Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
La resurrección de Jesús. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (XIII) (29-3-2018) (988)
Escribe Antonio Piñero



Pregunta:


Segun William Lane Craig, un filosofo y teologo cristiano, la resurrección de Jesus es la explicación mas coherente para explicar la tumba vacia y porque los apostoles predicaron honradamente y sinceramente su resurrección
 
Segun Craig: 1. Se comprobo que Jesus estaba muerto cuando lo bajaron la cruz
 
2. Jesus fue sepultado en la tumba del fariseo Jose de Arimatea y sellado por una gran roca
 
3.- El domingo temprano un grupo de mujeres encontro la tumba abierta y vacia y quienes custodiaban la tumba no sabian que habia ocurrido
 
4. Las apariciones post mortem de Jesus a sus discipulos y a mas de 500 personas
 
5- Cuando Jesus murio, sus discipulos huyeron, pero de la noche a la mañana, estaban ardiendo de fe y predicaron que Jesus habia resucitado, pese al riesgo que se exponian y prefirieron morir a negar que lo habian visto resucitado
 
Para Craig, la resurrección de Jesus, aunque fantastica, es lo que mas explica la tumba vacia. Pero yo ayer estuve investigando y lei que Jesus pudo haber sobrevivido a la crucificción, de hecho, para morir en la cruz, debian pasar horas incluso dias, Jesus estuvo solo un par de horas crucificado, y que cuando lo bajaron su cuerpo fue llevado a un lugar seguro donde se aseguraron que mejorara de sus heridas, una vez recuperado, Jesus se aparecio a sus discipulos, que creyeron que habia resucitado, y que despues, Jesus realizo una huida de Israel haciendo creer a sus seguidores que Dios lo habia resucitado y llego hasta la India, donde tuvo hijos y murio, de hecho, hay una tumba en la localidad de Cachemira con su nombre.
 
Respuesta:
 
He escrito sobre esto en la “Guía para entender el Nuevo Testamento”, cap. X, “Las primeras reinterpretaciones de Jesús” (Edit. Trotta, 6ª edic. 2016). No voy a repetirme. Pero en líneas generales, todas las representaciones emocionales y psíquicas de fenómenos denominados como espirituales tienen una explicación psicológica. Lo que no es nada claro históricamente es lo de la tumba vacía, pues según Hechos de los apóstoles 13,29, Jesús fue enterrado en una tumba común, aunque Lucas lo denomina “monumento funerario”, griego mnemeion, que es sin duda un arreglo apologético.
 
Como explica muy bien, Javier Alonso López (en su libro sobre “La resurrección”, de 2017, Arzalia Ediciones. Véase mi comentario en mis Blogs o FBook “La resurrección. De hombre a Dios”  (938-939) (20 /22-11-2017), como no pudo encontrarse el cadáver de Jesús, este hecho dio pie a las apariciones y sobre todo a la creación del relato de la tumba vacía que es muy tardío. Al principio del todo se concebía la resurrección de Jesús como una exaltación de su alma al cielo de modo inmediato tras su muerte, y su sesión a la derecha del Padre. Solo más tarde se pensó que, de acuerdo con las Escrituras (véase Hch 2,23-33), su cuerpo fue resucitado casi de inmediato, peno del todo, dentro de los tres días, y que él fue el primogénito de los que iban a resucitar en masa en la denominada resurrección universal de justos y pecadores antes del Juicio Fina. La resurrección previa del cuerpo de Jesús fue, pues, una excepción. Y es un pensamiento posterior a su exaltación a los cielos.
 
Puede verse también a pripósito de la resurrección de Jesús mi libro “El Jesús que yo conozco”, de Editorial Adaliz, Sevilla, Pregunta nº 11, pp. 42 y siguientes.

 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
Http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
 
NOTA
 
Enlace de mi discusión con otros contertulios en TV2, programa Millenium, sobre “Jesús / Cristo”:
 
http://www.rtve.es/alacarta/videos/millennium/millennium-jesus-cristo/4540942/
Jueves, 29 de Marzo 2018
Igualdad sustancial de hombres y mujeres en la Iglesia. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (XII) (27-3-2018) (987)
Escribe Antonio Piñero

Pregunta:


He visto un documental sobre Jesús en una cadena islámica Córdoba Internacional , básicamente decían que los romanos no crucificaron a Jesús sino que Dios ascendió a Jesús a los cielos y puso en su lugar a un doble haciéndose pasar por Jesús. Mi pregunta es la siguiente ¿desde el punto de vista histórico, puede tener esta versión islámica de Jesús un trasfondo histórico cierto, es decir es posible históricamente hablando que los romanos apresaran a un familiar o discípulo de Jesús pensando que se trataba Jesús, y mientras tanto Jesús estuvo escondido por sus discípulos y después de la muerte del personaje que apresaron los romanos presentaran los discípulos al verdadero Jesús vivo proclamando que había resucitado? ¿De dónde proviene esta versión islámica de Jesús y que historicidad puede tener?
 
Respuesta:
 
De ningún modo tiene historicidad alguna, pues sin la muerte de Jesús (y los romanos no dejaban ni uno vivo…, o algún caso muy raro como cuenta Josefo), no se explica por qué nació el cristianismo que es una respuesta teológica a esta muerte. Es esa una versión que no nació en el islam, ni mucho menos, sino entre los autores de textos apócrifos de los siglos II y III, sobre todo gnósticos y autores de Hechos apócrifos como lo Hechos de Juan, quienes no podían admitir que el Salvador hubiera padecido de verdad. Por esos sostuvieron que su cuerpo fue mera apariencia o que otro, por ejemplo, Simón de Cirene, fue crucificado en su lugar. El autor del Corán, Mahoma básicamente, paro no del Corán tal como está ahora, leyó estas obras apócrifos y le pareció que su doctrina era razonable, y la asumió.
 
Repito: no le otorgue credibilidad alguna.
 
 
Pregunta:


 
El tema del celibato me parece más fácil de resolver porque Pablo, aunque recomienda que el mejor estado es la soltería (como él y Jesús), considera que el matrimonio es un mal menor y esto se podría aplicar también a los sacerdotes, es decir que decidan libremente. Respecto al tema de las mujeres me parece más difícil por la misoginia de Pablo, porque aunque la autoría corresponde en realidad a sus discípulos aparece en las cartas a su nombre y pertenece al canon neotestamentario y al dogma. Me gustaría saber su opinión respecto a esto que le comento.


 
Respuesta:


Estoy de acuerdo con Usted. Pero aun así, podría arreglarse si la Iglesia quisiera. Ciertamente, el feminismo radica en el principio de que hombre y mujer son absolutamente iguales en derechos y deberes en todo. Y que las diferencias fascias, no son ni mejores ni peores, sino disposiciones naturales para conseguir la perpetuación de la especie. Sin más.
 
Es cierto que Jesús y el cristianismo primitivo no hicieron –ni pudieron hacer, porque era prácticamente imposible en su ambiente social e histórico– ninguna declaración de este tipo, e incluso en el siglo XXI no se formula aún en muchas sociedades y religiones.
 
Pero la Iglesia tiene una base para empezar a plasmar esa declaración solemne de igualdad, porque ya desde Pablo de Tarso se hizo una declaración de igualdad espiritual / cristológica en Gálatas 3,27-29, en especial el  v. 28, la proclamación central:
 
“En efecto, todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo: ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, ya sois descendencia de Abraham, herederos según la Promesa”
 
A partir de aquí se puede construir una solemne proclamación de igual social y jurídica, etc…, si se quisiera y si hubiera voluntad política en la Iglesia.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
 
NOTA
El programa de ayer, lunes 26 de marzo 2018, en TV2, programa “Millenium” dirigido por Ramón Colom, sobre “Jesús y Cristo”, puede a partir del martes en RTVE.es  A la carta.
 
Toda la información del programa : http://www.rtve.es/television/millennium/
 
Saludos de nuevo
 
Martes, 27 de Marzo 2018
Las fantasías de Barbara Thiering. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (XI)  (986)
Escribe Antonio Piñero
 
Pregunta:

Hace unos años tenía una cassette de vídeo titulada Jerusalem, y en ella, a modo de documental hablaba una Dra. llamada Barbara Thiering sobre Jesús, sobre su método Pesher - creo que se llamaba así - y donde explicaba todo aquello que la imaginación humana ha llamado milagro dentro del entorno o en la vida de Jesus, ( resurrección, las bodas de Caná, etc.) ¿me podría - o mejor dicho nos podría - explicar algo sobre el tema?
 
Respuesta:

El método pesher no tiene en realidad nada que ver con la cuestión de milagros o temas y maravillas legendarias sobre la vida de Jesús, porque el pesher es estudiar un texto de la Escritura, por ejemplo de los profetas, y aplicarlo al presente de cada uno. Pero quizás se refiera a la cuestión de que muchos milagros legendarios atribuidos Jesús se deban a exégesis fantasiosas de otras maravillas que se cuentan en la Biblia y que se atribuyen a Jesús cambiadas un poco. Creo, pues, que respondiendo directamente me parece que aplicar el pesher para explicr todoa lo de Jesús es sumamente fantasioso.
 
Pero esta mujeres quizás más famosa por la aplicación del pesher a los textos del Mar Muerto (Qumrán). El libro de Barbara Thiering, (Jesus and the riddle of the Dead Sea Scrolls. Unlocking the secrets of his life story) (Jesús y el enigma de los rollos del Mar Muerto. Descubrimiento de los secretos de su vida), San Francisco 1992, me parece un imposible y  asombroso.
 
Thiering conocía bien los textos qumranitas, pero creo que adoptó un punto de vista totalmente inadecuado y “forzante”: entendió el contenido de todos los manuscritos como si fueran “pesharim”, es decir comentarios divinamente inspirados y crípticos de sus autores, quienes escribían sólo para iniciados. Estos autores eran cristianos y no hacían otra cosa que contar la historia de su secta cristiana por medio de un código críptico. Juan Bautista era en realidad el Maestro Justo; Jesús de Nazaret, su oponente, era el “Sacerdote Impío”, nombrado así en la secta, y también “El Hombre de la mentira” = “El Mentiroso”. Otros nombres son también cifrados: Abrahán era el rebino Hillel, Ananías era igual a Simón Mago; Juan Marcos (¿dónde sale en los Manuscritos?) representaba a todos los apóstoles; Jerusalén es una cifra por Qumrán; Mar de Galilea = Mar Muerto. Jesús (fundador de una de las dos “subsectas” que nacen del Maestro Justo; la otra fue dirigida por Juan Bautista) no murió en la cruz; su cuerpo inconsciente fue colocado en la Cueva 8; luego se despertó = “resucitó”, se casó con María Magdalena y vivió hasta la ancianidad oculto en Roma, donde dirigía a sus seguidores. Por ejemplo, hacer de Juan Bautista el Maestro de Justicia, como en la obra de B. Thiering es buscar conscientemente el sensacionalismo para, si fuera posible, forrar cumplidamente la bolsa en el mercado de los best‑sellers religiosos, o bien es una muestra de un pseudo­cientificismo increíble.
Por tanto, mi juicio es el libro de Thiering  es en extremo fantasioso y nada recomendable. No merece la pena conceder atención alguna a un libro cuyas tesis han sido ampliamente superadas, Dicho de otro modo: hay consenso en qu son falsas.
 
Pregunta:

¿A qué atribuiría Vd principalmente la rápida y e impresionante expansión del cristianismo hasta llegar al Edicto de Tesalónica?
 
Respuesta:
 
Se refiere Usted a los dos edictos del emperador Teodosio I el Grande en 380-381 por los que ordenó que el cristianismo fuera la única religión  lícita en el Imperio romano.
El éxito del cristianismo se debió a muchas causas, complejas y variadas según los diversos cristianismos. Además no fue tan rápida como se supone (por ejemplo en el siglo XIX los mormones crecieron a un ritmo similar, aproximadamente un 40% por década), y dependió de los diversos cristianismos que había en aquellos tiempos.
 
Ciertamente el núcleo fue: la interpretación paulina de Jesús era estupenda páralo paganos; eliminaba todas las barreras de un judaísmo imposible de tragar para las gentes normales; la oferta de salvación era fácil y magnífica; la doctrina del amor de Dios a los hombres era nueva y asombrosa; la ayuda y “seguridad social” entre los cristianos era también apetiecible y asombrosa; la protección a las mujeres entre los cristianos era estupenda, etc.
 
Le recomiendo un libro muy breve y muy bueno de Rodney Stark, “La expansión del cristianismo”, Edit. Trotta, Madrid 2011.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html

Me lo han vuelto a preguntar: este libro no se vende en Amazon y solo bajo pedido en librerías. Se vende normalmente por pedido electrónico a esta dirección que acabo de transcribir Pero el sistema de ventas es igual al de Amazon: se lo envían a casa a toda velocidad (dos días) por mensajería (creo que es “Envialia”) y ese envío va incluido en el precio, que creo son 16,50 euros.
 
DOS AVISOS MÁS
 
1. Mañana, Lunes santo, 26 de marzo 2018 en TV2, por la noche, después de la película, hay un programa de debate, “Millenium”, que dirige Ramón Colom, sobre el tema “Jesús /  Cristo celestial”, en el que intervengo. Hubo cierta disparidad de opiniones y a mí me pareció que quedó bastante bien.
2. He aquí el enlace a una entrevista que me hizo Giovanni. R. Tortosa sobre la pasión de Jesús:
 
 Antonio Piñero, "la pasión de Jesús pudo durar meses":
http://ciezaenlared.com/index.php/entrevistas/6-entrevistas/antonio-pinero-la-pasion-de-jesus-pudo-durar-meses
 
Saludos de nuevo.
Domingo, 25 de Marzo 2018
R. Carrier y la historicidad de Jesús de Nazaret Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (X) (22-3-2018) (985)
 Escribe Antonio Piñero
 
Foto: Richard Carrier, el último historiador (que yo sepa) que ha negado la existencia de Jesús de Nazaret (On The Historicity Of Jesus. Why We Might Have Reason For Doubt (“Sobre la historiciad de Jesús. Por qué podríamos tener razones para dudar de ella”: Sheffield Phoenix Press, Sheffield 2014)
 
Pregunta:
 
Me gustaría realizarle una pregunta:
 
¿Cuáles son las incoherencias más importantes entre los evangelios cuando narran hechos que deberían ser los mismos? Cuando hablo de este tema con mis conocidos, ellos claman que es debido a errores de traducción, pero si estas incoherencias se dieran sólo en aspectos claves, entonces este argumento no tendría sentido.
 
Respuesta:
 
No son errores de traducción. Las incoherencias se deben sobre todo a dos motivos: utilizan tradiciones distintas y se corrigen (los posteriores a los anteriores) afirmando implícitamente que su versión es la mejor. Por favor, si le es posible, consulte mi libro "Guía para entender el Nuevo Testamento", Edit. Trotta, Madrid 6ª edición. 2016.  En la pp. 155-165, bajo el epígrafe “¿Podemos fiarnos de los Evangelios? puede encontrase un notable número de ejemplos de incoherencias y contradicciones. Son demasiadas páginas para resumirlas aquí. Además el libro, "Guía para entender el Nuevo Testamento" es facilísimamente accesible y hay versión electrónica en la Editorial misma (Página Web). Sí puedo adelantarle que una lectura atenta de los Evangelios descubre divergencias y contradicciones notables entre ellos, que dejan al lector, a veces, totalmente atónito. Los ejemplos más notables afectan a momentos esenciales de la vida de Jesús: su nacimiento e infancia, pasión y resurrección. Consulte el libro, por favor, si le es posible.
 
Pregunta:
 
¿Cómo puede hoy afirmarse racionalmente que Jesús existió de verdad? ¿Cuál es el argumento principal?
 
Casi estoy saturado de que me hagan esta pregunta una y mil veces. Escribí ya sobre la existencia de Jesús en repetidos lugares. Pero una y otra vez me vuelven a preguntar por lo más sustancial. Respondo con una de las cuestiones tratadas en mi libro Ciudadano Jesús y en “El Jesús que yo conozco”, Madrid:
 
Cuestión previa: distinga Usted bien entre Jesús de Nazaret, un rabino del siglo, como cualquier otro, y Jesucristo, una mezcla de Jesús y del Cristo celestial que es mera teología. Yo solo halo del primero.
 
Hay dos argumentos principales que son simples y contundentes:
 
1. Es más racional y sencillo históricamente explicar la existencia del cristianismo con todas sus consecuencias admitiendo que hubo de existir el personaje al que se invoca como fundador del movimiento cristiano, que lo contrario. En efecto, sostener que Jesús fue un puro mito literario y a la vez que ese mito fue el creador, el impulso o el iniciador de un movimiento de tal envergadura como el cristiano es un rompecabezas para un historiador de la Antigüedad al que le resulta casi imposible explicar con verosimilitud histórica este proceso.
 
2. Y el segundo argumento, poco o nada esgrimido por los investigadores, es que loes Evangelios, cuyo texto escrito bien formado puede rastrearse ya hacia el 130, y que están sacralizados, es decir, que forman parte del canon, o lista, de Escrituras sagradas cristianas hacia el 170, son infalsificables.
 
O dicho de otro modo: no pueden concebirse los evangelios como el producto de una mera falsificación de varias manos diferentes. El estudioso de los evangelios que preste la debida atención a las incoherencias y contradicciones, numerosísimas, de los Evangelios se confirmaría en la idea de que los escritos evangélicos no son una falsificación: es imposible pensar en un laboratorio, o gabinete de “mitistas” (quienes creen que la figura de Jesús es un puo mito literario), dispuesto a construir como mera realidad literaria un personaje como Jesús tal como aparece en los estratos diversísimos de los evangelios y otros escritores casi contemporáneos. Y si los evangelios no son falsificables, parece claro que solo se sustentan como obra si se piensa que existió un Jesús de Nazaret real, del que se contaron muchas historias y del que se repitieron muchos dichos, que fue luego reinterpretado por diversas gentes, y luego repensado de tal modo que resultó divinizado, convirtiéndose entonces en Jesucristo.
La obra de R. Carrier, cuya foto encabeza esta postal ha sido para mí una gran decepción: un prometedor inicio metodológico, pero que queda en nada, porque su tratamiento delos textos es elemental , poco cuidadoso, poco filológico-histórico en suma.
Saludos cordiales de Antonio Piñero 
 
http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
Jueves, 22 de Marzo 2018
Diferencias entre “Ciudadano Jesús y “El Jesús que yo conozco”. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (IX) (984)
Escribe Antonio Piñero
 
A modo de introducción a una pregunta de varias personas:
 
Me han preguntado tres personas vía correo electrónico casi la misma cosa aunque con distintas palabras: “Por qué ha publicado Usted “El Jesús que yo conozco” si antes había lanzado “Ciudadano Jesús”? ¿Está Usted mareando la perdiz? Son casi la misma cosa los dos libros?
 
Respondo:
 
No lo son, y lo explico. El primero “Ciudadano Jesús”, que va por la tercera edición, es una obra de preguntas (y respuestas) reales, de mucha gente, que me las han formulado a lo largo de mucho tiempo, al final de clases, conferencias o seminarios sobre la vida estricta de Jesús de Nazaret.  Es un libro relativamente sencillo, que solo aclara lo sustancial que puede uno demandarse a sí mismo cuando piensa sobre Jesús. Supongo que a mucha gente le bastará el tipo de respuesta más bien breve, e insisto son preguntas variadas y reales de variadas personas.
 
Por el contrario, “el Jesús que yo conozco” es una entrevista de un académico mexicano, de Guadalajara, del estado de Jalisco –donde se celebra anualmente la prestigiadísima Feria Mundial del Libro en español– y que además es el director de una editorial en México, de nombre “Deméter”. Este académico es profesor de filosofía en concreto y me hizo, también vía correo electrónico, una entrevista personal durante dos años y medio. En ella hace a veces preguntas difíciles (no de entender, sino de contestar). Y no toca solo el tema de Jesús de Nazaret, sino también de diversas perspectivas sobre él y de otras cuestiones relacionadas con el cristianismo primitivo o con el judaísmo del entorno de Jesús. Las respuestas son a menudo más largas, más personales, con más matices y una cierta profundidad. Además, tiene al final del libro una serie de preguntas acerca de la génesis de mi pensamiento y cuestiones de temas más personales que retratan la personalidad del entrevistado.
 
Por tanto, son libros complementarios. El que lea el segundo, habiendo pasado por el primero no se aburrirá, espero, porque la exposición es diferente y totalmente complementaria
 
No sé si he aclarado suficientemente lo que me preguntaban estas tres personas y que yo hago extensivo a todos. Y si no es así, responderé a las cuestiones que se susciten sobre este par de libros.

¡Ah! Y también me han preguntado varias veces: ¿cómo se consiguen estos libros? Respondo: lo usual es pedirlos a la editorial misma, Adaliz, de Sevilla (basta con teclear el título del libro en Google; o bien copiar y pegar la dirección electrónica que concluye esta postal) , quien envía de inmediato el libro por una agencia; y en el precio, que es súper razonable, va incluido el envío a casa. No he sabido responder si se consigue por Amazon. Me imagino que no. Pero sí sé que algunas librerías piden el libro y lo venden de un modo normal. Y ya no sé más.
 
Pregunta:
 
¿Qué fuentes antiguas, fuera de los evangelios, tenemos para conocer a Jesús? Y ¿cuál es su valor?
 
Prácticamente ninguna, o las que hay son muy discutidas. Prueban más la existencia del cristianismo que la de Jesús mismo. Las dos realmente importantes son:
 
A) Tácito, Anales 15,44,3 (hacia el 115 d.C.) que afirma:
 
“Para cortar los rumores (de que él había incendiado Roma), Nerón señaló como culpables, y castigó con la mayor crueldad, a una clase de hombres aborrecidos por sus vicios a los que la turba llamaba cristianos. [[Cristo, de quien tal nombre trae su origen, había sufrido la pena de muerte durante el reinado de Tiberio, por sentencia del procurador Poncio Pilato]], y la perniciosa superstición fue contenida durante algún tiempo, pero volvió a brotar de nuevo, no sólo en Judea, patria de aquel mal, sino en la misma capital (Roma), donde todo lo horrible y vergonzoso que hay en el mundo se junta y está de moda”.
 
Personalmente pienso que las frases marcadas con paréntesis cuadrados son una glosa o añadido, porque interrumpen el flujo del discurso de lo que escribe Tácito. Si se eliminan, fluye mejor el texto del historiador
 
B) Flavio Josefo, Antigüedades de los judíos 20,20, menciona el asesinato de Santiago, “hermano de Jesús llamado Cristo”.
 
En Antigüedades de los judíos 18,63, se halla el llamado “Testimonium Flavianum” sobre la existencia y valoración de la persona de Jesús. Eliminando las interpolaciones de los escribas cristianos, Josefo afirmaría:
 
“Por este tiempo (el de Poncio Pilato: 26-36 d.C.) vivió Jesús, un hombre sabio; realizó hechos sorprendentes Atrajo a su causa a muchos judíos y griegos. Pilato, después de haber oído que la acusación de los hombres de más elevada posición entre nosotros, lo condenó a ser crucificado. La secta de los cristianos, así llamados después de él, no ha desaparecido hasta hoy”.
 
Creo que es razonable admitir este testimonio, sobre todo
 
a) porque ni siquiera es neutro el análisis delas palabras griegas que emplea Flavio Josefo –las mismas que cuando habla de insurrectos– lleva a pensar que está dibujando a un sedicioso a los ojos del Imperio
 
b) porque la mención de Jesús está incluida en una lista de personajes nefastos para Israel, ya que con su predicación del reino de Dios afianzaba la temperatura extremada del sentimiento apocalíptico y de la intervención final divina para liberar a Israel, de modo que Jesús contribuyó decisivamente a fomentar el espíritu que llevó a la catastrófica guerra contra Roma del 66-70.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
 
Martes, 20 de Marzo 2018
¿Son auténticas las Epístolas pastorales? Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (VIII) (983)
Escribe Antonio Piñero
 
Foto: El presunto Pablo de Tarso en una miniatura antigua
 
Pregunta:
 
En las Epístolas Pastorales, el autor también se identifica como Pablo. ¿Cuál es la diferencia entonces?
 
Respuesta:


Teología absolutamente diferente; estilo diferente; atmósfera espiritual diferente; uso de las mismas palabras con significado diferente, por ejemplo, “iglesia”.
 
Esto lleva al siguiente razonamiento:
 
La pseudoepigrafía del Nuevo Testamento es distinta al anonimato, pues consiste en la explícita atribución de un escrito a un autor distinto del real. Es de dos clases: pseudonimia y falsificación estricta o mixtificación literaria. La pseudonimia ocurre cuando el autor real se esconde bajo un nombre ficticio, inexistente, o cuando la autoría se atribuye a un autor irreal o mítico: Hermes Trismégistos, Henoc, Adán... En este caso puede excluirse, aunque no siempre, la intención de defraudar. La falsificación o mixtificación se produce, por el contrario, cuando el autor real es distinto del suplantado, y además es una persona también real, viva o muerta, bien conocida.
 
La intención de defraudar se deduce del hecho de que el suplantador se presenta explícitamente como el suplantado. Entonces, el autor real, el suplantador, debe denominarse falsificador literario o falsario, y el contenido de la falsificación es susceptible de enjuiciamiento. Cuando el juicio es negativo, la obra recibe las denominaciones de falacia o impostura. En ausencia de juicio negativo, la obra puede ser denominada ficción, fábula, leyenda, pero no se excluye que su contenido pueda ser auténtico (seis Cartas de Platón son tenidas por falsificaciones, pero su contenido se considera históricamente atendible).
 
Los escritos del Nuevo Testamento que suplantan las figuras de Pablo (entre ellas las Epístolas Pastorales, objeto de la pregunta), de Juan, de Pedro, de Santiago/Jacobo y de Judas caen ciertamente bajo el epígrafe de la falsificación. De entre los 27 escritos del Nuevo Testamento solo se exceptúan los Evangelios y los Hechos de Apóstoles, que fueron publicados anónimamente, las siete cartas auténticas de Pablo y el Apocalipsis, que va firmado aunque no sepamos casi nada del autor. Ahora bien, su contenido excluye el juicio negativo, por lo cual no es adecuado calificarlos globalmente de supercherías o de patrañas. La deshonestidad literaria no les afecta por este capítulo, ya que de hecho no hay suplantación de personas, como ocurre en otras obras del Nuevo Testamento, e insisto que aquí es donde deben encuadrarse las Pastorales.
 
Pregunta:
 
Hola Antonio, una pregunta, que hay de cierto o de falso sobre la supuesta consanguinidad de Jesus y Juan el Bautista?? Es decir, eran hermanos como muchos afirman?? Gracias.
 
Respuesta:
 
El Evangelio de Lucas dice que Isabel y María eran “parientes” (griego syggeneis) pero nada más. Todos lo que pase de ahí es fabulación. Incluso hay muchos intérpretes que creen que esta noticia de Lucas es tradicional y también falsa.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
 
Domingo, 18 de Marzo 2018
“Cultos mistéricos y cristianismo” Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (VII) (982)
Escribe Antonio Piñero
 
 
Foto: Muy famosa escena de culto mistérico
 
Pregunta:


¿Los cultos mistéricos, entre ellos el orfismo que tiene similitud al cristianismo, fueron expresiones religiosas anteriores y muy parecidas al suceso de Jesús y por ende al cristianismo?
Respuesta:

Sin duda alguna. Los de misterios de Eleusis, los mejor conocidos, y los cultos órficos son al menos de los siglos VII y VI a.C, muy anteriores por tanto. Pablo, que busca entre los paganos adeptos a los misterios gente convertible al mesías salvador universal que él anunciaba, sabía muy bien qué tipo de religiosidad tenían. Por eso su oferta religiosa consiste en afirmar que lo que ofrecen los misterios lo da Jesús mucho mejor, e incluso más fácil y barato.
Esto lo he explicado en varios libros. Si le es posible consulte mi “Guía para entender el Nuevo Testamento” (Madrid, Trotta, 2011), que tiene versión electrónica y que va por sexta edición.


Y como libro específico, Jaime Alvar, “Cristianismo primitivo y religiones mistéricas” - Madrid: Cátedra , 1995.
Pregunta:


 
Las parábolas y sus orígenes. Algunos dicen que Jesús dependió del judaísmo, otros del AT, y otros como Joachim Jeremías, dicen que son algo nuevo y único en Jesús. Me gustaría saber su opinión.
 

Respuesta:
 
Todas las parábolas son ejemplos de la vida cotidiana judía. A la vez que original de Jesús son de material tradicional. La prueba es la cantidad de parábolas similares que hay en el judaísmo, aunque la que se conservan son posteriores cronológicamente,
Acaba de salir un libro de John P. Meier, el tomo V de su  obra “Un judío marginal” (Verbo Divino, Estella) que le ilustrara muchísimo sobre su carácter, originalidad y sobre todo su autenticidad. He comentado largamente este libro aquí. Consulte los siguientes índices electrónicos
 
http://mynorte.com/cristoria   http://mynorte.com/cristoria/pyr.html
La opinión de J. Jeremias es apologética, interesada y exagerada.
 
Pregunta
 
¿Es cierto que el primer testimonio externo, no de seguidores, sobre Jesús es de finales del siglo I y que es muy discutido?
 
Respuesta:
 
Sí lo es. Se trata del pasaje que del historiador judío Josefo que escribe en Roma, en torno al año 95, una obra, las Antigüedades de los judíos XVIII 64-68 (texto en Internet) , en los que habla de Jesús y que ya he transcrito  muchas veces.
 
El texto es discutido porque ha sido manipulado por los copistas cristianos. Aquí hemos transcrito lo que los estudiosos creen que salió de la pluma de Josefo. Pero el texto transmitido está sin duda manipulado. Afirma, en efecto, que Jesús era un hombre sabio, que era el mesías, que había resucitado y que era casi divino, cosas muy difíciles de suponer que procedan de un judío estricto. 


Sin embargo, si se eliminan las adiciones de los escribas cristianos, queda un texto muy breve,  en el que describe a Jesús dentro de una lista de personajes que hicieron mucho daño al pueblo judío con sus vidas y doctrinas (prometían el reino de Dios en contra de la soberanía de los romanos), y que aumentaron el odio de los judíos contra el Imperio y a la catastrófica guerra contra Roma del 66-70 d.C. 


No es verosímil que Flavio Josefo enumerase a una persona que no hubiese existido dentro de esta lista de hombres dañinos para el pueblo judío que lo abocaron a la guerra desvariando, según él, las esperanzas razonables de los judíos.
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
Jueves, 15 de Marzo 2018
“¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate” Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (VI) (981)
Escribe Antonio Piñero
 
 
Foto: Cubierta del libro “¿Existió Jesús realmente? El Jesús de la historia a debate”.
 
Pregunta:
 
Yo me incluyo entre aquellos quienes creen que la historicidad de Jesús es casi nula. Al menos tal como se lo retrata en los evangelios. Hace años leí un libro del francés Ambelain titulado "El hombre que creó a Jesucristo" y él plantea que el verdadero Jesus fué el zelote Jeshua hijo de Judas el Galileo.¿ Es posible que esa sea la verdad histórica?
 
Respuesta:
 
No es posible afirmar eso. Es pura fantasía. He tratado el tema repetidas veces. Por favor, consulte estos dos índices electrónicos: http://mynorte.com/cristoria    http://mynorte.com/cristoria/pyr.html
 
Y hasta que salga mi libro (en junio 2018 aproximadamente, en Trotta, Madrid) “Aproximación al Jesús histórico”, cuyo primer capítulo hace un resumen del estado actual , de la cuestión le ruego que consulte, por favor, si le es posible, mi obra (como editor y colaborador) "¿Existió Jesús realmente? “El Jesús de la historia a debate”. Editorial Raíces. Madrid 2011. Entre en la pág. web y vea si hay versión electrónica.

 
Pregunta:
 
¿Cuándo, por qué y por quien fueron elegidos cuatros evangelios como oficiales por las iglesias?


Respuesta:


Me han hecho esta misma pregunta muchas veces Es ésta una cuestión muy compleja y difícil de responder en dos palabras. Sobre todo porque la Iglesia antigua no ha dejado ningún documento expreso sobre este proceso. Es como si lo hubiera dado por supuesto, o bien hubiera querido ocultarlo. Pienso que más bien lo primero.


Y hay que tener en cuenta además que hemos conservado, al menos restos y títulos, de más de 80 evangelios. Probablemente se escribieron muchos más. Cada evangelio era como la bandera teológica que expresaba el sentir sobre Jesús de cada grupo importante de cristianos primitivos.
 
Consulte, de nuevo lo indico, los dos índices electrónicos, cuya dirección he transcrito arriba.
 
Vea por favor el libro “El Jesús que yo conozco”, súper accesible, de Editorial Adaliz, Sevilla en la dirección electrónica siguiente: wttp://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
 
Pregunta:


Le escribía con la intención de preguntarle acerca de la Nueva perspectiva de Pablo, si, primero, piensa si es una mejor forma de interpretar a Pablo; y , segundo, que piensa acerca de la frase "obras de la ley" que aparecen en Romanos, y Gálatas. Si se trata de una especie de esfuerzo moral para alcanzar la justificación, o solo señas de identidad que identifican al Pueblo de Dios.


Respuesta:


En mi libro "Guía para entender a Pablo. Una interpretación del pensamiento paulino", Trotta Madrid, 2015, me ocupo mucho de los New Radicals, o nuevos críticos radicales del pensamiento paulino auténtico, que supone una verdadera revolución interpretativa, y en muchas líneas creo que tienen razón. 

En cuanto a lo de las "obras":  Es todo aquello que --para los judíos, creyentes o no en el Mesías-- exige la Ley para mantenerse en la Alianza, por la tanto definen su identificación. Y para los gentiles conversos las “obras” son las exigencias de la Ley natural (Romanos 2) y todo lo que se desprende, también de exigencias, de la "Ley del Mesías" o Ley del amor = Gal 6,2.


Saludos cordiales de Antonio Piñero

wttp://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
Martes, 13 de Marzo 2018
Celso y su “Discurso verdadero”. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (V) (11-3-2018) (980)
Escribe Antonio Piñero
 
Foto: Propaganda moderna de la reconstrucción de Orígenes del discurso verdadero
 
Pregunta:
 
¿Qué criterios se emplearon para la selección de las obras que habrían de formar el canon del Nuevo Testamento?


Respuesta:

No lo sabemos estrictamente porque  ningún documento antiguo lo dice. Hay que leer entre líneas. Es probable que obraran tres criterios:

 
A. Que la obra elegida procediera directa o indirectamente de un Apóstol. Para eso era preciso previamente haber aceptar como apóstol a Pablo y haberlo puesto en pie de igualdad con Pedro.

 
B. Que la obra en cuestión cumpliera las normas generales de la suma de la doctrina cristiana del momento. Es decir, que estuviera de acuerdo, ampliamente, con “la regla de la fe” u “ortodoxia” de esos momentos.

 
C. Que la obra elegida se hubiera leído con asiduidad como lectura litúrgica, pública, los domingos en alguna, o algunas, de las igleias importantes.

 
Nota final: Insisto en o que dije en la comunicación anterior, porque hay gente que cree que este es el argumento verdadero: el que se considerara una obra inspirada no influyó nada, ya que había muchísimos inspirador por el Espíritu en la iglesia antigua. Si así fuera, habían entrado en el canon miles de oráculos de profetas primitivos inspirados.
 
Pero a la inversa sí es verdad: toda obra que entró en el canon por los motivos anteriormente expuestos era considerada inspirada por el Espíritu Santo.



Pregunta:

Sobre Celso y su “Discurso verdadero” (siglo II d.C.):
 
No hace falta profundizar mucho para ver cuales son sus intenciones con su panfleto y su opinión sobre un movimiento que él y otros como Plinio el Joven, ya (creo que sobre el 130 d.C. mas o menos)consideran una verdadera amenaza para la civilización. Pero hay dos cuestiones sobre su escrito que especialmente me producen curiosidad:
 
Hasta donde llego, creo que es el único escrito de la antigüedad y el único autor (corríjame si me equivoco) que se atreve a dar una descripción física de Jesús; cierto es que su animadversión hacia ese Cristianismo incipiente y el Judaísmo del que procede (que mete en el mismo saco)es clara y evidente y que lógicamente él no está condicionado por el miedo reverencial a la figura de un Jesús impuesto culturalmente por una Iglesia Oficial y poderosa, por eso su descripción es vaga y bastante despectiva "bajito, feo y no destacaba absolutamente en nada", en fin, lo menos parecido a un Dios o un Semidiós griego, eso a parte de su intolerable final.


Mi pregunta es ¿pudo este señor haberse documentado de alguna manera para hacer tal afirmación? está mejor posicionado que nosotros cronológicamente para poder indagar sobre tradiciones que podrían ser fiables sobre el Jesús histórico (130 d.C. no me parece demasiado tarde aún para ello si hace una investigación rigurosa).Lo digo porque no me parece una afirmación que uno se saque de la manga sin más para insultar gratuitamente sin tener al menos una mínima referencia y no necesariamente proveniente de las contraofensivas que lanza el Judaísmo que ya les ha declarado herejes sin remedio y por el cual siente casi la misma repulsión que por los cristianos. Es posible que pudieran ser incluso habladurías de un paganismo receloso y crítico con este movimiento pero me inquieta que en todo el Nuevo Testamento se guarde un silencio absoluto sobre el tema; Sé que son libros de fe, pero creo que si Jesús hubiera sido destacable físicamente no hubieran dudado los Evangelistas en recoger esa tradición (a tener en cuenta, la influencia cultural griega que en mayor o menor medida impregna a los Evangelios y especialmente a Juan).
 
La otra cuestión es cómo despacha de un plumazo y se lleva por delante nada menos que los cinco libros de Moisés diciendo algo así como que éstos eran egipcios que en un momento determinado no estuvieron contentos con la situación política del país y decidieron marcharse a una tierra próspera de la que habían oído hablar...lo cual explicaría que este sea un hecho perdido en el tiempo con importancia nula para la Historia de Egipto. Mi pregunta es si la Historia Oficial ha profundizado sobre esta hipótesis o ante la falta de pruebas documentales o arqueológicas guarda un prudente silencio... (dejando a un lado los documentalitos de James Cameron)...y vuelvo a lo mismo...esta persona tiene en este momento unas fuentes de información que ya las quisiéramos nosotros 1900 años más tarde con toda nuestra tecnología.
 
Bueno profesor, siento no tener una base mas sólida para debatir a un nivel superior pero dentro de mi modestia (espero no estar preguntando tonterías)....tengo muchas mas dudas que si usted me lo permite le iré haciendo llegar...por ejemplo sobre las profecías mesiánicas especialmente de Isaías y su "forzada" aplicación a Jesús.

Ah, quisiera preguntarle si existe alguna obra que recopile toda la literatura apócrifa Vetero-testamentaria un poco al estilo de como hizo usted con su obra "Todos los Evangelios" con el cual, por cierto, tengo que hacerme y leerlo detenidamente...necesito saber, saber, saber
 
Respuesta:
 
1. Celso escribe más tarde que el 130, quizás hacia el 170. Su descripción de Jesús es fantasiosa y negativa de modo voluntario.
 
2. Despacha de un plumazo afirmando con la apologética antijudía de la época que Moisés es un falsario y que copió todo de los egipcios. Y no hacía falta aportar más pruebas. Los judíos hacían al revés: los griegos lo habían copiado todo de Moisés, puesto que este era más antiguo
 
3. Naturalmente que existe y la estoy citando continuamente en mi Blog ("El Blog de Antonio Piñero" o bien "Cristianismo e Historia"), pero no en un solo volumen, sino por ahora en seis: es la edición de A. Díez Macho Y a partir de la 2ª edición del III vol. y del VI, edición mía también, Apócrifos del Antiguo Testamento, Ediciones Cristiandad, Madrid 1984 en adelante. Vea por favor la página web de esa Editorial.


Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
Domingo, 11 de Marzo 2018
Inspiración divina y canon de las Escrituras. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (IV) (979)
Inspiración divina y canon de las Escrituras. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (IV) (979)

Escribe Antonio Piñero

Foto: Mateo evangelista.
 
Pregunta:
 
¿Tuvo alguna importancia el criterio de la “inspiración divina” de un escrito para entrar formar parte del canon, o lista, de libros sagrados de los cristianos?
 
Respuesta:
No estrictamente, aunque haber sido un texto inspirado por el Espíritu era una condición o prerrequisito previo. No todo lo inspirado entraba en la lista…, pero no entraba nada en ella si no se consideraba inspirado.


¿Por qué no sirvió estrictamente la inspiración como criterio de selección? Porque en aquellos tiempos de la Iglesia muchísimos cristianos se consideraban inspirados. Si se hubiera admitido un escrito en el canon por ese motivo, el Nuevo Testamento de hoy tendría cientos o miles de libros.



Pregunta:
 
¿Fueron los cuatro evangelios compuestos por Mateo, Marco, Lucas y Juan?
 
Respuesta:
 
Ciertamente no. No son los evangelios obras de autores que vieron lo sucedido con Jesús, sino de personas de la segunda generación, que escribieron teniendo ante sus ojos y oídos no sólo la tradición oral, sino también colecciones previas, ya pasadas a textos, de acciones y palabras de Jesús. Un testigo visual de los hechos no escribe fiándose de textos compuestos por otros.


Por tanto, los autores de los evangelios son anónimos. Desde la mitad del siglo II, la Iglesia fue aceptando tradiciones tardías que hacían a dos apóstoles de Jesús autores de dos evangelios (Mateo y Juan) y a otros dos, discípulos de apóstoles (Lucas, de Pablo, y Marcos, de Pedro).

Pero esta tradición o es en absoluto fiable históricamente, Detrás de estos nombres no hay nada prácticamente.

 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
Jueves, 8 de Marzo 2018
1 2 3 4 5 » ... 237


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.








RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile