Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura




Robots emotivos ayudan a niños con autismo

Fomentan la empatía y les ayudan en las necesidades cotidianas


Robots que detectan emociones y fomentan la empatía están ayudando a niños con autismo a superar sus problemas de comunicación y a resolver necesidades cotidianas. Son de gran ayuda para el tratamiento de este trastorno.





Foto: Freepik
Foto: Freepik
Existen muchos modelos de robots que contribuyen con la enseñanza y la educación de los niños con autismo, puesto que estos dispositivos pueden ser un gran complemento de la enseñanza tradicional.

“Los robots son muy atractivos y llaman la atención de los niños rápidamente”, señala Laura Boccanfuso, investigadora y directora ejecutiva de la compañía Van Robotics ubicada en Carolina del Sur, en declaraciones al diario británico Financial Times.

La empresa desarrolló un robot inteligente llamado Abii para que enseñe a los niños cuestiones básicas de aprendizaje y comunicación, sin reemplazar a la enseñanza tradicional del profesor de clase: una herramienta para complementar el trabajo docente.

Los niños que son diagnosticados con autismo presentan problemas psicológicos internos que les imposibilitan mantener contacto con el mundo exterior.

Tal es su gravedad que con el tiempo terminan aislándose y perdiendo contacto con el mundo que les rodea, puesto que tienen su propia forma de ver y entender la vida. 

Aproximadamente, 1 de cada 160 niños en todo el mundo padece algún trastorno del espectro autista.

En Estados Unidos, la cifra triplica la media mundial, probablemente debido a diferencias de diagnóstico e informes.

Abbi de habilidad

Una  de las habilidades de Abii es detectar cuándo los niños están contentos o tristes e incluso cuando una tarea los frustra o distrae.

Boccanfuso recibió una donación del Instituto Nacional de Salud (NIH) para desarrollar sensores térmicos que permitan monitorear la respiración, el ritmo cardíaco y el calor del cuerpo, con la finalidad de detectar si los niños sufren algún malestar mental.

“Si el robot empieza a detectar que alguien está pasando por un mal momento, puede detener la lección y proporcionar ejercicios de respiración o estiramiento durante 15 segundos”, detalló Boccanfuso.

Al mismo tiempo, el robot  produce datos que los maestros pueden consultar para comprender cómo su estudiante está progresando.

“Este robot puede enviar información que muestra los niveles de atención de los estudiantes, qué días tienen el mejor rendimiento y cuáles son los momentos más óptimos para enseñar nuevos temas”, añadió la experta.

autismo_robots.m4a Autismo_Robots.m4a  (1.04 Mb)

Motivos y ediciones para llevar

Abii no es el único robot con asistencia social que ayuda a los niños en edad escolar. Existen otros dispositivos con características similares.

Uno de ellos es Milo, un robot que enseña cómo sintonizar con las emociones: educa a los niños para que ellos luego puedan expresar lo que necesitan.

Por ejemplo, a la hora de alimentarse o ir al baño, Milo instruye a los niños para que ellos puedan, ante la necesidad, acudir a los padres para avisarles, además de enseñarles a ser más empáticos y solidarios.

Kaspar es otro modelo de robot que, a diferencia de Milo y Abii, enseña a los niños a comunicarse por medio de rasgos faciales o muecas de fácil comprensión para las personas.


Viernes, 20 de Marzo 2020
Redacción T21
Artículo leído 1642 veces



Nota




1.Publicado por Juan Antonio el 22/03/2020 01:38
Un modelo tecnológico opera según se aplica su programación. Los sistemas autónomos que son desarrollados científicamente operan conforme a la condición humana que sea responsable de su control (es decir, un robot es humano en realidad). Desarrollar una implementación que ocupe todo el espectro real de la actividad humana requiere una supervisión constante de los mecanismos autopoyéticos que componen funcionalmente la expresión humana desde aspectos genéticos estructurales que integran biológicamente fundamentales y que no pueden externalizarse ya que sean propioceptivos. Por tanto, un desarrollo de estas características para no ser un EGREGOR más del marketing mercantilista que pretenden con falsos estudios pseudocientíficos cabría esperar su explicación con base a sistemas de control que previamente hayan podido integrarse en el desarrollo biológico ontogénico, bien sea comenzando en los gametos separados antes de la reproducción (utilizando moléculas de agua como sustrato para esta tecnología emergente) y que acompañen la evolución y desarrollo de la aspectación biológica del individuo en todas sus etapas eficientemente. Habría que engendarse con ese mecanismo siendo "nuestro" para que pudieramos operarlo en este grado neuroquímico de 'empatías' realmente. Un abrazo.

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >

Lunes, 1 de Junio 2020 - 11:00 El cerebro puede controlarse con ultrasonidos

Viernes, 29 de Mayo 2020 - 11:00 La tabla periódica pasa a ser nuclear



¡Participa en el diseño del futuro!