Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
Hoy escribe Fernando Bermejo

Herodes Antipas es una figura bien conocida de la historia judía en la primera mitad del s. I de la era común. Tetrarca de Galilea y Perea, mandó ejecutar a Juan el Bautista, y en los Evangelios hay rastros de que, si hubiera podido, probablemente también se habría deshecho de Jesús el galileo. La antipatía era mutua: Jesús –que nunca parece haber intentado siquiera buscar la salvación del tetrarca– evitó los centros de poder de Galilea y se refirió a Antipas en términos claramente despreciativos.

Pues bien, ¿estuvo este personaje alguna vez en Hispania? Es sabido que, tras varias décadas como tetrarca, acabó siendo desterrado por Gayo Calígula. La cuestión es: ¿adónde? Resulta que, mientras que todos los manuscritos de De bello judaico de Flavio Josefo (Bell 2) afirman que Antipas fue desterrado a “Hispania”, y que más tarde murió en “Hispania”, el paralelo en Antigüedades 18, que se refiere a su destierro pero no a su muerte, dice que fue enviado a “Lugdunum, una ciudad de la Galia” (Lyon).

La edición de Niese de 1894 de la Guerra Judía 2, 183 enmienda el texto griego en dos ocasiones para leer “Galia”, explicando en el aparato que la enmienda toma como referencia el texto de Antigüedades. Pero ¿es esto convincente?

En primer lugar, no parece haber razón para preferir una lectura a otra, dado que “Hispania” es una magnitud conocida. En segundo lugar, no hay ninguna razón evidente por la que Galia fuera un lugar de exilio más probable de lo que lo habría sido Hispania –o, para ser más precisos, no hay una razón obvia por la que Josefo debería haber pensado, o escrito, que Galia era un destino más probable que Hispania. En tercer lugar, “Galia” y “Hispania” no son paleográficamente similares, de modo que podamos explicar fácilmente el cambio de términos achacándolo a un error de copia. Así pues, parece más aconsejable dejar el texto de De bello judaico como está, y dejar abierta la posibilidad de que Josefo se haya equivocado, o haya cambiado de opinión, en los quince o veinte años que pasaron entre la redacción de ambas obras.

Esta posibilidad es tanto más plausible cuanto que en este caso hay dos explicaciones fáciles de por qué Josefo podría haberlo hecho. Además de una Lugdunum en Galia, había también una Lugdunum Convenarum en la frontera entre Galia e Hispania. Así pues, si Josefo sabía que Antipas había sido exiliado a “Lugdunum” puede haber cambiado su opinión, entre la Guerra y Antigüedades, o bien con respecto a de qué localidad se trataba, o –si sabía que se trataba de Lugdunum Convenarum– con respecto a si la ciudad fronteriza tenía que ser considerada parte de Galia o de Hispania.

Saludos cordiales de Fernando Bermejo

Miércoles, 9 de Abril 2014


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.








RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile