Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero

Notas

Hoy escribe Fernando Bermejo

El breve examen de Lucas y Plutarco nos permite extraer algunas conclusiones. Por una parte, como hemos visto, ambos usan los términos “pneuma” (espíritu) y “dýnamis” (poder), y ambos funcionan de modo similar: en los dos autores, son modos físicamente indeterminados de referirse a una acción divina. Pero es precisamente esta indeterminación la que sirve para excluir interpretaciones sexuales de la concepción divina.

Se evita así pensar en una metamorfosis del dios en un cuerpo masculino, una penetración de un pene divino o la eyaculación de esperma divino. Se evita asimismo no solo la incorrección teológica de que un dios desease un cuerpo físico, sino también la corrupción física, pues en este período y ámbito cultural el cuerpo de una mujer –y en particular sus genitales– eran considerados una fuente de contaminación.

El asunto se resuelve, para decirlo con Plutarco, a través de “otras formas de contacto o toque”. Téngase en cuenta, además, que hablar de concepción divina a través del término “dýnamis” aporta un elemento de respetabilidad teológica. El poder es un rasgo básico de la divinidad –también en el mundo mediterráneo-, pues expresa la realidad y la actividad de la divinidad en el mundo, incluso si la deidad en cuestión trasciende con mucho los modos humanos comunes de concepción.

Esto no quiere decir que Lucas haya tomado prestado nada de Plutarco, o más generalmente del mito griego. Lucas añadió una historia de concepción divina a su Evangelio no porque hubiera sucumbido a la “helenización” o porque estuviese intentando dirigirse a los griegos. Las semejanzas entre el Evangelio y el de Queronea no hay que buscarlas en una relación genética, sino más bien en una cultura intelectual compartida.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo

Miércoles, 28 de Mayo 2014


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.








RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile