Recomendar este blog Notificar al moderador
DERECHOS HUMANOS: J. R. Blanco
Manual Digital de Derechos Humanos preparado por la Federación de ONGs de desarrollo de Derechos Humanos y por la CM.
--------------------------------------------------------------------------------
Presentación


Los derechos humanos, más allá de su concepto y alcance, se han convertido en el pilar fundamental de cualquier estado de derecho y sociedad moderna, así como en el mínimo común denominador, demandado y afirmado por la comunidad internacional. Los derechos humanos han progresado de forma dinámica y evolutiva desde los individuales, irrenunciables e inherentes al ser humano a los derechos colectivos de toda la humanidad y grupos específicos de seres humanos. Actualmente, por este carácter abierto, siguen consignándose en nuevas generaciones y dando lugar a intensos debates sobre los mismos. La promoción y defensa de los derechos humanos, aun hoy en pleno siglo XXI, sigue siendo una prioridad alarmante, por parte de la Comunidad Internacional y de las organizaciones no gubernamentales debido a la persistencia de su violación y constante amenaza en muchos puntos del planeta. El material que se presenta en este manual digital, pretende dar una visión amplia sobre los derechos humanos, sin ser exhaustivo, así como ofrecer diferentes de recursos para profundizar en los mismos. Estando dirigido a organizaciones y personas interesadas en la temática, como iniciativa complementaria a otras que se llevan a cabo sobre los derechos humanos

Para consultar el manual on line, pulsa aquí

Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Sábado, 24 de Octubre 2009
Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Sábado, 22 de Noviembre 2008

Textos y Documentos

Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Miércoles, 12 de Noviembre 2008

Bases Biológicas de la Declaración Universal de Derechos Animales


DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES


ADOPTADA en 1977 por la Liga Internacional de los Derechos del Animal

y proclamada en 1978.
Posteriormente fue aprobada por la UNESCO y por la ONU.

EL ESPÍRITU DE LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LAS DERECHOS ANIMALES


La Declaración Universal de los Derechos de los Animales fue proclamada solemnemente el 15 octubre de 1978, en la casa de la UNESCO en París. La declaración constituye una postura filosófica en la relación que debe establecerce ahora entre la especie humana y las otra especies. La filosofía se funda en conocimiento científico moderno y expresa el principio de la igualdad de la especie con respecto a vida. En el umbral del siglo XXl, provee a la humanidad de un código de ética biológico. La igualdad universal no es un nuevo concepto; se ve en las civilizaciones que anteceden la civilización occidental y en las religiones que difieren totalmente de la tradición de Judeo-Cristiana. Pero ésta ética necesitaba establecerse clara y firmemente en el mundo de hoy que ha sufrido ya considerable desorganización, que está constantemente amenaza con la destrucción, la violencia y la crueldad.

Mientras que la humanidad ha logrado gradualmente establecer un código de derechos para su propia especie, ésta no retiene ningun derecho especial sobre el universo, siendo, de hecho, solamente una de las especies de animales sobre el planeta y una de las más recientes. La vida no pertenece a la especie humana; y el ser humano no es ni el creador ni el dueño exclusivo de la Vida. La vida pertenece igualmente a los peces, insectos, mamíferos, pájaros y hasta las plantas. En el mundo viviente el ser humano ha creado una jerarquía arbitraria que no existe en la naturaleza y que sólo toma en cuenta las necesidades de la raza humana. Esta jerarquía antropocéntrica ha dado pie al racismo (specism; ³especismo²). ie: la adopción de actitudes diferentes para especies diferentes, destruyendo unas, mientras protege otras, declarando algunos como "útiles" y otras como "pestes" o "fieras", reservando el término "inteligencia" para la especie humana, mientras a los animales se otorgan meramente "instintos".

El racismo (specism; ³especismo²) es lo que llevó al ser humano a cree que los animales no experimentan dolor de la manera que lo experimentan los humanos. Hoy queda bastante claro que los animales sí experimentan sufrimiento físico de la misma manera que los humanos, y que el pensamiento animal, relacionado a la presencia de un sistema nervioso central, es mucho más complejo que lo que la neurociencia había sugerido anteriormente, que por lo tanto ésto significa que los animales también experimentan sufrimiento mental.

La Declaración Universal de los Derechos de los Animales está diseñada para ayudar a la humanidad a restaurar la armonía en el universo. No está diseñada para revivir el estilo de vida de tribus primitivas. Es una etapa durante la cual los humanos llegarán a respetar la vida en todas sus formas, para el beneficio de la comunidad biológica entera a la que la humanidad pertenece y sobre la cual que depende.

La Declaración Universal de Derechos Animales no está destinada a ser una desviación o distracción a la lucha contra el sufrimiento y la pobreza humana, tanto mental como física, contra el egoísmo desenfrenado, la tortura y el encarcelamiento político. Todo lo contrario. El sentir respeto por los derechos de los animales, tendrá como consecuencia el respecto a los derechos humanos, siendo ambos inseparables.

La Declaración Universal de Derechos Animales provee a la humanidad con una filosofía, un código de ética biológica y un código de comportamiento moral que, cuando se le de cuidadosa consideración, y cuando se despierte una conciencia genuina, la raza humana reanudará su posición apropiada entre las diferentes especies, viviendo como parte del balance de la naturaleza, siendo éste el requisito previo básico para la misma supervivencia de la especie humana. Esto significa que la especies humana tendrá que cambiar el desenfreno y actitudes actuales antropocentristas, así como también todo las formas de zoolatría, para adoptar un modo de comportamiento y un código moral con base en la defensa de la Vida, dando precedencia al biocentrismo.

Bases Biológicas de la Declaración Universal de Derechos Animales

Con tales ambiciones, la Declaración Universal de Derechos Animales constituye una etapa clave en la historia de la inteligencia humana y de las consideraciones morales.

Los conceptos éticos contenidos en la Declaración Universal de los Derechos de los Animales se basan en tres factores claves que han surgido con los recientes descubrimientos en la ciencia de la biología moderna, la genética molecular, genética poblacional, ecología, neurofisiología y etología.

1. En el campo de genética molecular se ha mostrado que como todo, las especies animales se han hecho con las mismas materias encontradas en un código genético universal, ellos tienen un origen común y se relacionan por lo tanto con uno otro. Esto incluye la especie humana.

2. La ecología y la ciencia poblacional han dado a conocer un nivel alto de interdependencia entre especies e individuos; esta interdependencia opera dentro de un sistema vivo y extenso, que es la comunidad biológica global. Estos campos de ciencia también explican que el balance dinámico de este sistema complejo se funda enteramente sobre la diversidad de los elementos constitutivos, así como de los genéticos, al igual que la diversidad genética y el comportamiento diverso de las especies, como la diversidad genética del comportamiento de los individuos se expresan dentro de un marco de la diversidad geo-climática de los diversos ambientes de la vida.

3. Enfrentado con las muchas y variadas maneras en que animales perciben, actúan y reaccionan a su ambiente, ambas la neurofisiología y la etología han dado a conocer bases comunes que guían los diferentes tipos de comportamiento y que rigen las relaciones entre las especies animales diferentes, ya sea éste comportamiento instintivo, memorizado o aprendido. Los mismos campos de estudio científico han mostrado que los animales sufren de hecho. El sufrimiento ocasiona, o una respuesta motora (corriendo lejos), o una conducta de réplica (llanto, gritos, defensa propia) o una respuesta autónoma (úlcera neurogénica); puede también ser expresada por serias perturbaciones de conducta, (postración, auto-mutilación, agresividad permanente). La sensibilidad para el dolor y la capacidad para reaccionar a éste como un intento para neutralizar el dolor o eliminar la causa, son mecanismos básicos y difundidos y puede inferirse que ellos primero aparecieron en una etapa muy temprana en la evolución del mundo animal.

Las ciencias que estudian la Vida han demostrado que hay, unidad extrema en el mundo viviente, que significa que la comunidad biológica o la biosfera es un sistema coherente y la diversidad extrema en las formas y capacidades de las especies e individuos. Este es el combustible básico para la evolución que la usa como recurso requerido para que mantenga su ímpetu propio. Todos las especies y todos los individuos, mediante su originalidad, contribuyen a la estabilidad dinámica de la biosfera y por ende a la supervivencia de todos los componentes. Cada especie y cada individuo por lo tanto tienen derechos naturales para vivir con dignidad.

La especie humana ha tomado a su cargo la gestión de la economía biológica para toda la biosfera, pero ésto ha sido logrado imponiendo una jerarquía de especies e individuos, definido exclusivamente desde el punto de vista de las capacidades de un grupo cultural que se cita como punto de referencia.

La domesticación totalitaria de la Naturaleza por el ser humano ha sido efectuada por una unificación forzada, con todo el consecuente dolor, sufrimiento y matanza. Tarde o temprano, inevitablemente constituirá una amenaza a la evolución y a la misma existencia total de la biosfera. Esta fatalidad es particularmente seria pues es imposible determinar el momento exacto en que el balance será irreversiblemente comprometido.

Es por lo tanto responsabilidad del ser humano respetar la Vida en todas sus formas. Este respeto debe expresarse tanto para la unidad como para la diversidad de todos los seres vivientes y también para la dignidad de todos los animales. Debe ser el producto de una pacífica pero continua batalla, con el objeto de reducir el sufrimiento y el dolor en la comunidad biológica al que el ser humano pertenece y sobre el cual él depende. Este respeto a la Vida puede únicamente lograrse mediante un programa eficiente de educación a la sociedad fundado en unas sólidas bases morales, legales y científicas.

Ya que el conocimiento cognitivo y la cultura se ven como atributos puramente humanos, es por lo tanto razonable inquirir las bases y las limitaciones de los derechos afirmados por un individuo o grupo de individuos en la relación otros humanos. Ya ahora es altamente legítimo desafiar los derechos que el hombre se ha asignado a sí mismo, otorgándose a sí mismo autoridad sobre el sufrimiento y la vida animal para satisfacer deseos que distan grandemente de sus necesidades nutritivas básicas

Autor y Fuente
Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Sábado, 31 de Mayo 2008

¿Existen los crímenes contra la Naturaleza y contra los Animales?. ¿Qué derechos tienen los animales, como seres vivos?




El amor a todos los seres vivos es el atributo más noble del hombre. Charles Darwin

Declaración Universal de los Derechos del Animal

PREAMBULO


·Considerando que todo animal posee derechos

·Considerando que el desconocimiento de dichos derechos ha conducido y sigue conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y contra los animales

·Considerando que el reconocimiento por parte de la especie humana de los derechos a la existencia de las otras especies animales, constituye el fundamento de la coexistencia de las especies en el mundo

·Considerando que el hombre comete genocidio y existe la amenaza de que siga cometiéndolo

·Considerando que el respeto hacia los animales por el hombre está ligado al respeto de los
hombres entre ellos mismos

·Considerando que la educación debe enseñar, desde la infancia, a observar, comprender,
respetar y amar a los animales

SE PROCLAMA LO SIGUIENTE:

Artículo 1º

Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

Artículo 2º
a) Todo animal tiene derecho al respeto.

b) El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a otros animales o de explotarlos violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales.

c) Todos los animales tienen derecho a la atención, a los cuidados y a la protección del hombre.

Artículo 3º
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia.

Artículo 4º
a) Todo animal perteneciente a una especie salvaje, tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse.

b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho.

Artículo 5º
a) Todo animal perteneciente a una especie que viva tradicionalmente en el entorno del hombre, tiene derecho a vivir y crecer al ritmo y en las condiciones de vida y de libertad que sean propias de su especie.

b) Toda modificación de dicho ritmo o dichas condiciones que fuera impuesta por el hombre con fines mercantiles, es contraria a dicho derecho.

Artículo 6º
a) Todo animal que el hombre ha escogido como compañero, tiene derecho a que la duración de su vida sea conforme a su longevidad natural.

b) El abandono de un animal es un acto cruel y degradante.

Artículo 7º
Todo animal de trabajo tiene derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad del trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.

Artículo 8º
a) La experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico es incompatible con los derechos del animal, tanto si se trata de experimentos médicos, científicos, comerciales, como toda otra forma de experimentación.

b) Las técnicas alternativas deben ser utilizadas y desarrolladas.

Artículo 9º
Cuando un animal es criado para la alimentación debe ser nutrido, instalado y transportado, así como sacrificado, sin que de ello resulte para él motivo de ansiedad o dolor.

Artículo 10º
a) Ningún animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre.

b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de animales son incompatibles con la dignidad del animal.

Artículo 11º
Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida.

Artículo 12º
a) Todo acto que implique la muerte de un gran número de animales salvajes es un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.

b) La contaminación y la destrucción del ambiente natural conducen al genocidio.

Artículo 13º
a) Un animal muerto debe ser tratado con respeto.

b) Las escenas de violencia en las cuales los animales son víctimas, deben ser prohibidas en el cine y en la televisión, salvo si ellas tienen como fin el dar muestra de los atentados contra los derechos del animal.

Artículo 14º
a) Los organismos de protección y salvaguarda de los animales, deben ser representados a nivel gubernamental.

b) Los derechos del animal deben ser defendidos por la Ley, como lo son los derechos del hombre.

Este texto definitivo de la Declaración Universal de los Derechos del Animal ha sido adoptado por la Liga Internacional de los Derechos del Animal y las Ligas Nacionales afiliadas tras la 3.ª reunión sobre los derechos del animal, celebradas en Londres del 21 al 23 de septiembre de 1977.

La declaración proclamada el 15 de octubre de 1978 por la Liga Internacional, las Ligas Nacionales y las personas físicas que se asocien a ellas, fue aprobada por la
Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Sábado, 31 de Mayo 2008

Textos y Documentos

El Dalai Lama apoya la celebración de los Juegos Olímpicos, el progreso en China, y lamentó los trágicos eventos en Tíbet.


Carta del Dalia Lama al pueblo Chino
UN LLAMADO DE SU SANTIDAD EL 14º DALAI LAMA AL PUEBLO CHINO

Hoy hago llegar mi sincero saludo a mis hermanas y hermanos chinos en el mundo, en particular, a aquellos en la República Popular China. Ante los hechos acontecidos en Tíbet, quisiera compartir con ustedes mis pensamientos en cuanto a la relación entre los pueblos de Tíbet y China, y realizar un llamado personal a todos ustedes.

Siento gran tristeza por la pérdida de vidas en los trágicos eventos recientes en Tíbet. Estoy consciente de que algunos chinos también fallecieron. Lo lamento por las víctimas y sus familias, y elevo mis plegarias por ellos. La inquietud actual ha demostrado la gravedad de la situación en Tíbet y la necesidad urgente de buscar una solución pacífica y mutuamente beneficiosa mediante el diálogo. Incluso en estas circunstancias, he expresado mi voluntad a las autoridades chinas de trabajar en conjunto para traer paz y estabilidad.

Hermanas y hermanos chinos, yo les aseguro que no tengo deseo alguno de buscar la separación de Tíbet, como tampoco ninguna intención de provocar una brecha entre los pueblos de China y Tíbet. Al contrario, mi compromiso siempre ha sido el encontrar una solución genuina al problema de Tíbet que asegure los intereses a largo plazo de chinos y tibetanos. Mi mayor preocupación, como lo he repetido una y otra vez, es asegurar la supervivencia de la cultura distintiva del pueblo tibetano, su idioma e identidad. Como simple monje que lucha por llevar su vida cotidiana de acuerdo con los preceptos budistas, yo les aseguro la sinceridad de mi motivación.

Le he solicitado al liderazgo de la RPC que comprenda con toda claridad mi posición y trabaje para resolver estos problemas mediante "la búsqueda de la verdad en los hechos". Insto al liderazgo chino a ejercer la sabiduría e iniciar un diálogo significativo con el pueblo tibetano. También les llamo a realizar un sincero esfuerzo en su contribución a la estabilidad y armonía de la RPC, y evitar el crear rupturas entre las nacionalidades. La representación de los medios estatales de los sucesos recientes en Tíbet, utilizando imágenes engañosas y distorsionadas podrían sembrar la tensión racial con consecuencias impredecibles a largo plazo. Esto me resulta muy grave. Igualmente, a pesar de mi permanente apoyo a los Juegos Olímpicos de Beijing, las autoridades chinas afirman que intento sabotear los Juegos, esto con la intención de crear división entre el pueblo chino y mi persona. No obstante, me alienta el que varios intelectuales y eruditos chinos también han expresado su fuerte preocupación por las acciones del liderazgo chino y el potencial de las consecuencias adversas a largo plazo, en particular, en las relaciones entre las distintas nacionalidades.

Desde tiempos antiguos, los pueblos de Tíbet y China han vivido como vecinos. En la historia registrada de dos mil años de nuestros pueblos, en ocasiones desarrollamos relaciones amistosas, incluso llegando a alianzas matrimoniales, mientras que en otros tiempos nos enfrentamos. Sin embargo, ya que el Budismo floreció en China antes de llegar a Tíbet desde India, nosotros los tibetanos hemos tenido históricamente el debido respeto y afecto hacia el pueblo chino como hermanos y hermanas en el Dharma. Esto es algo que los miembros de la comunidad china que viven fuera del país conocen muy bien, algunos de ellos han asistido a enseñanzas budistas, como también a peregrinajes desde el territorio de China, a quienes he tenido el privilegio de conocer. Yo tengo en profunda consideración estos encuentros y siento que pueden contribuir a un mejor entendimiento entre nuestros pueblos.

El siglo XX fue testigo de enormes cambios en muchas partes del mundo y Tíbet también se vio atrapado por esta turbulencia. Luego después de la fundación de la República Popular China en 1949, el Ejército de Liberación Popular entró en Tíbet llegando luego entre ambas naciones al Acuerdo de 17 Puntos en mayo de 1951. Cuando estuve en Beijing en 1954-55, asistiendo al Congreso Nacional Popular, tuve la oportunidad de conocer y desarrollar una amistad personal con varios líderes superiores, incluyendo al Presidente Mao. De hecho, el Presidente Mao me aconsejó sobre varios aspectos, como también me ofreció compromisos personales con respecto al futuro de Tíbet. Alentado por estas seguridades, e inspirado por la dedicación de muchos líderes revolucionarios de China en esa época, regresé a Tíbet lleno de confianza y optimismo. Algunos miembros tibetanos del Partido Comunista también compartían dicha esperanza. Tras mi regreso a Lhasa, puse todo mi esfuerzo en buscar una autonomía genuina para Tíbet dentro de la familia de la República Popular China (RPC). Creí que esto sería lo mejor para los intereses a largo plazo de los pueblos de Tíbet y China.

Infortunadamente, las tensiones que comenzaron a escalar en Tíbet a mediados de 1956, eventualmente condujeron al levantamiento pacífico del 10 de marzo de 1959 en Lhasa, y a mi eventual escape al exilio. Aunque en Tíbet se han dado muchos desarrollos positivos bajo el mando de la RPC, estos avances, como indicó el anterior Panchen Lama en enero de 1989, se vieron opacados por el inmenso sufrimiento y la extensa destrucción. Los tibetanos fueron impelidos a vivir en un estado de temor permanente, mientras el gobierno chino se mantuvo receloso de ellos. Sin embargo, en vez de cultivar la enemistad hacia los líderes chinos responsables por la cruel represión del pueblo tibetano, oré por ellos para que desarrollaran amistad, lo que expresé en las líneas a continuación en una oración que compuse en 1960, un año después de llegar a India: "Puedan ellos alcanzar la sabia visión que discierne entre lo correcto y lo incorrecto, y puedan ellos mantenerse en la gloria de la amistad y el amor". Muchos tibetanos, niños escolares entre ellos, recitan estas líneas en sus plegarias cotidianas.

En 1974, tras serias conversaciones con mi Kashag (gabinete), como también con el Presidente y Vicepresidente de la entonces Asamblea de Diputados del Pueblo Tibetano, decidimos encontrar una Vía del Medio que buscara no separar a Tíbet de China, pero que facilitara el desarrollo pacífico de Tíbet. Aunque no tuvimos ningún contacto en ese momento con la RPC –que se encontraba en plena Revolución Cultural–, ya habíamos reconocido que tarde o temprano, tendríamos que resolver el tema de Tíbet mediante negociaciones. También reconocimos que, al menos en relación a la modernización y el desarrollo económico, sería de gran beneficio para Tíbet si permanecía dentro de la RPC. Aunque Tíbet tiene una herencia cultural rica y antigua, materialmente no se ha desarrollado.

Ubicado en el techo del mundo, Tíbet es la fuente de muchos ríos importantes de Asia, por lo tanto, la protección del medio ambiente en la planicie tibetana es de suprema importancia. Puesto que nuestra mayor preocupación es salvaguardar la cultura budista tibetana –enraizada como está en los valores de la compasión universal-, como también el idioma tibetano y la identidad tibetana única, hemos trabajado con gran sentimiento hacia el logro de una autonomía significativa para todos los tibetanos. La constitución de la RPC otorga el derecho a las nacionalidades, como la tibetana, a contar con ello.

En 1979, el entonces principal líder chino, Deng Xiaoping, aseguró a mi emisario personal que "a excepción de la independencia de Tíbet, todo otro asunto podía negociarse". Puesto que ya habíamos formulado nuestro enfoque para el encuentro de una solución al tema tibetano dentro de la constitución de la RPC, estábamos en buena posición para responder a esta nueva oportunidad. Mis representantes se reunieron varias veces con los oficiales de la RPC. Tras renovar nuestros contactos en 2002, hemos tenido seis rondas de conversaciones. No obstante, en el tema fundamental, no ha habido ningún resultado concreto. Sin embargo, como he dicho muchas veces, yo me mantengo firmemente comprometido con el enfoque de la Vía del Medio y reitero aquí mi voluntad de continuar en búsqueda del proceso de diálogo.

Este año el pueblo chino espera orgullosa y entusiastamente la apertura de los Juegos Olímpicos. Desde un comienzo yo he apoyado la designación de Beijing como sede de los Juegos. Mi posición permanece intacta. China tiene la mayor población del mundo, junto con una historia y civilización enormemente rica. Hoy, dado su impresionante progreso económico, China emerge como una gran potencia. Esto es algo a recibir con beneplácito. Pero China también necesita ganarse el respeto y estima de la comunidad global mediante el establecimiento de una sociedad abierta y armoniosa en base a los principios de la transparencia, libertad y el mando de la ley. Por ejemplo, hasta hoy, las víctimas de la tragedia de la Plaza Tiananmen que afectó adversamente las vidas de tantos ciudadanos chinos, no han recibido reparación alguna, como tampoco una respuesta oficial. De igual forma, cuando miles de chinos comunes en las áreas rurales sufren injusticia a manos de los oficiales locales explotadores y corruptos, sus quejas legítimas son ignoradas o respondidas con agresión. Expreso estas preocupaciones como un ser humano y como alguien que está preparado a considerarse miembro de la gran familia que es la República Popular China. Al respecto, aprecio y apoyo la política del Presidente Hu Jintao para la creación de una "sociedad en armonía", pero esto sólo puede surgir en base a la confianza mutua y una atmósfera de libertad, incluyendo la libertad de palabra y el mando de la ley. Creo profundamente que si estos valores son albergados, muchos problemas importantes con las minorías se pueden resolver, como el tema de Tíbet, al igual que Turquistán del Este y Mongolia Interior, donde el pueblo nativo constituye hoy solo el 20% de un total de 24 millones de habitantes.

He mantenido la esperanza de que la declaración reciente del Presidente Hu Jintao de que la estabilidad y la seguridad de Tíbet se relacionan con la estabilidad y seguridad del país, pueda representar el inicio de una nueva era para la resolución del problema de Tíbet. Resulta infortunado que a pesar de mis sinceros esfuerzos por no separar Tíbet de China, los líderes de la RPC continúen acusándome de "separatista". Igualmente, cuando los tibetanos en Lhasa y muchas otras áreas protestaron espontáneamente para expresar su profundo resentimiento, las autoridades chinas me acusaron de inmediato de haber orquestado sus demostraciones. He solicitado que un cuerpo respetado realice una amplia investigación sobre este argumento.
Hermanas y hermanos chinos –donde quiera que se encuentren-, con profunda preocupación les pido que ayuden a aclarar los malentendidos entre nuestras dos comunidades. Además, les ruego que nos ayuden a encontrar una solución pacífica y duradera al problema de Tíbet mediante el diálogo en el espíritu del entendimiento y acuerdo.

Con mis oraciones,

El Dalai lama
28 de marzo de 2008

Fuente:

Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Lunes, 19 de Mayo 2008
BOE núm. 283 Lunes 26 noviembre 2007 48337 MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA
20275 REAL DECRETO 1403/2007, de 26 de octubre, por el que se aprueba el Estatuto de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
Juan Ramón Blanco Aristín


Facebook Twitter LinkedIn Digg Google Meneame Viadeo Pinterest

Jueves, 17 de Abril 2008

Búsqueda

Editado por
Juan Ramón Blanco Aristín
Juan Ramón Blanco Aristín
Juan Ramón Blanco es Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio. Es asimismo asesor jurídico de Tendencias21, Secretario General Técnico del Instituto Ciencia y Sociedad y socio fundador del Instituto de Derechos Humanos Sri Aurobindo.






Noticias de AI