Recomendar este blog Notificar al moderador
COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO

COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO


"Necesitamos escuelas de complejidad porque el rechazo de la complejidad es el principio de toda tiranía". José García Calvo

Cuarta sesión del ciclo


Intervención de Alicia Montesdeoca en la cuarta sesión del I Ciclo Complejidad y Modelo Pedagógico



Bienvenidos a todos y a todas, los de siempre y los nuevos.

Gracias por el placer y las emociones que experimento con este reencuentro.

Gracias a esta Institución que nos acoge, a este espacio que nos acuna, a todos los integrantes del Consejo Escolar del Estado que favorecen el que nosotros nos podamos reunir aquí, en este digno y simbólico lugar.

Gracias también a Damián, presencia casi invisible, que ocupa la cabina de grabación y que en realidad es el Notario de este evento.

Muchas gracias a los que hasta ahora han enriquecido con su participación las reflexiones de cada uno de nosotros, a los que han hecho posible que se eleven nuestros pies del suelo para que nuestras alas se desplieguen.

Gracias a todos los que desinteresadamente colaboran en la divulgación de este ciclo y a las artistas y a los artistas que con su maestría estimulan el despertar de nuestras capacidades internas, a través del manejo de los lenguajes propios de las Artes.

Gracias a mis compañeras y compañeros que siguen dando aliento a este empeño para superar sus dificultades. Gracias a esas dificultades, también. Ellas no nos hacen abandonar el horizonte que perseguimos, sino que aumentan nuestra experiencia, mejorando nuestra capacidad de hacer.

Gracias a los que hoy nos acompañan en esta Mesa, nuestro ponente Eduardo Pérez Carrera y el moderador de esta Sesión, Ángel García Galiano, profesor de Literatura en la Universidad Complutense de Madrid y amigo mío, heredado de mi hija, de la que fue su profesor.

A modo de recordatorio

Para empezar esta sesión, tras el largo paréntesis del verano, recreemos lo ya dicho.

La intención es hacer un recordatorio (que no pretende ser exhaustivo) de algunas cuestiones que dijimos en el ayer, para vincularlas al hoy y reconocerlas todas como formando parte del proceso que abrimos el 25 de abril, con la conferencia de María Novo “Las nuevas aportaciones de la Ciencia en torno a la concepción del ser humano”

En aquella ocasión María nos invitó a hacer un recorrido por la Modernidad desde la perspectiva que hoy nos permite el pensamiento complejo. Este pensamiento se define por su capacidad para vincular, integrar e incluir, frente a la fragmentación disciplinaria que caracteriza la era moderna.

María nos alentó a practicar en la educación una razón informada por los sentimientos, participando en un proceso de construcción colectiva con un modelo que gravita sobre la valoración de lo particular, la valoración del sujeto y la valoración del contexto. Ella afirmaba que estamos asistiendo a la emergencia de una ciencia con consciencia y con consciencia de sus límites.

Reflexión renovadora

En la segunda Jornada, en la conferencia de Raúl Domingo Motta titulada “Los retos para la educación del siglo XXI” nuestro ponente insistió en que los nuevos conocimientos científicos aportan importantes elementos para una reflexión renovadora de la idea que tenemos de nosotros mismos como especie.

Diferenció lo que viene a considerarse como complejidad restringida (caso, por ejemplo de la gestión del tráfico) a lo que es la complejidad ampliada, referida al estado general de la condición humana en el presente. Raúl Motta considera que nuestro pensamiento ha de ser complejizado, para entender la complejidad, y que ha de apoyarse, aún más, en la imaginación.

Abundando en las ideas de los dos primeros, Pascal Roggero, en su exposición titulada “La complejidad como herramienta para el diseño de un modelo pedagógico alternativo”, calificó el momento en que vivimos como momento crepuscular, por la acumulación de conocimientos, acumulación nunca vista con anterioridad.

Esta acumulación de conocimientos, afirmaba, requiere de una mirada compleja. Los conocimientos actuales, decía el profesor Pascal, son miopes, cuando no ciegos, a las formas de barbarie que engendran, al mismo tiempo que manifiestan incapacidad para resolver los desafíos contemporáneos.

Concluía que, para superar esta paradoja, es preciso que la educación enfrente el reto de adoptar una perspectiva transdisciplinaria y compleja que la dote de herramientas para integrar las culturas, los saberes, todo ese conocimiento humano acumulado, con el fin de que favorezcan la vida y den una vida mejor para todos.

Mesas de Debate

Adelantamos que si es difícil ser objetiva en extractar lo relevante de un texto, la dificultad es mayor a la hora de resaltar la importancia de los resultados de un debate, por los elementos que entran en juego y por las vivencias y experiencias que se producen a nivel sujetivo, en los individuos y en todo el colectivo participante en él.

Así que les ruego que acepten mi perspectiva como una más de la que se darían si todos los asistentes expusieran la suya propia.

Las dos primeras sesiones nos sirvieron para andar sobre la fenomenología de nuestra realidad educativa y ponerle a toda ella el cartel de “Única Realidad con múltiples y diferentes expresiones”.

Desgranando sus aspectos nos dimos cuenta de que todas sus manifestaciones respondían a una única visión, la nuestra. Hoy sabemos que toda realidad pensada de una manera determinada, en la que todos los miembros de un grupo humano coinciden, queda reflejada, construida, con arreglo a sus expectativas.

El siguiente paso se dio con la propuesta de centrarnos en el sujeto y el objeto de la educación, considerando los contextos con los que interaccionan. Esta visión da cuenta del constante movimiento de la realidad y nos lleva a aceptar el proceso permanente en el que se da la vida.

Dentro de esas condiciones, cada uno ocupa un lugar y ese lugar le da una perspectiva única. Esa es la razón por la que necesitamos de todos los demás para construir los nuevos hechos que respondan a las nuevas circunstancias del proceso que vivimos.

Dicho proceso cuenta con todos, todos somos integrantes de lo que se está construyendo. No sobra ni un educador, ni tampoco un educando. En el movimiento de la vida todos portamos vida, por lo tanto todos somos protagonistas y responsables de este aquí y ahora.

Para concluir, yo resumiría lo esencial del contenido de la primera etapa de este Ciclo en los siguientes cinco puntos:

 La complejidad es una forma de mirar que incluye

 Es preciso armonizar, en un programa educativo, la nueva visión sobre lo real que se desprende de la física cuántica, la nueva biología, la teoría de sistemas, la cibernética y las teorías de la comunicación, con la necesidad de formación disciplinaria

 La acción educativa de hoy requiere el diseño un modelo de trabajo que favorezca la apertura, el estado de alerta, la capacidad permanente de sorprenderse y el espíritu de juego

 Para que esa acción sea significativa, hay que sobrevolar la cotidianidad y reconocer, en sus síntomas, los procesos que están en marcha o que se están gestando

 Por último, los educadores tenemos que asumir el protagonismo que tenemos en la definición de un nuevo modelo pedagógico que responda al verdadero objeto y sujeto de la educación. En nuestras manos está el lograr que la educación no sea instrumentalizada por objetivos ajenos a ella y a sus receptores

Nueva mirada

De lo dicho se desprende el calado de la responsabilidad a asumir y para desarrollarla es preciso adquirir una mirada nueva para las características de las sociedades en las que se ha de desarrollar esta actividad esencial.

La perspectiva compleja nos sirve para mirar hacia los horizontes donde se despliegan las nuevas realidades. Esta visión amplía nuestra comprensión y con ella se renueva la ilusión por la labor de cada día, entregándonos a ella con actitud esperanzada.

Los educadores son los agentes del necesario cambio. Su conocimiento y su relación con la realidad cotidiana educativa los faculta. Su aceptación de ese papel, es lo que puede posibilitar que también en la sociedad se imponga esa nueva lectura.

La realidad con la que forzosamente se tropieza el maestro y la maestra en su interacción con el alumno y la alumna, les fuerza a buscar respuestas, a investigar las causas, a poner en práctica modelos nuevos… en definitiva, a entrar en una nueva dinámica de vida que les provoca, les estimula y les transforma a ambos, también.

Ya lo decía Juan Miguel Batalloso en su intervención al final del tercer debate: “es en el trabajo de los maestros, en sus dificultades y búsquedas, en su amor por la labor a la que están enfrentados, en sus iniciativas e innovaciones diarias, en donde hay que buscar las fórmulas para diseñar un nuevo modelo pedagógico.”

Comité de Educación para una Sociedad Compleja


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest
Sábado, 20 de Septiembre 2008


Editado por
PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad
Portia, Asociación para la Transdisciplinariedad” es una institución heredera de un conocimiento que quiere transmitir: la cultura transdisciplinaria. La perspectiva transdisciplinaria es la que organiza y da sentido y finalidad a nuestra Asociación, a su estructura, a sus objetivos, a sus acciones, a sus metas y a sus valores. Como consecuencia de esa perspectiva, la Asociación se constituye como una estructura flexible, abierta, sabiéndose enriquecida y enriquecedora del contexto en el que nace y en el que se desarrolla, con capacidad pendular para transformar y transformarse en el juego entre sus creaciones, sus vivencias y sus reflexiones.

Con la colaboración del Comité de Educación para una Sociedad Compleja





Noticias de Transdisciplinariedad

Archivo

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile