Recomendar este blog Notificar al moderador
BRANDING. Andy Stalman

Blog de Tendencias21 sobre el mundo del Branding en la Era Digital

Tendencias de las marcas


Cuando la reputación es la marca.
Vivimos una época de cambios sin precedentes. Cambios en los mercados, en los consumidores y en la forma de relacionarse entre ambos. El mundo del motor, no sólo no vive ajeno a estos cambios, sino que es una de las áreas de actividad que más intensamente está experimentando una revolución que afecta a los procesos y a las estrategias comerciales, pero también a las ideas y conceptos que antes considerábamos inamovibles.

Para algunos el futuro del transporte será más eficiente, contaminará menos, y ayudará a que los grandes centros urbanos sean mas “smart”. Hay otros que vaticinan que el automóvil se vera seriamente afectado por la evolución del transporte publico, las facilidades en las conexiones y el crecimiento de los intercambiadores multimodales.

Lo interesante de este boom del sector es que no se limita a Estados Unidos sino que es un fenomeno que tambien se replica en varios paises de Europa, para empezar. Reinventar y repensar el concepto del motor en general y del automóvil en particular está hoy en la agenda global y local.

Los nuevos modelos buscan ser más “inteligentes”, ofreciendo una experiencia de conducción más segura, eficiente y cómoda; poniendo de relevancia la importancia del diseño y la marca e incorporando nuevas herramientas de marketing, tecnología y comunicación. Entendiendo que un nuevo mercado necesita nuevas propuestas.

El Branding es uno de los principales aliados a la hora de conectar, seducir, fidelizar y atraer al público. Es imprescindible enfocarlo desde una perspectiva crítica. El consumidor está ávido de novedades, deseoso de ser sorprendido, de ser emocionado, tanto si el mercado crece, como si está consolidado. Es muy fácil que el cliente se aburra, y tremendamente difícil ilusionarle de nuevo.

Pero este mundo conectado no deja de sorprendernos. Esta semana estalló uno de los mayores escándalos de reputación de marca en el sector. La firma Volkswagen, el fabricante alemán, se vio envuelta en un escándalo sin precedentes.

“La hemos cagado”, sintetizó el CEO de VW North America. Para comenzar, el no decir la verdad y engañar ha hecho que Volkswagen pierda en Bolsa más de 26.000 millones de euros en sólo dos sesiones. Esto sin contar las futuras penalizaciones, para lo que ya tuvo que provisiones más de 6.500 millones. Aunque ya se estima que solo el gobierno de los Estados Unidos podría elevar las penalizaciones a mas de 18.000 millones.

¿Y todo esto por qué? Por mentir.
Andy Stalman

Viernes, 25 de Septiembre 2015


La era digital


La sociedad de la insoportable levedad del ser.
El ejercicio es sencillo. Pon en tu perfil de Twitter, o de Facebook, por elegir dos plataformas, una foto simpática con una frase inspiradora, o divertida. Luego elige un artículo de profundo análisis o reflexión. Puedes acompañarlo con alguna imagen. El resultado te lo adelanto, por cada 10 reacciones que genere el primero el segundo generará una, o ninguna, en el mejor de los casos.

Yo realice el ejercicio. Compartí la siguiente en Twitter: Gracias Google Translator por tantas alegrías compartidas. La foto mostraba una etiqueta de una camisa que decía: Made in Turkey. Fabrique en Turquíe. Hecho en Pavo. ¿El resultado? 1.462 retuits y 886 favs.

Hace dos días compartí en la misma red social una invitación a colaborar con la fundación Amigos de Sierra Leona, cuya tarea es colaborar en mejorar las condiciones de vida y la vida de los huérfanos del ébola. Cero retuits, cero favs. Cero. Veintidos mil quinientos seguidores, cero resultado. La mayoría de niños huérfanos por el ébola en África están en Sierra Leona, donde cinco mil setecientos niños han perdido a uno de sus progenitores y dos mil trescientos a los dos.

Hay mil motivos por los cuales estos dos casos podrían no tener ninguna relación entre sí. Incluso mil argumentos por los cuales el tuit no fue compartido. Pero si me sirven ambos como un ejemplo más, de muchos, donde la superficialidad de nuestra sociedad nos está devorando.

La nueva dinámica digital, en donde lo online es cada vez más ubicuo y omnipresente en nuestra vida, nos empujó, sin querer queriendo, a repensar y reinventar algunos valores tradicionales como por ejemplo "¿qué es importante?".

Muchos afirman que la tecnología ha venido a banalizar cuestiones que antes eran importantes, honestas e incuestionables. La gran crítica que estos muchos le hacen a las redes sociales es que uno allí no es auténtico, como si en la supuesta vida real, por fuera de la tecnología, todos fuésemos 100% auténticos. Olvidando una coyuntura básica que nos recuerda que somos la misma persona tanto en el on como en el off. La misma sociedad, la misma gente. Los mismo problemas. Los mismos valores.

Ahora resulta más sencillo cuestionar que la mayoría se ha vuelto más superficial por lo digital. Pero no nos hacemos cargo de que venimos siendo banales desde hace tiempo. No existe la tal llamada superioridad moral en el offline.

¿Hemos encontrado en lo digital la construcción del chivo expiatorio? ¿Depositamos en las redes sociales todo el mal? ¿En Facebook y en Twitter la gente es banal, insegura, egoísta, desinteresada? ¿Mientras en la supuesta vida real somos buenos, comprometidos, generosos y sinceros?
Andy Stalman

Sábado, 19 de Septiembre 2015


La era digital


El consumismo sin límite se encuentra con la mayor oleada de refugiados, desplazados, apátridas, inmigrantes y asilados desde la segunda guerra mundial. Y surge una luz de esperanza.


Comprar ya no es un medio, sino un fin en sí mismo.
Un estudio de la consultora Nielsen en cuarenta y dos países concluyó que tres cuartas partes de los consumidores compran sólo para divertirse. Este consumo, el consumo por el sólo hecho de consumir, se ha convertido, en palabras de Carl Honoré “en un rasgo central de la infancia moderna.”

No es que los niños de antes no codiciaran cosas. En “Bajo presión” nos relata que a principios de siglo XV, un cardenal llamado Giovanni Dominici observó que los pequeños florentinos estaban subyugados por “caballitos de madera, címbalo atractivos, pájaros de imitación, tambores dorados y mil tipos de juguetes distintos”. Pero hoy algunos niños crecen en medio de una riqueza jamás vista en la historia humana. ¿Qué habría pensado Dominici de una mañana navideña en un hogar acomodado del siglo XXI? ”

Fue durante el siglo XVII, cuando se introdujeron en el mercado europeo ropa, libros, juguetes y juegos concebidos específicamente para niños que el consumo empezó a forjarse un lugar más preponderante en la infancia. John Locke escribió en 1693: “Y conocí a un niño pequeño tan distraído con la cantidad y variedad de sus juguetes, que la sirvienta se agotaba recogiéndolos; y estaba tan acostumbrado a la abundancia, que nunca le parecía tener bastante, sino que siempre preguntaba: ¿Qué más? ¿Qué más? ¿Qué cosita nueva me daréis?”

En este siglo XXI de la abundancia y el consumo, se calcula que muchos niños ven unos 40.000 anuncios al año. Y 9 de cada 10 juguetes que quieren comprar es porque han visto sus anuncios en la televisión.

El resultado de esta nueva vieja realidad, donde lo que de verdad cambió, es el acceso casi ilimitado de los niños a los anuncios, en la tele, en el ordenador, en el smartphone, en este mundo de pantallas.

Es que los niños son ahora consumidores hechos y derechos que conocen las marcas, esperan satisfacer sus caprichos consumistas y tienen voz y voto en grandes decisiones económicas de la familia. En Estados Unidos los niños de menos de catorce años influyen en cómo se gastan más de 700.000 millones de dólares cada año, incluyendo dos terceras partes de todas las compras de coche.

Este consumismo, en muchos casos descontrolado, les obliga a crecer más deprisa. Un fenómeno que en la jerga del marketing se denomina KAGOY (“kids are getting older younger”, algo así como “los niños crecen antes “).

Quemar etapas nunca fue algo positivo. Y esclavizarse al consumismo sin más aporta poco valor al desarrollo emocional e intelectual de los jóvenes.
Andy Stalman

Domingo, 6 de Septiembre 2015


Bitácora


"Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad." Karl A. Menninger


¿Dónde está el hombre?
Dicen que cuando el mundo huele a podrido. Se ve podrido, y se oye podrido, es que está podrido. Nigeria, Kenia, Yemen, Siria, Iraq, Somalia, Ucrania, Libia, Sudán del Sur…

Volvemos a ver y a vivir el odio a lo diferente. Por el odio en sí.

Estamos viviendo la mayor ola migratoria de refugiados desde la segunda guerra mundial. Los conflictos se multiplican y las raíces de los mismos parecen beber de la misma fuente.

Un país, una sociedad, sólo es libre por voluntad de espíritu colectivo, y por nadie más que por él mismo puede ser liberado.

Y es en medio de esa podredumbre de unos pocos, no de la mayoría que queremos ver renacer el ser humano, el hombre. Estamos asqueados de las luchas, las xenofobias, los enfrentamientos en nombre de facciones religiosas, de etnias, o por pedazos de tierra o de sacos de riqueza, o parcelas de influencia o poder que nunca llegan a la gente en que emerge la solidaridad, la cooperación, el compromiso.

Hay malos. Sin duda. Muchos. Y los hay en varios lugares, como en Nigeria donde ya se supera el millón y medio de desplazados por el terrorismo yihadista, o Siria con más de tres millones de refugiados y más de 6,5 millones de desplazados . Parecería que la maldad, como la estupidez, no tiene límites.

Mirando por el retrovisor los conflictos del siglo XX todos coincidiremos que fueron, sin duda, tiempos peores en muchos sentidos. Pero, estaba latente la posibilidad de intervenir en el futuro, de cambiar y mejorar el mundo. La sensación en estos inicios de siglo es que todo se nos está yendo de las manos.

Pero como una rueda de la historia volvemos a ser parte de un mundo insensible.

En esta dinámica de anacronismos permanentes, de avances y retrocesos todos somos más o menos conscientes de las transformaciones que estamos atravesando y de los increíbles avances de los que estamos aprovechándonos en varios campos como la medicina, la ciencia, las comunicaciones, el transporte, y tantos etcéteras.

En la actualidad, resulta habitual debatir y leer en los medios sobre qué le está ocurriendo al mundo. Y se pregunte a quien se pregunte, la respuesta mayoritaria es que, a la vista de los resultados, la civilización necesita una reorientación.
Andy Stalman

Jueves, 3 de Septiembre 2015


La era digital


¿El posmodernismo va dando la bienvenida al Digitalismo o a un nuevo Humanismo? ¿Estamos en disposición de re definirnos como “Homo Conectadum”?


Homo Conectadum.
¡La telefonía tardo 75 años en llegar a 100 millones de usuarios. Candy crush tardó menos de 15 meses!

La radio tardó 40 años en llegar a 50 millones de espectadores. Facebook en 11 años ha alcanzado 1.500 millones de usuarios, si fuese un país ya sería el más habitado de todo el mundo. Mientras leías estos tres renglones, en unos 13 segundos, se mandaron 124.000 tweets, se subieron 30.000 fotos a Instagram, se realizaron 6444.500 búsquedas en Google, y se mandaron más de 31 millones de mails. Todo esto en 13 segundos. Piensa que un día tiene 86.400 segundos y veráslo complejo y difícil que resulta destacar en este tsunami digital.

En los últimos 12 meses la población mundial creció en más de 115 millones dos veces y media la población total de España. Los nuevos usuarios activos de internet suman más de 550 millones de personas, casi cinco veces toda la población de México. Hay más de 222 millones de nuevas cuentas activas en redes sociales. Hay 7.300 millones de habitantes en la Tierra, más de 3.400 millones de personas con acceso a internet, lo que equivale a dos veces la población total del Planeta a comienzos del siglo XX. Y uno de cada 3 habitantes del planeta en al menos una red social.

Los problemas y las soluciones en esta nueva era no surgen de la tecnología sino del buen o mal uso que se haga de ella. En este futuro que estamos creando día a día el Branding y el marketing uno-a-uno es lo más cercano a ese futuro tan próximo. El futuro de las marcas es siempre hoy. Ahora.

Hoy desde cualquier lugar del mundo con una buena idea y con acceso a internet tu marca puede ser relevante e interesante. Rentable. La mejor forma de conquistar una sociedad sobre-conectada como la actual es sobre-simplificar la vida.

La simbiosis que emergió con la propagación de Internet entre los mundos offline y online ya es el futuro que llegó. Actualmente preguntarse dentro de las empresas si integrar el on más el off ya resulta hasta cansino, por obvio. Lo importante ya no es el que, sino el como. La integración es tan natural en los usos y costumbres del consumidor de la Era Digital, que para ellos no hay brecha, son parte de lo mismo. Los consumidores ya combinan la compra digital y la offline en una sola experiencia de marca. La vida se vive y se comparte en este nuevo mundo off + on.

La mayoría de marcas no ha podido aún realizar dicha integración de manera coherente y consistente. Las empresas poseen mucha información, pero en muchos casos poco conocimiento de sus audiencias. Las personas no son data, son emoción. Buscar la simbiosis entre ambas los ayudará a mejorar notablemente. La emoción es el arquitecto de los recuerdos. Solo recordamos hechos donde estuvo involucrada la emoción.

Mientras las marcas buscan su nuevo espacio en la Era Digital, el Hombre como especie se conecta por obligación o deseo. Tan conectado que ya no se puede desconectar. El ser humano, el ser conectado, dos formas de definir al nuevo Hombre. Al "Homo Conectadum".




Andy Stalman

Martes, 1 de Septiembre 2015



Editado por
Andy Stalman
Andy Stalman
Andy Stalman es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Belgrano y Licenciado en Periodismo por la Universidad Católica Argentina, ambas de Buenos Aires. Ha realizado estudios Avanzados de Comunicación en la Universidad de Saint Joseph, en Philadelphia, EE.UU y está especializado en Dirección de Marketing por la Universidad de Pompeu Fabra de Barcelona. Profesor y Premio a la Excelencia Académica del IE Business School. Doctor en la Universidad Piloto de Colombia de la Cátedra que lleva su nombre. Ha colaborado en España y en el exterior como profesor invitado en la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad Antonio de Nebrija y la Universidad de Alcalá de Henares, la Universidad de Piura y el CESA, entre otras.
De 1994 a 1997, se desempeñó como Director de Marketing para Lacoste con sede en Buenos Aires. De 1998 a 2002 fue Director de Marketing de Aeropuertos Argentina 2000 encargado del desarrollo del marketing y comercial de los 35 mayores aeropuertos del país. En octubre de 2002 comienza a trabajar como socio y Managing Director de Cato Partners España, en Barcelona y en 2006 asume la responsabilidad de Cato Partners Europe, con sede en Madrid, liderando proyectos en más de 15 países.
Miembro del Comité de Expertos de Creanavara y de la Junta Directiva de la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC). Ha escrito más de 150 artículos especializados en Branding, Comunicación, Diseño y Marketing para diferentes medios generalistas y especializados de varios países. Es conferenciante tanto en España y Europa como en Latinoamérica.
Autor del best seller "Brandoffon, el Branding del futuro", que lleva más de 90 semanas consecutivas como uno de los libros más vendidos de Amazon. En 2016 publicará su nuevo libro "Humanoffon".
Este blog ha sido premiado como el Mejor Blog de Marketing de España en 2015 en la categoría ‘Premio anual Top Blogs Marketing’; y lleva ya más de un millón de visitas.






RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile