Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Resuelto el misterio científico de las cosquillas

No funcionan con nosotros mismos porque el cerebro está implicado


La ciencia ha descubierto por qué no podemos hacernos cosquillas: el patrón neuronal no funciona porque el estímulo lo ha planeado el cerebro. Una pista para tratar el autismo.





Foto de Personas creado por freepik - www.freepik.es
Foto de Personas creado por freepik - www.freepik.es
Las cosquillas son un recurso de la naturaleza que permite estrechar vínculos con otras personas.

La ciencia que rodea a estas reacciones, que activan la corteza somatosensorial y relajan y fortalecen los músculos, es bastante compleja.

Sin embargo, siempre ha sido un enigma comprender por qué no podemos hacernos cosquillas a nosotros mismos, sino solo a los demás.

Cuando intentamos hacernos cosquillas, sencillamente la programación neurológica no funciona. Ahora acabamos de descubrir por qué.

El origen es importante

La explicación está relacionada con otro fenómeno generalizado según el cual los humanos, así como otros animales, responden de manera diferente al tacto o al oído.

La diferencia se establece dependiendo del origen del estímulo sensorial: si procede de otra persona, reaccionamos de una manera, pero si procede de nosotros mismos, respondemos de otra forma.

Un ejemplo de esta constatación es el aplauso: si una persona aplaude después de nosotros, siempre pensamos que aplaude mejor, aunque en realidad no sea así.

En 2003, un estudio descubrió que a los grillos les pasa lo mismo: perciben sus conocidos “cantos” un nivel mucho más bajo que los cantos emitidos por otros grillos.

Se trata de una habilidad natural que se ha desarrollado a nivel evolutivo, explica Konstantina Kilteni, del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia, que investiga estos procesos.

Saber si una sensación táctil proviene de nosotros mismos o de algún objeto extraño determina nuestra reacción al estímulo.

Por ello, nuestro tacto nos deja indiferentes, pero se nos eriza la piel si un mosquito se nos posa en un brazo.

Confirmación experimental

La nueva investigación ha confirmado experimentalmente lo que ya sabíamos, al mismo tiempo que ha averiguado el proceso cerebral asociado.

Realizó un experimento con 30 voluntarios sometidos a diferentes pruebas sensoriales mientras escaneaban sus cerebros con un dispositivo de resonancia magnética.

Y descubrió que el cerebelo, encargado de la coordinación muscular y otros movimientos no controlados por la voluntad, es la clave de esta misteriosa relación con nuestros propios estímulos sensoriales.

Cuando intentamos hacernos cosquillas, el encargado de la percepción de calidad (el cerebelo) interviene y reduce la percepción de las señales provocadas por nuestros dedos.

Sin embargo, cuando otra persona nos hace cosquillas, el cerebelo intensifica las conexiones con la corteza somatosensorial y no podemos parar de reír.

Cosa del cerebro

Según los investigadores, el efecto de las cosquillas autoinducidas se reduce por una sencilla razón: las ha planificado el cerebro.

Quiere decir que el efecto sorpresa, que siempre acompaña a las cosquillas (no sabemos por dónde van a producirse, ni cuándo, ni su intensidad), no existe cuando es cosa solo nuestra.

Por lo tanto, no tiene sentido experimentar la misma reacción que si las cosquillas nos las aplica otra persona. Como el estímulo ha sido planeado por cerebro, no es posible la sorpresa asociada a la risa subsiguiente.

Posible aplicación al autismo

La clave está en que, como el cerebro sabe que va a llegar el estímulo con todos sus parámetros, reduce el impacto de los dedos sobre las zonas sencillas y no experimentamos cosquillas.

Esta investigación no es algo baladí. No solo nos permite comprender mejor cómo el cerebro humano predice los estímulos sensoriales que generan nuestras acciones y cómo esto afecta nuestra percepción.

También puede ayudar a personas con el trastorno del espectro autista, según los investigadores.

Las personas que tienen una lesión en el cerebelo poco después del nacimiento tienen una probabilidad 36 veces mayor de desarrollar autismo más adelante en la vida.

Aunque no entendemos todavía por qué, los investigadores consideran que esta investigación tal vez pueda aclararlo y proporcionarles algún tratamiento en el futuro.

Referencia

Functional Connectivity between the Cerebellum and Somatosensory Areas Implements the Attenuation of Self-Generated Touch. Konstantina Kilteni and H. Henrik Ehrsson. Journal of Neuroscience, 22 January 2020, 40 (4) 894-906. DOI:https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.1732-19.2019
 
 


Martes, 19 de Mayo 2020
Redacción T21
Artículo leído 2340 veces



Nota



Comente este artículo

1.Publicado por Lola HOPE el 20/05/2020 00:21
seria maravilloso, que este estudio ayudara a los niños autistas, tengo un sobrino que padece autismo, y es importante lo que sea que les pueda ayudar a llevar una vida mas plena.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 1 de Junio 2020 - 11:00 El cerebro puede controlarse con ultrasonidos

Viernes, 29 de Mayo 2020 - 11:00 La tabla periódica pasa a ser nuclear



¡Participa en el diseño del futuro!