Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
¿Evangelio de Jesucristo tal como lo conocieron los primeros cristianos? “Compartir” (253) de 25 de julio de 2018. Preguntas y respuestas.
Hoy escribe Antonio Piñero
 
 
Foto: Joseph Smith, fundador de los mormones
 
 
PREGUNTA:
 
¿Podría contestarme sucintamente a una cuestión que me intriga? ¿murió realmente Pablo en Roma?
 
 
RESPUESTA:
 

Lo ignoramos. Absolutamente. La tradición (Hechos apócrifos de Pablo, compuestos a finales del siglo II) dice que murió en la persecución de Nerón del 64... pero es una tradición inverificable.
 
 
Si le es posible, vea la edición de estos Hechos = Editorial B.A.C., Madrid 2004 y 2005 en dos volúmenes. Contiene también los Hechos de Pedro, Juan, Andrés y Tomás.
 
 
PREGUNTA:
 




Soy miembro de la Iglesia que le menciono: Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días (Mormones). No sé si conoce la doctrina de nuestra iglesia, pero uno de sus mensajes es que es la restauración del Evangelio de Jesucristo como lo conocieron los primeros cristianos. Dentro de nuestra iglesia tenemos encuentros sagrados que se realizan en el Templo. Dentro de esos encuentros hay símbolos y señales secretos y ropa sagrada. Según estas señales vienen de los tiempos de Salomón y los primeros cristianos, que en teoría tenían la totalidad del Evangelio. Mi pregunta es la siguiente: ¿Tenían los primeros cristianos primitivos señales y convenios para entrar en el Templos de Jerusalén? Si puede usted contestarme a esta cuestión le estaré muy agradecido. Reciba un cordial saludo y muchas gracias.
 
 
RESPUESTA:
 
 
Yo me dedico al siglo I antes y a los dos después del nacimiento de Jesús. Fundaciones de iglesias posteriores como la de los mormones se me escapan de mi ámbito de trabajo. De todos modos, intento contestarle.
 
 
¿Qué entiende por los primeros cristianos? Estos eran judíos puramente, o mejor judíos creyentes en el mesías = judeocristianos. Por tanto, tenían un acceso normal al Templo de Jerusalén. Es más Usted sabrá que los Hechos de Apóstoles se dice expresamente que “Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón”. Los primeros judeocristianos rezaban en el Templo para que el mesías Jesús, ya resucitado y en el cielo, volviera pronto a la tierra, con lo que finalmente podría instaurar el reino de Dios, primero aquí en la tierra (Apocalipsis 20) y luego, en una segunda fase en el cielo.
 
 
Símbolos, señales secretas y ropajes del templo de Salomón que llegan hasta hoy es algo absolutamente imposible porque el Templo fue destruido (era pequeñísimo) totalmente en el 589 a. C. Todos esos restos son, pues, míticos, legendarios
 
 
Los primeros cristianos eran judeocristianos: no tenían probamente evangelio ninguno, sino algunas librillos u hijas volantes con palabras, parábolas o milagros de Jesús-  Los Evangelios como tal, de los que podemos deducir a base de mucha crítica, honesta e imparcial, el evangelio de Jesús, se empezaron a escribir después de la guerra contra Roma el 66-70. Cuarenta años después de la muerte de Jesús. Y entonces la mayor parte de los grupos judeocristianos perecieron. No ciertamente el grupo de creyentes judeocristianos que está detrás del evangelio de Mateo; este último se salvó, pero acepta lo básico de la teología paulina.
 
 
El Evangelio cuyo tema central no es Jesús de Nazaret sino “Jesucristo” (que es una fusión de un personaje real y un concepto teológico) se fue formando lentamente, y no estuvo listo hasta cerca del 140 / 150 d. C., ya que se hicieron ediciones de ellos en el siglo II d. C.
 
 
Así que, en verdad, solo con una inmensa tarea de crítica reconstructiva se puede llegar a vislumbrar el evangelio original de Jesús en el sentido de su proclamación del reino de Dios, y de la ética judía de ese reino.
 
 
 
He puesto repetidas veces en mi Blog  y en Facebook el siguiente
 
AVISO SIMPLE
 
El archivo con las preguntas de los lectores ya respondidas por mí y que no han visto aún la luz es muy voluminoso y da para muchas entregas de la sección “Compartir. Preguntas y Respuestas”. Os ruego que, por favor, NO ME ENVIÉIS MÁS PREGUNTAS HASTA NUEVO AVISO. Esta pausa me vendrá muy bien para dedicarme plenamente a las tareas de edición del Nuevo Testamento con introducciones y notas histórico-críticas, de la Biblia de San Millán. Muchas gracias.
 
La mayoría de las preguntas están respondidas en mis Blogs
 
Consulte los siguientes índices:
 
http://mynorte.com/cristoria  
 
http://mynorte.com/cristoria/pyr.html
 
http://blogs.periodistadigital.com/antoniopinero.php?blog=624&s=Padilla&sentence=OR&page=1&disp=posts&paged=2
 
 
Saludos cordiales de Antonio Piñero
 
http://adaliz-ediciones.com/home/36-el-jesus-que-yo-conozco.html
 
 

Miércoles, 25 de Julio 2018


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile