Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
Celso y su “Discurso verdadero”. Preguntas y respuestas “rescatadas del olvido” (V) (11-3-2018) (980)
Escribe Antonio Piñero
 
Foto: Propaganda moderna de la reconstrucción de Orígenes del discurso verdadero
 
Pregunta:
 
¿Qué criterios se emplearon para la selección de las obras que habrían de formar el canon del Nuevo Testamento?


Respuesta:

No lo sabemos estrictamente porque  ningún documento antiguo lo dice. Hay que leer entre líneas. Es probable que obraran tres criterios:

 
A. Que la obra elegida procediera directa o indirectamente de un Apóstol. Para eso era preciso previamente haber aceptar como apóstol a Pablo y haberlo puesto en pie de igualdad con Pedro.

 
B. Que la obra en cuestión cumpliera las normas generales de la suma de la doctrina cristiana del momento. Es decir, que estuviera de acuerdo, ampliamente, con “la regla de la fe” u “ortodoxia” de esos momentos.

 
C. Que la obra elegida se hubiera leído con asiduidad como lectura litúrgica, pública, los domingos en alguna, o algunas, de las igleias importantes.

 
Nota final: Insisto en o que dije en la comunicación anterior, porque hay gente que cree que este es el argumento verdadero: el que se considerara una obra inspirada no influyó nada, ya que había muchísimos inspirador por el Espíritu en la iglesia antigua. Si así fuera, habían entrado en el canon miles de oráculos de profetas primitivos inspirados.
 
Pero a la inversa sí es verdad: toda obra que entró en el canon por los motivos anteriormente expuestos era considerada inspirada por el Espíritu Santo.



Pregunta:

Sobre Celso y su “Discurso verdadero” (siglo II d.C.):
 
No hace falta profundizar mucho para ver cuales son sus intenciones con su panfleto y su opinión sobre un movimiento que él y otros como Plinio el Joven, ya (creo que sobre el 130 d.C. mas o menos)consideran una verdadera amenaza para la civilización. Pero hay dos cuestiones sobre su escrito que especialmente me producen curiosidad:
 
Hasta donde llego, creo que es el único escrito de la antigüedad y el único autor (corríjame si me equivoco) que se atreve a dar una descripción física de Jesús; cierto es que su animadversión hacia ese Cristianismo incipiente y el Judaísmo del que procede (que mete en el mismo saco)es clara y evidente y que lógicamente él no está condicionado por el miedo reverencial a la figura de un Jesús impuesto culturalmente por una Iglesia Oficial y poderosa, por eso su descripción es vaga y bastante despectiva "bajito, feo y no destacaba absolutamente en nada", en fin, lo menos parecido a un Dios o un Semidiós griego, eso a parte de su intolerable final.


Mi pregunta es ¿pudo este señor haberse documentado de alguna manera para hacer tal afirmación? está mejor posicionado que nosotros cronológicamente para poder indagar sobre tradiciones que podrían ser fiables sobre el Jesús histórico (130 d.C. no me parece demasiado tarde aún para ello si hace una investigación rigurosa).Lo digo porque no me parece una afirmación que uno se saque de la manga sin más para insultar gratuitamente sin tener al menos una mínima referencia y no necesariamente proveniente de las contraofensivas que lanza el Judaísmo que ya les ha declarado herejes sin remedio y por el cual siente casi la misma repulsión que por los cristianos. Es posible que pudieran ser incluso habladurías de un paganismo receloso y crítico con este movimiento pero me inquieta que en todo el Nuevo Testamento se guarde un silencio absoluto sobre el tema; Sé que son libros de fe, pero creo que si Jesús hubiera sido destacable físicamente no hubieran dudado los Evangelistas en recoger esa tradición (a tener en cuenta, la influencia cultural griega que en mayor o menor medida impregna a los Evangelios y especialmente a Juan).
 
La otra cuestión es cómo despacha de un plumazo y se lleva por delante nada menos que los cinco libros de Moisés diciendo algo así como que éstos eran egipcios que en un momento determinado no estuvieron contentos con la situación política del país y decidieron marcharse a una tierra próspera de la que habían oído hablar...lo cual explicaría que este sea un hecho perdido en el tiempo con importancia nula para la Historia de Egipto. Mi pregunta es si la Historia Oficial ha profundizado sobre esta hipótesis o ante la falta de pruebas documentales o arqueológicas guarda un prudente silencio... (dejando a un lado los documentalitos de James Cameron)...y vuelvo a lo mismo...esta persona tiene en este momento unas fuentes de información que ya las quisiéramos nosotros 1900 años más tarde con toda nuestra tecnología.
 
Bueno profesor, siento no tener una base mas sólida para debatir a un nivel superior pero dentro de mi modestia (espero no estar preguntando tonterías)....tengo muchas mas dudas que si usted me lo permite le iré haciendo llegar...por ejemplo sobre las profecías mesiánicas especialmente de Isaías y su "forzada" aplicación a Jesús.

Ah, quisiera preguntarle si existe alguna obra que recopile toda la literatura apócrifa Vetero-testamentaria un poco al estilo de como hizo usted con su obra "Todos los Evangelios" con el cual, por cierto, tengo que hacerme y leerlo detenidamente...necesito saber, saber, saber
 
Respuesta:
 
1. Celso escribe más tarde que el 130, quizás hacia el 170. Su descripción de Jesús es fantasiosa y negativa de modo voluntario.
 
2. Despacha de un plumazo afirmando con la apologética antijudía de la época que Moisés es un falsario y que copió todo de los egipcios. Y no hacía falta aportar más pruebas. Los judíos hacían al revés: los griegos lo habían copiado todo de Moisés, puesto que este era más antiguo
 
3. Naturalmente que existe y la estoy citando continuamente en mi Blog ("El Blog de Antonio Piñero" o bien "Cristianismo e Historia"), pero no en un solo volumen, sino por ahora en seis: es la edición de A. Díez Macho Y a partir de la 2ª edición del III vol. y del VI, edición mía también, Apócrifos del Antiguo Testamento, Ediciones Cristiandad, Madrid 1984 en adelante. Vea por favor la página web de esa Editorial.


Saludos cordiales de Antonio Piñero

http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html


Domingo, 11 de Marzo 2018

Nuevo comentario:



Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile