Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura



Tendencias 21. Ciencia, tecnología, sociedad y cultura





Un espectáculo necesario: “Pasión (farsa trágica)”, de Agustín García Calvo

Hasta el 13 de octubre en el Teatro la Abadía de Madrid, bajo la dirección de Ester Bellver


La actriz y dramaturga Ester Bellver ha llevado a las tablas “Pasión (farsa trágica)”, de Agustín García Calvo; un espectáculo lleno de capas y recovecos, pero necesario porque convoca y redime, porque nos invita a decir "No" a lo falso y a lo caduco. En definitiva nos demuestra, una vez más, por qué el teatro es la obra de arte total. Por Ángel García Galiano.




Fuente: Teatro La Abadía.
Fuente: Teatro La Abadía.
Agustín García Calvo, el maestro, el poeta, uno de los pocos sabios que en este mundo han sido, nos enseñaba que una cosa es ahora, lo intangible, lo que nosesabe, y otra es “este instante” marcado y organizado por y para el tiempo de los relojes, del poder, de dios, del Futuro. 

Pasión es una obra difícil, compleja y hermosa. García Calvo es, también, un gran dramaturgo, y apenas ha visto la luz de las tablas su obra Baraja del rey don Pedro, estrenada también en La Abadía en el año 2000, y que narra la muerte, de manos de su hermanastro, del rey apodado el Cruel en el sitio de Montiel, en 1369. Allí estaba ya una joven Lidia Otón, junto a otros grandes actores formados en la casa, bajo la dirección de José Luis Gómez.

Ahora, de la mano de Ester Bellver, gran actriz, inteligente dramaturga (ahí están Protagonizo o Réquiem… o Todos a una, sobre textos del propio García Calvo), ve la luz esta “Farsa trágica” titulada Pasión, inspirada en el increíble cuadro de Roger Van der Weiden, que pende iluminado, en pequeñito, a la izquierda del escenario y que, al final, se encarna grotescamente en los actores que dan vida, maravillosamente, a esta obra difícil, sencilla, en verso, moderna, atemporal, profundamente política, triste, divertida, catárquica y sabia.

Bella y “rara avis”

Lo primero el escenario: los actores siempre presentes, se cambian delante de nosotros, esperan su turno para salir, perdón, entrar, en escena, marcada por un círculo  blanco que separa el tiempo de la realidad actoral, el tiempo sin tiempo del teatro, del tiempo de los relojes de cada uno, con sus vidas respectivas, nombres y apellidos y cédulas sociales.

Una vez dentro del círculo, no sé si caucasiano, el actor ya no es quien dice, sino lo que dice, ya no es Daniel, o Charo, sino Fulana o el Ministro, es decir tú y yo al otro lado del espejo, imago vitae, speculum veritatis, espectáculo, o sea, contemplación de lo real más allá de la aguja del reloj y del tiempo mundano que nos convoca hacia un futuro que no existe para labrarnos un porvenir que, como su propio nombre indica, está siempre “por venir”.

El texto está exquisitamente escrito y había que decirlo a esa misma altura: no es fácil el verso de García Calvo, lo hacen fácil estos espléndidos actorazos. Con su mezcla de clásico y cheli, de culto y canalla, la obra teje una farsa, una alegoría muy obvia sobre la corrupción del deporte (como ejemplo de cualesquiera comercios premiados) en pos del “número 1” que otorgue fuste y honra y prez a la raza y a la Nación.

Por debajo de la fama, la gente que quiere de veras al atleta, no por ser el número 1, sino por ser mi novio, mi hijo, mi amigo… Los que no admiran al héroe, ese espantajo, ese juguete roto, sino que quieren al ser humano perdido en sus ansias vesánicas de éxito y utilizado por el Poder ad maiorem gloriam.

Resuena a trancos, sobre todo al principio el genial Valle de los esperpentos, el Brecht de las obras más políticas, o el Calderón del gran teatro del sueño y del mundo. A veces algunos personajes rompen la cuarta pared y, como actores que son, interpelan al Público para que recuerde y avive el seso y despierte.

No es esta una obra fácil, pues está llena de capas, de recovecos; pero sí es un espectáculo necesario, que como todo buen teatro está vivo, bien vivo. Su terrible final, su pasión grotesca y demolida en el llanto de la madre (extraordinaria Lidia Otón), nos convoca y redime y nos invita a decir No a lo falso, a lo caduco, a lo que lleva tiempo. Nos demuestra, una vez más, por qué el teatro es la obra de arte total. E imprescindible. Gracias a la Abadía por esta bella y “rara avis”. Como va a durar poquito, yo de ustedes ni me lo pensaba. Yo, en concreto, voy a volver a verla. Por cierto, al acabar la función del viernes 11 actuará Amancio Prada cantando poemas de Agustín García Calvo. Salud.

Referencia:

Obra: Pasión (farsa trágica).
Autor: Agustín García Calvo.
Dirección: Ester Bellver. 
Reparto: Charo Gallego, Felipe García Vélez, Rosa Herrera, Daniel Moreno, Lidia Otón, Juanma Rodríguez, José Luis Sendarrubias, Asier Tartás Landera.
Representación: en Teatro La Abadía de Madrid hasta el 13 de octubre de 2019.
 


Jueves, 3 de Octubre 2019
Ángel García Galiano
Artículo leído 1634 veces



Nota

Nuevo comentario:
Twitter

Los comentarios tienen la finalidad de difundir las opiniones que le merecen a nuestros lectores los contenidos que publicamos. Sin embargo, no está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o internacionales, así como tampoco insultos y descalificaciones de otras opiniones. Tendencias21 se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere no se ajustan al tema de cada artículo o que no respeten las normas de uso. Los comentarios a los artículos publicados son responsabilidad exclusiva de sus autores. Tendencias21 no asume ninguna responsabilidad sobre ellos. Los comentarios no se publican inmediatamente, sino que son editados por nuestra Redacción. Tendencias21 podrá hacer uso de los comentarios vertidos por sus lectores para ampliar debates en otros foros de discusión y otras publicaciones.

Otros artículos de esta misma sección
< >


STAFF de Tendencias Literarias

Dirección. Yaiza Martínez.
Narrativa: Pilar Fraile Amador, Jesús Ortega, Carmen Anisa, Ángel García Galiano.
Poesía: José Luis Gärtner, Javier Gil Martín, Carmen Anisa, Víktor Gómez Ferrer, Arturo Borra.
Teatro: Ángel García Galiano.
Ensayo: Víktor Gómez Ferrer, Arturo Borra.









¡Participa en el diseño del futuro!