Recomendar este blog Notificar al moderador
COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO

COMPLEJIDAD Y MODELO PEDAGÓGICO


"Necesitamos escuelas de complejidad porque el rechazo de la complejidad es el principio de toda tiranía". José García Calvo

El autor de este texto es un vocacional maestro que anduvo por las aulas de algunas escuelas andaluzas durante 30 años. Hoy sigue en la escuela de la vida, y en otras aulas del mundo, compartiendo lo aprendido y su amor por la educación. Esta historia que nos narra es un acontecimiento que vivió a principios de la primera década de este siglo. De un brochazo Juan Miguel nos describe, con su acostumbrada sensibilidad, la historia de Paquito y la fuerza de la vida que en él anidaba. Una fuerza que sobrepasando los más negros augurios, permitió poner de manifiesto la dignidad con la que el personaje supo construir una sabiduría vital para sostenerse mientras le quedó aliento.


Carne de Cañón con Alas
Por entorno, la pobreza

Todo era negro. Negra era la noche. Negras eran las casas. Negro era el vestido. Negro era el dolor. Negra fue la espera y rojo el corazón.

Fue en una noche loca, de esas en las que movidos por la búsqueda y la huidabbf, los pobres se abrazan sin temor a la vida y al amor. Y después de nueve meses y cuatro horas de dolorosa espera, las puertas de la vida se abrieron para echar al mundo al más risueño y moreno de los bebés de las chabolas.

Aun no había cumplido los doce años cuando abandonó la escuela. Su pobre existencia era únicamente el producto de una familia pobre, que habitaba en una ciudad pobre, de esas en las que como siempre, grandes mayorías de harapientos o de esclavos de cuello blanco y negro, se mueven frenéticamente por un centro urbano rodeado de gigantescos espacios de pobreza. Pero su futuro empezaba.

Creció como todos, a base de malnutrición y trampeando la suerte de vivir a cada instante, hasta que un día, llegada la edad, le ofrecieron la posibilidad de "ser alguien en la vida". Sin dudarlo un instante se alistó voluntario al ejército en un cuerpo militar que cantaba sin rubor el "¡Viva la muerte!". Al menos confiaba en comer caliente todos los días.

- ¡Por favor! ¡Háganme el favor! ¡Por caridad! ¡Por caridad!...

Pasé de largo sin notar su presencia, porque en aquella calle a esas horas de la mañana, es habitual encontrar a una multitud de variopintos personajes que se buscan el sustento mediante un sinfín de espectaculares e inverosímiles actividades. Sin embargo y después de haber recorrido más de la mitad del largo de aquella famosa y bulliciosa calle, su voz retumbaba cada vez con más fuerza en las paredes de mi corazón.

-¡Por caridad! ¡Por caridad!...

Aquella voz provocó en mí el más tumultuoso y desconsolado de los sollozos. En aquel instante no supe entender por qué aquella reacción tan histéricamente sentimental, pero movido como por un resorte, me di inmediatamente la vuelta dirigiéndome presuroso a dar una limosna a aquella voz que hacía temblar los cimientos de una peregrina existencia como la mía.

Mi sorpresa fue mayúscula, porque allí estaba él, aquel risueño niño moreno que había nacido en las chabolas de la margen izquierda del río, allí donde se amontonaban las basuras y la nueva clase obrera depositaba los escombros de interminables obras de reforma, que servían paradójicamente para la construcción de horribles y mortecinos habitáculos a los que nada tenían.


PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest
Viernes, 13 de Enero 2012

El maestro Luis Soriano Borque y su biblioteca ambulante recorre las veredas más alejadas de cualquier núcleo de población. Él va por aquellos caminos que le llevan al encuentro de muchos niños y niñas que no tienen libros para leer, ni para consultar, ni para desarrollar las tareas escolares.

Alfa y Beto, la burra y el burro que trasladan la biblioteca y al maestro a través del monte colombiano, portan sin saberlo, (¿o si lo saben y se prestan voluntariamente a ello?) la hermosa intención de un vocacional maestro que persigue "cultivar colombianos con mentalidad crítica, con mentalidad constructiva y con mucha imaginación".



PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest
Domingo, 3 de Octubre 2010

En memoria de José García Calvo (1935-2001)


El espíritu de Pepe
El otro día, de forma absolutamente casual y tal vez mágica, escuché una frase de uno de los clásicos directores de la historia del cine, concretamente de Josef von Sternberg, en la que afirmaba que el valor de un artista reside en su capacidad para «...comprimir un poder espiritual inmenso en un espacio reducido...». De inmediato, un estremecimiento sacudió conmovedoramente mi conciencia, porque en ese mismo instante estaba degustando las nutricias y sabrosas palabras de Ernesto Sabato que me decía «...La dura realidad es una desoladora confusión de hermosos ideales y torpes realizaciones, pero siempre habrá algunos empecinados, héroes, santos y artistas, que en sus vidas y en sus obras alcanzan pedazos de lo Absoluto, que nos ayudan a soportar las repugnantes relatividades...». No tuve dudas, el espíritu de Pepe estaba presente en mí. Y es que hay personas que cuando te acercas a ellas te cuesta muy poco esfuerzo descubrir que son seres humanos sin edad, porque el tiempo, al contrario que nos sucede a la mayoría, no lo consumen de forma lineal, sino más bien circular, o mejor dicho, en espiral, ya que siempre hay en ellas algo nuevo, fresco, creativo y reconstructivo, pero al mismo tiempo provocador, atractivo, contradictorio y rebelde, lo cual les permite abarcar más, más y más en la aventura del conocimiento y de la vida.

Aparentemente son seres extraños y no exentos de contradicciones como cualquier mortal, no obstante la energía interior que despliegan es de tal calibre que realmente resulta muy difícil sustraerse a su impacto e influjo. Son personas propiciadoras de relaciones estimulantes, creadoras de interacción, facilitadoras de reflexión y por tanto especialmente dotadas para la enseñanza y la educación porque su tarea esencial consiste en estar continuamente buscando, en estar perennemente aprendiendo y como ya sabemos, el que no tiene curiosidad, el que no quiere aprender, pues tampoco podrá enseñar nada en toda su vida.

Así veía yo y veo a mi maestro y amigo Pepe, un ser humano excepcionalmente dotado que continuamente nos contagiaba de esa original mezcla, que únicamente él sabía elaborar, a base de curiosidad intelectual, humor, valentía, capacidad de análisis y sobre todo de interrogación y discusión, la cual nos permitía descubrir a quienes la saboreábamos, las proposiciones más sugestivas, los mensajes más estimulantes y los aprendizajes más duraderos.

Pepe García Calvo, mi maestro, mi ya para siempre único profesor de Teoría de la Educación, era un ser humano que acumulaba y recreaba en su interior tal cantidad de conocimiento y energía, que cuando estabas a su lado, cuando lo escuchabas, incluso con abierta oposición y cierto desapego, el tiempo se detenía. Instantes inolvidables y eternos, un presente continuo siempre vivo y refrescante concretado en momentos que anticipaban futuro, que aunque no existía en aquel momento, podía percibirse mediante una observación retadora, irónica y humorística de la realidad, pero también inquisitiva, cuestionadora y crítica, una búsqueda apasionada en suma de las verdades esenciales y del misterio de la vida.

Así lo decía él, con esa expresión suya característica de solemnidad fingida y divino humor: «...¿Qué es el ser humano?... ¡Por favor! ¡Por favor!... Vamos, vamos, si estos que nos hablan de educación en valores no saben ni lo que son valores, cuando hablan de valores, hablan de valores sociales, cuando los valores sociales están en el cuarto o el quinto lugar en la escala... ¿Hay alguien ya que hable de los valores estéticos? Y yo no hablo ya de esos... El valor supremo que tiene mucha gente es el de la solidaridad... o algo parecido a eso, es decir han llegado al máximo de lo que pueden dar los valores sociales del socialismo... por ejemplo, si tu hablas de lo que significan realmente las cosas auténticas, no es la venta de... del conocimiento de sí mismo, no, no... sino del respeto al otro en su sentido profundo, del respeto, no a la libertad, sino a la verdad, la capacidad de..., el respeto a no lo limitar su desarrollo, sino a ofertarle posibilidades de desarrollo. Vamos a ver: todo lo de la escuela ¿Tiene algún sentido? No para la Escuela, sino para después, para la vida en general... La vida es aprendizaje que te vale a ti ahora, un tío importante un tío con tu edad que se pregunta para qué vale Escuela y resulta que la Escuela no te vale a ti de nada, te la has tenido tú que fabricar y mal, quiero decir tú y yo, nos la hemos tenido que fabricar a ... nos han educado criminalmente, nos han educado para una especie de... laboralmente...La enseñanza no está montada para enseñar, no está montada para formar al individuo... Casi todo el sistema educativo está montado para dar de comer a los obreretes del propio sistema y también para que cada año salgan doce o trece mil obreros tontos... casi todo el sistema está montado para producir tontos... De lo que se trata es de transformar la cultura que uno tiene, con el fin de que sea más explicativa, más eficaz y más satisfactoria, si no, no hay educación y yo no estoy planteando la revolución, yo lo que estoy planteando es el conocimiento, sigo planteando el conocimiento y esto es totalmente distinto. Por eso necesitamos escuelas de complejidad, porque el rechazo de la complejidad es el principio de toda tiranía, porque lo que no va más para allá viene más para acá, porque el refugio en los cotos cerrados, para acá, es el desprecio de la complejidad, ¡Por favor... si estamos hablando de Educación en Valores ¿Qué más valor que plantearnos el misterio como límite, como frontera del sentimiento y del conocimiento humano?» (1)

Con esto ya estaría todo dicho, porque Pepe era un artista, un intelectual nato, un genio del pensamiento, una cabeza privilegiada de una erudición sin límites y una memoria portentosa que lo mismo te recitaba al pie de la letra párrafos enteros de libros leídos hacía treinta años o largos poemas imposibles de recordar para mí. Todavía no puedo comprender como podía conectar conocimientos formalmente tan dispares como el chamanismo, las matemáticas, la sociología, la biología o la mística, lo mismo te hablaba de física cuántica, que de literatura, de economía o de mitología, de religión o de ciencia. Dicho con brevedad: Pepe era un ser humano de esa especie en extinción de la que nos habla León Felipe «Ya no quedan locos, se murió aquel manchego, aquel estrafalario fantasma en el desierto. Todo el mundo está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo.»

Sí, Pepe fue mi maestro, mi profesor, mi tutor, la primera persona que me animó a leer, a seguir estudiando y a ir a la Universidad sin pensar en más que en la pasión por el conocimiento. Me faltan palabras con las que poder describir el influjo intelectual y humano que Pepe ha ejercido en mí y del que celosamente guardo el afán por la búsqueda y la interrogación permanente que sobrecogedora o sencillamente nos muestra el misterio de la vida y la existencia. Sus palabras siguen siendo para mí como la pista de despegue de donde necesariamente tiene que partir el vuelo que nos haga descubrir, como él decía «...teorías más explicativas y tecnologías más eficaces para construir situaciones más satisfactorias.».


(1) García Calbo, José (2000-2001). Trascripción de conversaciones y tertulias mantenidas con el autor, meses antes de su fallecimiento


Juan Miguel Batalloso


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest
Miércoles, 30 de Junio 2010


Editado por
PORTIA Asociación para la Transdisciplinariedad
Portia, Asociación para la Transdisciplinariedad” es una institución heredera de un conocimiento que quiere transmitir: la cultura transdisciplinaria. La perspectiva transdisciplinaria es la que organiza y da sentido y finalidad a nuestra Asociación, a su estructura, a sus objetivos, a sus acciones, a sus metas y a sus valores. Como consecuencia de esa perspectiva, la Asociación se constituye como una estructura flexible, abierta, sabiéndose enriquecida y enriquecedora del contexto en el que nace y en el que se desarrolla, con capacidad pendular para transformar y transformarse en el juego entre sus creaciones, sus vivencias y sus reflexiones.

Con la colaboración del Comité de Educación para una Sociedad Compleja





Noticias de Transdisciplinariedad

Archivo

RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile