Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Ríos de mercurio, las consecuencias de la nueva 'fiebre del oro' en Latinoamérica

Las explotaciones ilegales están acabando con miles de hectáreas de bosque tropical y están contaminando los ríos con metales pesados


Miles de toneladas de mercurio están siendo vertidos de manera incontrolada en los ríos de Latinoamérica, sobre todo en Perú, Bolivia y Colombia, fruto de la 'nueve fiebre del oro'' que ha brotado en el continente, en la denominada Amazonía. Los campamentos ilegales y los proyectos legales de extracción, además, están arrasando miles de hectátreas de bosque tropical. Las consecuencias medioambientales y sociales son incalculables. Por Enrique Leite.




El proceso de lavado del oro genera miles de residuos altamente contamintantes. Se precisan tres gramos de mercurio para obtener uno de oro. Fuente sirduglas
El proceso de lavado del oro genera miles de residuos altamente contamintantes. Se precisan tres gramos de mercurio para obtener uno de oro. Fuente sirduglas
Alrededor de 500.000 personas se dedican a la extracción ilegal de oro en la llamada zona de la Amazonía, que abarca territorios de Perú, Bolivia, Colombia y Brasil.

Se establecen en improvisados campamentos que están provocando un desastre medioamiental en este basto territorio del continente.La subida del precio del mineral y las condiciones de pobreza están desatando una nueva 'fiebre del oro'.

La crisis económica ha convertido al oro en un valor refugio para los inversores. En diez años, el precio de la onza ha pasado de 270 dólares a 1.800 dólares.

Esta tensión inflacionista está fomentando el resurgir de este tipo de actividad ilegal e incontrolada, sobre todo en terriotorios tradicionalmente muy pobres. El 20% del oro que circula en el planeta es extraído en explotaciones legales o ilegales, en Sudamérica (cifras que llegan al 45% si se habla de cobre o el 50% de plata).

La extracción, tanto la artesanal como la industrial del oro, se realiza utilizando minerales pesados ( mercurio, plomo, zinc, arsenio, etc.). Estos minerales se mezclan con las piedras extraídas en las superficies donde se ha localizado la veta y, mediante un proceso de filtrado y lavado, se obtienen las pepitas.

Los restos del mineral junto al agua contaminada luego son vertidas de manera incontrolada a los cauces de los ríos en este tipo de explotaciones ilegales: en las autorizadas se supone se sigue un protocolo de seguridad.

Se necesita utilizar tres gramos de mercurio para obtener un gramo de oro y unas grandes cantidades de agua. Para establecer los lavaderos es preciso desviar el caudal de los ríos, una actividad que está afectando a los recursos hídricos de la zona y que afectan de manera especial a las actividades agrícolas. Asimismo, los residuos están contaminando las capas freáticas.

Cuando finaliza la explotación, el campamento se abandona a su suerte y los mineros de desplazan a otros lugares a la búsqueda de nuevos yacimientos. Los efectos sobre la biodiversidad son irreversibles.

Destrucción del bosque tropical

Estos campamentos clandestinos, auténticas ciudades nómadas, que surgen en mitad de la nada, soló en Perú han provocado la destrucción de 20.000 hectáreas de bosque tropical en un año, según las estimaciones realizadas por el propio gobierno peruano, aunque otras fuentes aseguran que la cifra aumenta a las 150.000 hectáreas de bosque destruido. El resultado es la obtenión de 18.000 toneladas de oro.

En Colombia, 43.000 kilómetros cuadrados de su suelo se destinan a explotaciones mineras -tanto legales como ilegales- , especialmente en el centro y occidente del país y su actividad representa, según expertos, una amenaza parapara uno de los complejos hidrológicos más importantes del país, que abastece de agua a más de 4 millones de personas.

Esta zona es considerada como la despensa agrícola del país y ya se ha notado una reducción en la producción de arroz por la falta de agua por la 'nueva' distribución de los recursos hídricos.

Eso sin contar las consecuencias a medio plazo que puede tener sobre la fertilidad de suelos y tierras por la contaminación (Colombia es considerado el país con las tasas de contaminación por mercurio más alto del mundo).

En paralelo, se desarrolla otro desastre social: miles de niños, mujeres y hombres son explotados, tanto sexual como laboralmente, en estos improvisados campamentos que no cuentan con ningún tipo de infraestructura (no hay escuelas, ni centros de salud) y que son focos de epidemias y conflictos, ya que rige la ley del más fuerte, según denuncian las ONGs que trabajan en la zona.


Miércoles, 16 de Mayo 2012
Enrique Leite
Artículo leído 6027 veces



Nota


Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.




Más que ciencia