Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
Hoy escriben Miguel Font y Antonio Piñero


Aprovecho un artículo de mi amigo, columnista en el periódico “Atlántico”, Miguel Font quien se ha ocupado de resumir la clasificación de los ángeles que regirán nuestras vidas en 2015, y os transmito sus indagaciones con algunos suplementos por mi parte


La clasificación de los ángeles admitida hoy, fue estudiada y establecida por un teólogo y místico bizantino en el siglo V, conocido como Pseudo Dionisio Areopagita (La jerarquía celeste) considerada hasta hoy. Tras sesudos estudios bíblicos sobre el particular, el bueno de Areopagita llega a la conclusión siguiente:


Existen tres jerarquías, esferas o tríadas de ángeles, cada una de las cuales alberga tres órdenes o coros. Ocupando el lugar prominente de la escala, en la primera jerarquía, se encuentran los serafines, querubines y tronos. En la segunda las dominaciones, virtudes y potestades, mientras que en la jerarquía más baja encontramos a los principados, arcángeles y ángeles.


En la primera de las jerarquías nos encontramos a los “consejeros” divinos, siendo los Serafines los de mayor nivel, encargados del trono de Dios y de cantarle continuamente sus alabanzas, encargados además de regular el movimiento de los cielos. Disponen de tres pares de alas. Le siguen en jerarquía los Querubines, guardianes de la luz y las estrellas. Disponen de dos pares de alas. Finalmente de entre los de mayor rango los Tronos, quienes solo disponen de dos alas, pero circulares e iluminadas con los colores del arco iris. Están relacionados con las acciones de los hombres, llevando un registro de esas acciones –denominadas por los judíos las “tablas celestiales” y siendo a la vez los constructores del orden universal. Su deber es el cargar el trono de Dios por el paraíso.


Ya en la segunda jerarquía nos encontramos con los Dominaciones, cuya misión es la de regular los deberes de los ángeles inferiores, responsables de que el universo se mantenga en orden. Le siguen los Virtudes, cuyo deber es supervisar a los grupos de personas para comprobar qué actos de valor meritorio (“virtutes” en latín; también “prodigios” /milagros). Finalmente están los Potestades, encargados de salvaguardar la conciencia y la historia, siendo, a su vez, los encargados de la muerte y el nacimiento, así como de la distribución de poderes entre los humanos.

Finalmente encabezan la tercera jerarquía los Principados, guardianes de las naciones y los países. Supervisan la política, los temas militares y el comercio. En un escalón inferior nos encontramos a los Arcángeles, quienes atienden a los esfuerzos humanos, siendo líderes administrativos de los seres celestiales, contando entre los más conocidos con Miguel, encargado de entrenar a las tropas celestiales, vencedor del maligno, el ex querubín Lucifer (jamás se llamó así hasta el siglo IV d.C. por la exégesis conjunto de dos pasajes bíblicos; véase Isaías 14, 12-15: “12 ¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! (=  ¡Lucifer!) ¡Has sido abatido a tierra, dominador de naciones! 13 Tú que habías dicho en tu corazón: «Al cielo voy a subir, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión, en el extremo norte. 14 Subiré a las alturas del nublado, me asemejaré al Altísimo. 15 ¡Ya!: al seol has sido precipitado, a lo más hondo del pozo.»” (referido al orgullo del emperador asirio y contrástese con la visión de Jesús de Lucas 10,18: “Y El les dijo (a los setenta y dos discípulos retornados de la misión a todo Israel : “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”, conocido más comúnmente como Satán /Satanás. Rafael, otro de los conocidos, es el encargado de las sanaciones/curaciones de los humanos, mientras Gabriel, también un jefe militar = “El fuerte de Dios”, es el mensajero divino, tanto para judíos como para cristianos y musulmanes, pues le dijo a Abrahán, aquello de “Detente Abrahán non mates a tu hijo ()”, a María lo de la maternidad sin espermatozoide humano, y finalmente le dictó el Corán a Mahoma.


Ya en el último escalón de la jerarquía, están con los ángeles a secas, los más conocidos (la clase normal de tropa angélica), los directamente relacionados con los hombres, a quienes se asigna uno por cabeza, el ángel de la guarda, que cuidan también de las naciones en especial de Israel. Algunos de ellos están tan cerca de los hombres que en otros tiempos, como dice el Génesis a quienes denomina “hijos de Dios” (restos de dioses secundarios del panteón cananeo degradados a ángeles por los hebreos):

Cuando la humanidad comenzó a multiplicarse sobre la haz de la tierra y les nacieron hijas, 2
vieron los hijos de Dios que las hijas de los hombres les venían bien, y tomaron por mujeres a las que preferían de entre todas ellas 4 Los nefilim (= los gigantes, ángeles “caídos” –naphal en hebreo-- existían en la tierra por aquel entonces, cuando los hijos de Dios se unían a las hijas de los hombres y ellas les daban hijos, los gigantes: estos fueron los héroes de la antigüedad, hombres famosos.


Como ven muy interesante.


Saludos de Miguel Font y Antonio Piñero

Jueves, 1 de Enero 2015


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile