Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
Escribe Antonio Piñero


Pregunta:


Perdone mi atrevimiento al formularle unas preguntas, pero creo que es Ud una de las personas más indicadas para responderlas desde el conocimiento y no desde la fe: -

1. ¿Por qué la aparición de la figura del cerdo en varios pasajes del NT? ¿Realmente es una referencia que usara un judío de los siglos I y II DC?

2. Analizando el relato histórico de la pasión, a poco que se sepa de Derecho Romano, el pretor peregrino jamás habría dejado ajusticiar a un hombre sin seguir la ley, de modo que le juzgaría él y le condenaría él bajo el amparo de la lex. De hecho, en los propios canónicos se indica que la condena es por sedición (uno de los delitos más graves desde el punto de vista romano). Esto, unido a lo anterior y algún factor más (al Cesar lo del Cesar, el pasaje del centurión...) ¿No resulta un relato de acontecimientos, digamos, con tintes prorromanos?

3. Una última pregunta: Uno de los debates más manidos por el cristianismo es la supuesta exaltación de la pobreza como forma de vida cristiana pero, según lo que apuntan los textos canónicos hay detalles como que su padre era "tékton" (constructor o ingeniero más que carpintero), comía y bebía con publicanos (recaudadores de impuestos para Roma, que los romanos buscaban entre los ricos para que no hubieran desfalcos), su mejor amigo (Lázaro) era un terrateniente, tenía algún tipo de relación con José de Arimatea, miembro del partido de los ricos (saduceo) o los romanos se sortean su túnica (debía ser de tela muy buena porque de otro modo no tendría sentido)...

¿Era Jesús pobre?



RESPUESTA:


1) El texto más sorprendente es el del endemoniado de Gerasa contado por Marcos 5,1-20. Ciertamente los judíos podían nombrar todos los animales, cuya ingesta estaba prohibida por la Ley (Lv 11,7; Dt 14,8)… ¡pero no estaba prohibido nombrarlos o utilizar sus nombres para descripciones, etc.! En líneas generales los judíos utilizaban también el nombre de algunos animales impuros o poco recomendables para nombrar a los paganos, entre ellos el cerdo. En el Nuevo Testamento aparece otro, que es el “perro” en la historia de la hija de la mujer cananea que cura Jesús en el entorno de Tiro y Sidón (Marcos 7,).

En el caso del cerdo de Marcos 5, su nombre es “legión” y algunos comentaristas han visto en ello El nombre podría indicar solo el gran número de demonios, pero a la luz del destino infausto que esa «legión» tiene en lo que sigue cabe la posibilidad de una lectura política del episodio: este podría aludir al carácter negativo del ejército romano (representado por el cerdo) presente en la región siropalestina y al anhelo velado por su derrota y retirada.


2) Sí lo es. Sobre todo por los diversas exclamaciones (sobre todo en el Evangelio de Mateo en las que el prefecto declara inocente a Jesús, el lavatorio de las manos, la denigración de las intenciones de los jefes judíos que actúan de mala fe y por envidia, y el hecho que lo entrega a la muerte solo para que no lo denuncien ante Tiberio. Es cosa admitida por todos los comentarista es que los relatos de la Pasión son prorromanos y buscan exonerar, a la vez a Jesús del cargo de sedición. Si le es posible, lea el libro editado por mí “La verdadera historia de la pasión”, EDAF, Madrid, 2010, donde se comentan todos los aspectos de la pasión con cierta extensión.

3) Probablemente lo era, aunque no le hacía ascos a los ricos si podía convertirlos. El frecuentarlos no es signo exclusivo de los ricos. El tékton es ante todo un artesano, considerado por los historiadores de Israel del siglo I como de clase media baja. Leyendo los evangelios con sentido crítico da la impresión de que un grupo de unas treinta personas que se alimentaba de o que le daban en las diversas villas que visitaban para predicar la inmediata venida del reino de Dios, que huía de la policía, que necesitaba el apoyo de féminas adineradas para sobrevivir (lc 8,1-3) no parece que fuera muy rico.

La figura de Lázaro es legendaria del todo punto. De igual modo toda la historia de José de Arimatea no es de fiar históricamente. La mayoría de los intérpretes dudan de su existencia tal como se cuenta en los evangelios. El reparto de las vestiduras se hacía siempre en esa época, fuera rico o menos rico. Desde luego su manto no debía de ser absolutamente zarrapastroso, pero nada más.

Saludos cordiales da Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com

Martes, 22 de Marzo 2016


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile