preferentemente a las regiones en las que se enclavan y ofrecen todos los estudios. Eso no es un buen sistema. Tienen que dejar de ser tan clónicas. Eso pasó también con los campus de excelencia internacional. Hubo café para todos y todos hicieron lo mismo.


Más competitividad

Puyol se refiere a las necesidades más apremiantes de las universidades y señala que se necesita más competitividad, hacen falta más alianzas estratégicas entre universidades para la docencia, la investigación y la transferencia del conocimiento. No puede ser que dos universidades a 100 kilómetros tengan el mismo catálogo de titulaciones. El sistema autonómico hizo que las universidades no se desarrollasen como deberían. No sé si al final de este camino puede estar la fusión de universidades, pero no debemos asustarnos si se producen. Si no, por lo menos, debe haber más colaboración.

 

También aborda otro problema planteado por el ministro de Educación, los grados con pocos alumnos, y señala Puyol al respecto: hay titulaciones como Románicas en Oviedo que son una referencia y que deben continuar. Pero para esos casos complicados está la colaboración entre universidades cercanas, la oferta conjunta de títulos. Las humanidades son necesarias para cualquier profesional, porque dan otra visión del mundo, herramientas y capacidades necesarias en todas las profesiones. Así que esos grados prestigiosos también pueden ofrecer módulos en humanidades a estudiantes de otros grados. Hay que usar la imaginación y ésa es una forma de darle salida a la escasez de alumnos.

 

Respecto a la posible supresión de titulaciones repetidas o fijar matrículas mínimas para la aprobación de un título, Puyol expresa que no es preocupante que haya algunos títulos con escasa demanda, pero sí lo es que los haya en muchos sitios a la vez. Eso sí es crear ineficacia y no es nada mercantilista. Quizá lo que habría que hacer es dirigir a los alumnos a donde haya esas titulaciones. Los estudiantes deben salir de casa. La universidad española ha tenido poca movilidad y eso no es nada bueno. Eso se puede fomentar con un buen sistema de ayudas.

Termina sus declaraciones hablando de las ayudas, señalando al respecto que nadie, ni el ministerio, puede negar que la Universidad necesita más ayudas. Otra cosa es que sean malos tiempos y que no haya todos los recursos que se necesitan. La situación no es fácil. Tenemos que hacer un uso más racional de los fondos… y conseguir un instrumento que permita captar aportaciones privadas, con sistemas de compensación, como ya hacen en Estados Unidos con los donativos.


Domingo, 15 de Abril 2012
Jorge Alemán
Artículo leído 4537 veces




Nota


Comente este artículo

1.Publicado por Fernando CASTRO DE ISIDRO el 15/04/2012 21:12
fernandojesus50
Lo de que haya muchos títulos, para mí, es lo menos importante. Lo que no puede ser es que todas las universidades impartan todos los ciclos y oferten las mismas titulaciones. En el mundo americano, por ejemplo, no todas las universidades imparten doctorado. Ni todas imparten postgrado. Hay universidades (las más) que sólo imparten el grado. Y eso que en la mayoría de las universidades americanas, a diferencia de las españolas, el claustro de profesores cuenta con más del ochenta por ciento de doctores.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >