Recomendar este blog Notificar al moderador
CONO SUR: J. R. Elizondo

Bitácora

8votos

Es un poco majadero que, a estas alturas de la crisis venezolana, algunos sigan discutiendo qué artículo aplicar de la Constitución o cómo formar una mesa de diálogo entre el dictador sin luces y los abusados ciudadanos sin armas. La salida ya está configurada por la Asamblea Legislativa legítima y el Presidente encargado Juan Guaidó tiene la iniciativa.


Publicado en El Mercurio 29.1.19

La catastrófica inepcia de Nicolás Maduro ha puesto en tabla dos grandes temas generales de la política exterior de los Estados: los límites fácticos del Derecho y la acción de las Cancillerías.

Sobre lo primero, está claro que la majestad de la ley nunca fue razón de ser del chavismo. Hugo Chávez juró sobre una “moribunda Constitución”, antes de liquidarla. Para su sucesor, designado a dedo, la Constitución sustituta es sólo una miniatura que usó y sigue usando para expropiar el poder del soberano.

Lo que no está tan claro es por qué personas informadas siguen el juego jurídico-táctico de Maduro. Fingiendo que éste defiende un contrato social genuino, repiten la propuesta -a esta altura escapista- de un diálogo que conduzca a una buena relación entre el dictador y sus abusados. Otros invocan el principio onusiano de no intervención, queriendo ignorar que es una coartada burda y que choca con el principio complementario de la libre determinación de los pueblos. También están quienes, homologando al dictador venezolano con Salvador Allende, olvidan que éste optó por la muerte, para impedir una guerra civil y mantenerse leal a su biografía de líder democrático.

Es en este punto donde ensambla la acción de las cancillerías y, específicamente de la chilena. Tan categórica ha sido la violación de todos los valores democráticos y humanitarios por parte de Maduro, que ha sacado a nuestro país de su reactivismo histórico en materias de política internacional. 

Por primera vez, en muchos años, un Presidente chileno y su canciller no se han limitado a “la extrema cautela” o a seguir el rumbo que otros definen. Superando la aversión al riesgo y coordinando con los responsables de otros Estados, se han manifestado proactivos, solidarios y oportunos en un tema de la más alta complejidad.

Es un buen punto a favor de los derechos humanos del pueblo venezolano y de nuestro propio perfil internacional

José Rodríguez Elizondo
Martes, 29 de Enero 2019



Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest


Comentarios

1.Publicado por Patricio el 04/02/2019 12:41
Sería del todo concerniente decir algo también sobre la nula o huidiza actuación de la Alta Comisionada para los DDHH, la besamanos marxistas.
Su deplorable silencio no solo afecta la imagen de nuestro país, sino de la propia ONU, y la retrata de cuerpo entero. Luego se dirá también que es parte de fantasmal "legado".
Si parece que la escucho diciendo " ¡PASO! ".

2.Publicado por José Rodríguez Elizondo José Rodríguez Elizondo el 04/02/2019 21:52
es un caso de rara unanimidad. todos los chilenos pensamos lo mismo, con o sin adjetivos. Pero muchos callan por distintas razones

Nuevo comentario:



Editado por
José Rodríguez Elizondo
Ardiel Martinez
Escritor, abogado, periodista, diplomático, caricaturista y miembro del Consejo Editorial de Tendencias21, José Rodríguez Elizondo es en la actualidad profesor de Relaciones Internacionales de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Su obra escrita consta de 30 títulos, entre narrativa, ensayos y reportajes. Entre esos títulos están "Todo sobre Bolivia y la compleja disputa por el mar", “Historia de dos demandas: Perú y Bolivia contra Chile”, "De Charaña a La Haya” , “El mundo también existe”, "Guerra de las Malvinas, noticia en desarrollo ", Las crisis vecinales del gobierno de Lagos", "Crisis y renovación de las izquierdas" y "El Papa y sus hermanos judíos". Como Director del Programa de Relaciones Internacionales de su Facultad, ha vuelto a publicar la revista Realidad y Perspectivas (RyP), que fuera inexplicablemente suprimida por un Decano que no supo prestigiar su cargo. Ha sido distinguido con el Premio Rey de España de Periodismo (1984), Diploma de Honor de la Municipalidad de Lima (1985), Premio América del Ateneo de Madrid (1990) y Premio Internacional de la Paz del Ayuntamiento de Zaragoza (1991). En 2013 fue elegido miembro de número de la Academia Chilena de Ciencias Sociales, Políticas y Morales.





Archivo
L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    



RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile