Recomendar este blog Notificar al moderador
GOL DE ORO. Carlos Gómez Abajo.



Blog de Tendencias21 sobre la ciencia, la economía y la cultura del deporte


En la serie que vengo escribiendo sobre el estado del fútbol español comparado con otros países, especialmente Alemania e Inglaterra, he resaltado que se suele hablar de estos últimos como modelos a seguir, a gran distancia de España. Lo cierto es que en Inglaterra se avergüenzan de su propio modelo, y ponen a Alemania de ejemplo; los alemanes no llegan al punto de mirar a otro país con admiración, pero tienen sus propios (pequeños) problemas.


En todos los estadios cuecen habas

Si usted le pregunta a un aficionado si las entradas del fútbol le parecen caras, ¿qué cree que responderá? Lo obvio, que lo son. En Inglaterra se ha hecho una encuesta entre fans que refleja precisamente ese resultado... y lo cierto es que las entradas son más caras que en España (y que en Alemania). Sin embargo, los estadios están llenos: 90% de ocupación, frente al 75% en España.
 

Me he empapado de artículos en la prensa inglesa, especialmente en The Guardian, en los que se denuncia la situación económica de los clubes (endeudados) y los altos precios de las entradas, poniendo a Alemania de ejemplo de fútbol sostenible. En el tema financiero de los clubes, tienen toda la razón; sin llegar a España, Inglaterra no es un gran ejemplo de sostenibilidad.


En el tema de las entradas, en cambio, creo que las críticas son pura demagogia (sí, The Guardian también practica la demagogia). Con un índice de ocupación del 90%, estás prácticamente al límite de precios. No necesitas bajarlos más, si llenas todas las semanas. Serán más caras las entradas que en Alemania o España... pero el público las compra.
 

En Alemania los precios en general son más bajos, pero como no podía ser de otra forma, también hay protestas. Hace dos años 1.500 aficionados del Borussia Dormund hicieron “huelga” en un partido en casa del Schalke 04, no comprando entradas, devolviéndolas, o incluso absteniéndose de viajar pese a haber comprado ticket (perdiendo el dinero por tanto). ¿Se imaginan una huelga así en España? No... porque además no tendría sentido, con un 75% de ocupación, una huelga no se notaría.
 

Desde 2002, año en que quebró el operador televisivo Kirch y la Bundesliga reformó su modelo, los precios en la Bundesliga han ido creciendo ligeramente y algunos temen que se imite el modelo de la Premier League (la Liga española ni se les ocurre mencionarla). Los aficionados no están del todo contentos, aunque la ocupación es del 93%: los precios son justo los que el mercado pide.
 

¿En qué lugar deja eso a España y a los clubes españoles? En uno no demasiado bueno, como veremos en otro post de esta serie.
 

(Nota: En la Bundesliga ahora mismo se saben los horarios hasta el 28 de septiembre. En Italia y Francia, como en España: hasta el 2 de septiembre. En Inglaterra se saben hasta el 30 de noviembre, aunque son provisionales. Sigue sin parecerme exagerada la improvisación en la fijación de horarios de la Liga española...)


El partido de anoche de la Supercopa se jugó a las 22:30. Aparte de los posibles intereses televisivos (de TVE en este caso), que seguramente preferían emitirlo después del Telediario que a las 20:45 por ejemplo, la razón de peso para que se jugara a esa hora es que la UEFA no permite que se jueguen partidos televisados de torneos domésticos a la vez que las competiciones europeas. Pero un pequeño pueblo resiste ahora y siempre al invasor... el pueblo británico.


La importancia de inventar el fútbol

El miércoles se jugó un partido de Premier League (Chelsea-Reading) a la misma hora que se disputaba la fase previa de la Liga de Campeones. Desde hace años, es habitual que partidos de Liga o Copa inglesa se jueguen cuando a los ingleses les apetece. Son los únicos que lo hacen.
 

A la UEFA no le hace ninguna gracia. En abril de este año, la UEFA y la asociación de Ligas europeas (la EPFL) firmaron un memorándum (que seguramente imitaba a otros anteriores) por el cual las Ligas se comprometen a no celebrar partidos televisados a la hora en que se juega la Champions o la Europa League, aunque en casos concretos la UEFA pueda dar permisos especiales. Todas las Ligas lo firmaron... menos la Premier League (a pesar de pertenecer a la EPFL).


La UEFA, después de años de repetidas infracciones realizadas en las islas, amenaza con quitarles el millón de libras anual que reciben en conjunto los clubes ingleses que no se clasifican para la Champions. Pero el caso es que la amenaza no se ha materializado.


La federación inglesa (que se llama Football Association, a secas, no en vano inventaron el fútbol), la escocesa, la galesa y la de Irlanda del Norte están acostumbradas a los privilegios: son las únicas que están representadas en la International Board (la que hace el reglamento del fútbol), y tienen un vicepresidente propio en la FIFA. No es el único ámbito en el que las islas hacen de su capa un sayo... que se lo digan a la Unión Europea.


Es posible que, aun podiendo emitir el partido a las 21 h., se hubiera emitido a las 22:30, que quizás les viene mejor a las televisiones (y quizás también a los jugadores, que anoche sudaban a chorros). Pero por el momento, en España conducimos por la derecha, manejamos el euro, y cumplimos las normas de la UEFA.


La polémica por la gestión del fútbol español está en su punto más caliente, como suele ocurrir cada principio de temporada. Hay una guerra entre los aficionados y los medios de comunicación por un lado, y los dirigentes de la LFP por otro, con los dirigentes de los clubes situándose en un bando o en otro según sople el viento. Se hacen muchas aseveraciones, algunas ciertas, pero otras inciertas o incluso falsas. En este post hacemos un repaso por los mitos y realidades del fútbol español.


1. La Premier League es mucho más igualada que la Liga española. Falso. En realidad, hasta hace dos temporadas, la Premier era más desigual. En los dos últimos años se ha invertido el orden, pero la diferencia es pequeña. En España hay dos equipos muy dominadores, pero hay mucha igualdad entre los demás. En Inglaterra hay cuatro por encima, pero a distancia del resto.
 

2. El fútbol español es un desastre de gestión económica, también comparado con otros países. Cierto. La gran mayoría de clubes europeos en concurso de acreedores están en España. Hay excepciones notables, como el desaparecido Glasgow Rangers, pero la permisividad a la mala gestión financiera que hay en España no la hay en ningún otro sitio.


3. El sistema de la Copa del Rey es muy malo y debería imitarse la Copa inglesa para que tuviera éxito. Incierto. Aunque mi opinión personal es que sí debería imitarse a la FA Cup, eso no garantizaría mayor interés de la gente. En Inglaterra hace años que la FA Cup está en crisis... ¡incluso se plantearon imitar el modelo español! Lo cierto es que, como dicen Kuper y Szymanzski, el aumento de partidos de Champions con interés y de partidos televisados en general ha reducido el atractivo de los torneos coperos, que no dejan de ser una redundancia de las ligas.

4. En Inglaterra se sabe el calendario desde principio de temporada. Falso. Lo acaba de decir el futbolista Michu, pero no. Ahora se saben los horarios para los tres próximos meses, pero ojo: son provisionales. Se cambian puntualmente según la evolución de los clubes ingleses en Europa, y de los torneos coperos. A veces se produce un cierto caos, cuando coinciden en un mismo día partidos de Liga, de FA Cup y de la Carling Cup. Nada de esto se dice cuando se pone a la Liga inglesa de ejemplo.


5. La gestión de Javier Tebas y Astiazarán está alejando a la gente de los estadios. Falso. Lo cierto es que en los últimos 10 años la asistencia a la Primera División se ha mantenido estable (los ascensos del Betis, que tiene mucho público, se compensan con descensos del Deportivo, por ejemplo). Si eso ha sido a costa de bajar los precios de las entradas o de promociones varias, lo desconozco. Lo cierto es que la catástrofe de la que se habla no aparece por ningún lado.


6. La gente va más al estadio en Inglaterra y Alemania que en España. Cierto. En Inglaterra y Alemania está en el 90% de ocupación, en España en el 76%. Las entradas en Alemania son bastante más baratas que en España, son modélicos en ese sentido y en muchos otros de gestión (aunque cuando vienen a enseñarnos/imponernos su manera de funcionar en otros aspectos, no se les ve de forma tan positiva). Pero cabe también preguntarse si la construcción de estadios en España se ha hecho con criterio o con ínfulas de grandeza.


7. Los nuevos horarios son malos para el público que va a los estadios. Falso, a medias. El de las 12 del mediodía del domingo, por ejemplo, ha aumentado la asistencia de público en la temporada 2011-12: un 3% respecto a los mismos partidos de la temporada 10-11. Las radios, enfrascadas en su guerra con la LFP, empezaron criticándolo pero tuvieron que rendirse a la evidencia. El horario de las 16 h. del domingo no afecta prácticamente a la asistencia. El del lunes a las 21 h., en cambio, produjo una caída del 5%.


8. Ningún otro país tiene tanta dispersión de horarios como España. Cierto, que yo sepa. Por ejemplo, Inglaterra tiene cinco horarios distintos, con seis partidos a la misma hora. Irónicamente, celebra a menudo partidos en lunes, que es el peor horario de todos para la gente que va al estadio.


9. Poner partidos a las 11 de la noche es el mayor disparate de la historia. Falso. Fue peor poner uno a las 12 del mediodía en Sevilla a primeros de septiembre de 2011, o incluso el de este domingo pasado en el Bernabéu, a las 19 h., a más de 30 grados. Es malo tanto para futbolistas como para aficionados. La cuestión es por qué se ponen partidos el 18 de agosto, en lugar de utilizar un miércoles de noviembre o abril (cosa que tampoco favorece a los futbolistas, puesto que juegan tres partidos en una semana, ni a los aficionados, que tienen más problemas para asistir o desplazarse a otra ciudad entre semana). Hay muchos partidos, y poco tiempo para encajarlo todo.


10. Las TVs//los dirigentes de Liga y clubes se van a cargar el fútbol. Incierto. Es posible que así ocurra, pero la frase la llevo oyendo desde que tengo uso de razón, y sospecho que antes también se decía. El fútbol español vive en una burbuja de precios de derechos de TV, de salarios, y de todo en general; quizás mayor que la de la economía española. Pero ya está notando los efectos de la crisis, con muy pocos fichajes este año. Y sí, es posible que la cosa explote, pero mientras haya una masa tan grande de aficionados deseosos de ver fútbol, creo que corren más peligro otros deportes, el cine o los toros.


11. Los aficionados cada vez están más indignados con los gestores de sus clubes. Incierto. Es posible que sí, pero lo cierto es que de hace un año para acá, los medios de comunicación, en especial las radios, están haciéndoles más caso y dándoles más presencia. Curiosamente, coincide con que hace un año la LFP decidió exigir dinero a las radios por entrar en los campos. Se ha llegado a tal punto que los ultras, a los que en general las radios han ignorado y rebajado a nivel de subpersonas, son considerados ahora los portavoces legítimos de la opinión popular.



Suscribirse a este blog

Compartir este sitio

Perfil
Carlos Gómez Abajo
Eduardo Martínez de la Fe
Carlos Gómez Abajo es máster en periodismo (El País-UAM), Experto en información económica (Universidad de Zaragoza), y licenciado en Ciencias Físicas (UAM), carrera con la que obtuvo el Tercer Premio Nacional Fin de Carrera. Ha trabajado en el diario económico Cinco Días, especializado en Bolsa y tendencias empresariales, y ha sido autor del blog Ojo al dato en ese mismo periódico.



Últimos comentarios