Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
Escribe Antonio Piñero:


Interrumpo momentáneamente el índice de “Preguntas y respuestas” (queda poco), para dar paso a una cuestión sobre la que me han preguntado tres veces. Es una muestra de la necesidad de este Índice para quienes tienen deseos de preguntar. La cuestión es el binitarismo en Colosenses 1, 15 (que denomina a Jesús protótokos, literalmente el primer engendrado / parido) que se me planteó en “Compartir” de 7 octubre 2014, Blog/FBook. Acaban de preguntarme en poco días la misma pregunta, que les paso


Pregunta:



En el himno de Colosenses 1:15-20 se llama a Jesús "primogénito" ('protótokos') de toda la creación. ¿Hemos de entender ese término como que Jesús es el príncipe o principado de la creación (toda la creación está subordinada a él), o más bien como que fue el primer ser creado? He leído que para "primer ser creado" se habría utilizado la palabra 'protótiktos', en lugar de 'protótokos', pero no lo sé. En el siguiente versículo se dice que todo fue creado por él, pero me pregunto si eso podría excluirle a sí mismo (desde la perspectiva arriana, creado por el Padre), o si necesariamente implica su esencia divina (eterna), que ya existía en el principio, antes del comienzo de la creación. Muchas gracias.


Otra pregunta similar de un lector diferente:

Me podría dar su opinión sobre su comprensión de este pasaje?
Colosenses 1:14 primogénito (protótokos) de toda criatura
Y Apocalipsis 3:14 el principio (arjé) de la creación de Dios.

Interpreta vd. que en Colosenses, ese primogénito significa que Yeshua fue engendrado (Producido o creado) y en Apocalipsis que Yeshua sería el primer (y según se ve en la Escritura, la única creación de Dios. ¿Cómo lo ve?

RESPUESTA:


Mi respuesta está redactada en realidad por el Profesor Dr. José Montserrat, pues he preferido resumir al respecto las notas que saldrán a la futura traducción de la Biblia San Millán (aparición a lo largo del 2017).


Respecto al himno entero, vv.15-20, comenta el Prof. Montserrat que Se discute si el autor compuso este himno o si, por el contrario, utilizó uno ya previamente existente, quizás incluso un poema precristiano, que hablaba de la figura de una divinidad salvadora. Se ha observado que de un total de 112 palabras de 1,15-20, sólo 8 son específicamente «cristianas». Del resto gran parte son usuales en textos gnósticos posteriores. Existiera o no anteriormente esta pieza litúrgica, el redactor la utiliza y la hace suya para explicar el significado de Cristo y contraponerlo a la doctrina de los adversarios.


Sobre el v. 15 aclara (a propósito de imagen... invisible): Cristo es «imagen» (eikón) de Dios, mientras que los seres humanos fueron creados «a imagen» (kat'eikóna) de Dios (Génesis 1,17). Este concepto del hombre «imagen de imagen» se halla en Filón (Opificio 25; Rerum divinarumn haeres 230), que parece inspirarse en Platón, República X 599a.


Y respecto a primogénito: protótokos afirma: este término puede revestir tres significados. a) Temporal: el que ocupa el primer lugar en una serie temporal: «primogénito de los muertos», en esta misma carta, 1,18; b) El excelente entre muchos, por ejemplo Romanos 8,29; c) El primer engendrado, como en este pasaje, donde se trata claramente del proceso de toda la creación, en el contexto de la literatura sapiencial: «Yahvé me creó (éktise) al principio de sus caminos» (Proverbios 8,22; véase también Eclesiástico 24; Sabiduría 7-8). En pocos textos como este se afirma que el Jesús/Cristo celeste es también una criatura.


No toca el Prof. Montserrat el posible uso de protótiktos, pero opino que el sostiene que el significado en este contexto sería el mismo.


Y sobre el v. 16 sostiene: en él... cosas: en él (en autô). Pablo, en 1 Corintios 8,6, distingue entre el padre «del cual (ex hóu) vienen todas las cosas», y el señor Jesús Cristo «por el cual (di'hóu) vienen todas las cosas». Esta última formulación también en Juan 1,3.


Réplica del lector:



Me ha llamado la atención que el profesor Montserrat utilice como sinónimos los término engendrado y creado (dice: "El primer engendrado, como en este pasaje..."; "...se afirma que el Jesús/Cristo celeste es también una criatura"). Me resulta un poco raro, porque es distinto ser engendrado que ser creado (el ser humano engendra ser humano, pero crea una casa, por ejemplo; Dios engendra Dios -ser divino-, pero crea al hombre, la tierra...). ¿Podría ser un pequeño despiste del profesor? ¿O será que en la época de la carta no se había desarrollado todavía la distinción entre ambas ideas?


Contrarréplica de Antonio Piñero:


No es despiste del Prof. Montserrat. En ese ámbito y en esa época la distinción no es engendrado/creado, sino emanado / engendrado-creado.



Sobre la segunda pregunta, que formula la misma cuestión y añade un problema de interpretación respecto a Apocalipsis 3,14, respondo


No queda claro lo que quiere decir el autor del Apocalipsis. En principio podría pensarse como en Colosenses que el Logos/Jesús/Mesías es al fin y al cabo una criatura. Pero el autor del Apocalipsis eleva aún más su idea sobre la naturaleza del Mesías sin precisar nunca nada con la exactitud que hoy desearíamos. Pero el autor utiliza para el Cordero/Mesías (aunque dejando en claro que también es un hombre) designaciones que la Biblia hebrea emplea exclusivamente para Dios. Véase 1,14.17; 3,6 y este mismo 3,14, donde El Amén…el principio de la creación de Dios, Jesús se aplica aquí a sí mismo otra designación de Dios en la Biblia hebrea (Is 65,16: Elohim Amén), que indica la veracidad y fiabilidad de su palabra. «Testigo fiel y veraz» retoma el primero de los apelativos de 1,5. «Principio de la creación de Dios» indica la importancia cosmológica del Mesías, al que se aplica la tradición sobre la Sabiduría creadora. Y en general los judíos más piadosos pensaban que la Sabiduría era un modo de Dios mismo (Dios como sabiduría), no una criatura.


Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid
www.antoniopinero.com

Martes, 21 de Junio 2016


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile