Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero



Hoy escribe Antonio Piñero


Tema: Autoconciencia mesiánica de Jesús deducida del testimonio completo de los Evangelios.


El evangelista Marcos, unos 40 años más tarde de la muerte de Jesús, ridiculiza un tanto –desde su punto de vista; nunca sabremos qué procede genuinamente de Jesús y qué de la pluma del evangelista en esta perícopa)- esta concepción de la procedencia davídica del Mesías recogiendo cierta discusión de Jesús sobre el origen de aquel (12,35-37):


Jesús, tomando la palabra, decía mientras enseñaba en el Templo: «¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David? 36 David mismo dijo, movido por el Espíritu Santo: =Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies. 37 El mismo David le llama Señor; ¿cómo entonces puede ser hijo suyo?» La muchedumbre le oía con agrado


A propósito de este texto ténganse en cuenta a la vez que los otros dos Sinópticos –que escriben después de Marcos, y que lo utilizan y lo corrigen- se esfuerzan por demostrar, por medio de genealogías que Jesús es hijo de David.

Así Mt 1,6-16:

“Libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac… Jesé engendró al rey David. David engendró, de la que fue mujer de Urías, a Salomón… y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo.”;

Igualmente Lc 3,23-38:

“ 23 Tenía Jesús, al comenzar, unos treinta años, y era según se creía hijo de José, hijo de Helí, 24 hijo de Mattat, hijo de Leví, hijo de Melkí, hijo de Jannái […] 31 hijo de Meleá, hijo de Menná, hijo de Mattatá, hijo de Natán, hijo de David, […] 38 hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.”;


Esta "noticia" , que es tradicional, se ve confirmada también por Pablo en Romanos 1,4:

“1 Pablo, siervo de Cristo Jesús, apóstol por vocación, escogido para el Evangelio de Dios, 2 que había ya prometido por medio de sus profetas en las Escrituras Sagradas, 3 acerca de su Hijo, nacido del linaje de David según la carne, 4 constituido Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por su resurrección de entre los muertos, Jesucristo Señor nuestro”.

Para Pablo, pues, el origen davídico de Jesús es auténtico. Y, atención, en ninguna de estas menciones a la filiación davídica de Jesús se indica que tal filiación fuera especial, es dcir que conllevara necsariamente un origen divino real y "físico".

Ahora bien, ¡ya sabemos por otras notas de esta qué significaba en el siglo I en Palestina ser hijo de David! Una excelente explicitación del concepto lo teníamos en el Targum palestinense a Gn 49,10-12. Lo hemos citado ya, y sólo recordaremos algunas frases esenciales:

“Cuán hermoso es el Rey Mesíaale a la guerra contra los enemigos […] Sus vestidos están envueltos en sangre: se parece al que pisa racimos […]”

A esto y a vuela pluma añadamos otros datos indudables de los Evangelios:

E primero es que Jesús fue ejecutado como un rebelde: Mc 15,27 y Mt 27,38.44: los dos hombres (ladrones: gr. leistés) crucificados con Jesús son denominados así, utilizando el mismo vocablo que Flavio Josefo usa para referirse comúnmente a los zelotas y como un pretendiente mesiánico peligroso para Roma. No parece caber duda razonable de ello.

La acusación romana contra Jesús era de revolucionarismo mesiánico; el desencadenante fue la entrada mesiánica y la purificación del Templo, y probablemente –según Lucas 23,2 “Comenzaron a acusarle diciendo: «Hemos encontrado a éste alborotando a nuestro pueblo, prohibiendo pagar tributos al César y diciendo que él es Cristo Rey"-, Jesús se cuestionaba la viabilidad, santidad y sentido del culto en el Templo tal como se practicaba en su momento. Es ésta una postura profética y apocalíptica absolutamente típica de la época efervescente en la que Jesús vivía: profecías de destrucción de un templo que no era satisfactorio para los cánones estrictos de los piadosos (que creían interpretar la voluntad de Dios) y su sustitución por otro perfecto, reconstruido por mano divina, existían en ambiente judío desde tiempos del profeta Ezequiel.

Naturalmente, los grandes magnates entre los saduceos, que se aporvechaban del status quo del Templo en el momento y que eran elativamente colaboracionistas con los romanos, se opusieron a Jesús y lo llevaron a la muerte por motivos tanto religiosos, económicos como sobre todo políticos.

La conclusión que nos interesa de esta perspetiva, por lo demás usual, es que el mesianismo de Jesús, su filiación davídica, era vista por él y por las gentes del entorno como una pretensión religiosa ciertamente, pero terrena y de inmensas consecuencias políticas, ejercidas no por la divinidad directamente, sino por un ser humano, el mesías, pretendiente a rey davídico, cuyo contacto con la divinidad no alcanzaba más que al grado de "hombre especialmente protegido, querido y utilizado por Dios para los fines de la Alianza".

Seguiremos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero.
www.antoniopinero.com

…………….…………………

• Hoy en el “Blog de Antonio Piñero” se trata del siguiente tema:

“Simón Pedro en la literatura apócrifa: en el ‘Libro secreto de Santiago el Justo’”

• Magíster de "Ciencias de las Religiones" Universidad PABLO DE OLAVIDE, Sevilla (Véase postal de 26-06-2009)

Para obtener más información:

http://www.upo.es/historia_antigua/master_religiones/index.jsp

Saludos de nuevo.





Lunes, 21 de Septiembre 2009


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile