Recomendar este blog Notificar al moderador
CRISTIANISMO E HISTORIA: A. Piñero
Escribe Thomas Hudgins

Terminamos hoy esta breve introducción al modo de proceder de la exégesis del Nuevo Testamento, que Thomas Hudgins ha pensado sobre todo para los profesores de religión, y clérigos de todo tipo que tienen que preparar homilías y sermones en sus iglesias o grupos de trabajo bíblico.


6. Análisis de la estructura del texto que se estudia


Es muy útil para comenzar hacer un diagrama del pasaje. Y hay diversas maneras de hacer un análisis estructural. Algunos de los métodos que están ahí a la selección son bastante complicados. El objetivo en cómo se aprende a realizar el diagramar un pasaje. La clave está en adoptar el mejor enfoque que garantice 1) Beneficio del procedimiento y 2) la utilización en múltiples casos según el texto. El propósito es crear un esquema visual que ayude a entender la estructura del pasaje y el flujo del centro de interés del autor y su argumentación. Señalamos ahora algunos pasos básicos que pueden seguirse:


1. Identificar el verbo principal del pasaje.

2. Coloca el verbo principal en la línea principal de su análisis. Exprese claramente el sujeto del verbo principal, y el complemento directo del verbo, si está presente.

3. Coloque todas las frases que modifican la oración principal debajo de ella. Utilice el sangrado para mostrar las palabras que modifican la oración principal. Por ejemplo, si hay una oración de participio que está modificando al verbo, sitúela debajo del verbo. Si hay tres frases preposicionales, colóquelas también debajo del verbo al que modifiquen.

4. Proceda igualmente con todas las palabras hasta llegar al siguiente verbo finito (es decir, un verbo en modo subjuntivo, optativo, o modo imperativo indicativo).
5. Repita los pasos tantas veces cuantas sean necesarias


7. El análisis retórico

Todos los tipos de comunicación, escritos y verbales, emplean recursos retóricos. Estas técnicas literarias fueron utilizadas en el Nuevo Testamento con el fin de atraer las mentes y las emociones de los lectores. Las técnicas retóricas ayudan también al público a recordar el contenido de lo escrito, especialmente en un momento en el que el “libro” tal como lo conocemos ahora aún no se había todavía desarrollado.
Ejemplo: en Filipenses 3,17-21, Pablo usa la metonimia con ὧν ὁ θεὸς ἡ κοιλία (v. 17). Mientras que algunos traducen ἡ κοιλία literalmente como “estómago” o “apetito,” Pablo en realidad está utilizando la palabra para representar en conjunto los deseos sensuales. También utiliza la aliteración: πολλοὶ γὰρ περιπατοῦσιν οὓς πολλάκις. Note la repetición del sonido “p.” También hay un ejemplo de paréntesis cuando Pablo interviene en el v. 18, “de los cuales os hablé muchas veces, y aun ahora lo digo llorando.” De esta manera, vemos que el pensamiento de estos enemigos de la cruz (y el daño que pueden causar a los Filipenses) le causa un gran dolor. ¿Qué perdemos si Pablo no incluye este pensamiento parentético en la forma en que lo comunicó? El Apóstol podría haber dicho simplemente que son peligrosos. Aprendemos mucho acerca de la condición espiritual de una persona por medio de esta interjección.
Además, el v. 19 contiene ejemplos de apositivos, aliteración, asonancia y paralelismo: ὧν τὸ τέλος ἀπώλεια, ὧν ὁ θεὸς ἡ κοιλία. Cuando se lee en voz alta, es imposible no sentir el paralelismo. David Alan Black escribe: “La crítica retórica es un jardín bien regado en el que una variedad de semillas prometedoras se han plantado y donde se puede ver un crecimiento considerable. Pero para cosechar algún fruto el intérprete debe estar dispuesto a trabajar diligentemente en el texto; la belleza elude usualmente el observador casual.”


8. Análisis bíblico y teológico


Hay que considerar también cómo el pasaje se relaciona con el resto del Nuevo Testamento y el Antiguo Testamento en su conjunto. Hay dos áreas críticas a las que tendrá que prestar especial atención:

1. ¿Dónde cae su pasaje en la historia de la redención?

2. Si hay un pasaje del Antiguo Testamento citado o aludido, ¿cómo se utiliza en su pasaje?

Llamamos a esta consideración el estudio del uso del Antiguo Testamento por parte del Nuevo. En cuanto a la primera pregunta, se debe tener una comprensión adecuada de los pactos bíblicos (por ejemplo, el pacto de Dios con Moisés, con David, el Nuevo Pacto de Dios con Israel). Entenderlos bien tiene un impacto enorme en la interpretación de la Escritura.

Hay que pensar también en los principales problemas teológicos que se derivan de su pasaje. Por ejemplo, la inmutabilidad de Dios, su omnisciencia y el sacrificio expiatorio de Jesucristo, la justicia de Dios, etc.


9. Reflexionar sobre la idea principal del texto


El trabajo no ha terminado todavía. En este punto, después de haber hecho toda esta investigación, hay que sintetizar el pasaje en un par de frases. ¿Qué significa el texto? ¿Cuál es la idea principal del texto? Una vez que tenga una firme comprensión de la idea principal del texto, podría ya empezar a pensar cómo se puede aplicar a la vida cristiana de hoy en día. ¿Significa algo este pasaje para su propia audiencia? Si no puede ofrecer una respuesta a esta pregunta, es necesario volver atrás y pensar en el pasaje un poco más.


10. Realizar un esquema de cómo puede explicar este pasaje a sus oyentes o lectores

Tomemos como ejemplo la idea de “Vivir por la causa del evangelio (Fil. 3:17-21). El esquema podría ser:

1. Una vida vivida por el evangelio sigue ejemplos piadosos (Fil. 3:17)

2. No se puede imitar una vida no vivida por el evangelio (Fil. 3:18-19)

3. Una vida vivida por el evangelio espera el regreso de Jesucristo (Fil. 3:20- 21).
Etc.

La exégesis no termina hasta que el profesor o el homileta haya presentado la palabra de Dios y la comunique fielmente.

Saludos cordiales de Thomas Hudgins y
de Antonio Piñero

Martes, 10 de Febrero 2015


Editado por
Antonio Piñero
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”, “Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo Testamento.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile