Recomendar este blog Notificar al moderador
Menu
Recogida de la cosecha. Emile Claus. Wikipedia.com
Recogida de la cosecha. Emile Claus. Wikipedia.com
 
 Hace muchos, muchísimos años, tantos que mi memoria no recuerda cuando fue, en la tierra existían unos seres, casi invisibles, que cuidaban  de los árboles, las plantas, los insectos y todos los animales grandes y pequeños, alados y terrestres, de la tierra, el agua y el aire.
 
Durante mucho, mucho tiempo, la colaboración entre esos seres y los humanos fue muy estrecha. Esto posibilitó que sus conocimientos sobre la naturaleza fueran aprendidos por los hombres y las mujeres que habitaban nuestro planeta. De esta manera, gracias a sus enseñanzas, conocieron la forma de obtener los frutos que la tierra producía y que les regalaba para su sustento.
 
Para celebrar esta unión tan benéfica con los seres casi invisibles, los humanos decidieron  reunirse con ellos en unas fechas señaladas. Así, al comienzo y al final de cada una de las estaciones del año, se organizaban grandes fiesta para convocar a las energías benefactoras que aquellos seres casi invisibles atraían.
 
 Tras la ceremonia en la que se daba la bienvenida a todos los presentes, se agradecía a los seres casi invisibles los bienes recibidos con su ayuda, y se les rogaba que siguieran ayudando a los seres humanos en sus tareas en el campo, en la pesca y en la caza. Los humanos bailaban, cantaban, reían y comían ricos manjares. Era su forma de agradecer la presencia a sus benefactores y demostrarles lo contentos que estaban por ella.
 

 

Recopilación de conocimientos. pixers.es
Recopilación de conocimientos. pixers.es
Un buen día, alguien pensó que, para que no se les olvidasen tantas cosas como las que habían aprendido, sería bueno ponerlas por escrito. De esta manera se escribió en un libro enorme todas aquellos conocimientos que se habían adquirido de los seres casi invisibles y que, a través de las historias y de los cuentos, habían pasado de padres a hijos.
 
Esta idea tan estupenda permitió que todos los que lo necesitaran pudieran tener la información, aunque no conocieran la forma de ponerse en contacto con los seres casi invisibles.
 
Pero... sucedió que con el paso del tiempo los humanos se olvidaron del origen del conocimiento que estaba guardado en aquel libro tan grande y vivieron como si los seres casi invisibles no existieran.

 

Así, terminaron por pensar que sólo a través de los libros se puede acceder a ese conocimiento, e ignoran que hay un cordón invisible que une el conocimiento de los libros con aquellos seres que, desde el principio de la historia, acompañan a los humanos en su vida en la Tierra.
 
Por eso, cuando leemos un libro hay algo que se alegra en nuestro interior, es la energía que nos llega a través de ese cordón y que nos traslada a aquellos tiempos en que no había intermediarios entre el mundo humano  y ellos, los Casi Invisibles.
 
Aún hoy se siguen haciendo las fiestas cuando se recogen las cosechas, pero ya no se convocan a aquellos seres amigos. Sin embargo, el misterio de la fiesta  es que se sigue haciendo de la misma manera que entonces. Cuando se organiza una siempre es para celebrar algo, todo el mundo está contento y se baila, se ríe, se canta y se comen ricos manjares. Todos aquellos alimentos que sigue regalando la tierra a los seres humanos y que son el fruto de los esfuerzos que ellos hacen, pero también de los seres casi invisibles que aún siguen colaborando con las mujeres y con los hombres del planeta Tierra, a pesar de que no sean convocados ni reconocidos.
 
 

Las formas invisibles. pinterest.cl
Las formas invisibles. pinterest.cl
Pero, ¿quiénes son esos seres casi invisibles de los que hablo? Pues esos son aquellos personajes de los cuentos a los que llaman gnomos, hadas,  ondinas o ninfas, elfos,   etc. Los cuentos son los libros que se escribieron para que hoy los niños supieran de la existencia de ellos. La idea de escribirlos la tuvieron algunos abuelos y abuelas que querían transmitir las historias que les habían contado cuando eran pequeños. Aquellas historias que sus abuelos y sus padres les narraban y que explican cómo vivían esos seres entre los humanos y cuáles eran las tareas que realizaban.
 
La abuela Alicia sabe que esos seres existen. Por eso les habla de ellos, para que cuando crezcan puedan pedir ayuda a los benefactores invisibles que todos los humanos tenemos alrededor. Si cuentan con ellos siempre los tendrán de su parte. Y... cuando celebren algún acontecimiento importante no olviden de invitarlos, son muy alegres y divertidos y les encanta asistir a una fiesta


Alicia Montesdeoca Rivero

Miércoles, 26 de Septiembre 2018

Anochecer. pixabay
Anochecer. pixabay
 
Amo la oportunidad que da el morir,
y abandono toda resistencia
aunque no sepa qué  voy a encontrar
cuando el “yo”  ya desaparezca
 
Está clara la determinación
quiero que lo que soy florezca
que no me confunda más la personalidad
que sólo sirve para que la ceguera crezca
 
Despojada de mi antigua vestidura,
aunque aún tema el desnudo frío,
me enfrento a lo nuevo con la esperanza
de reconocer lo que fue desconocido
 
¿A dónde voy?
¿cuál es el motivo para  seguir andando?
¿qué dirección me indica el viento?
Es el hogar sin tiempo el que me llama
es su añoranza el motivo del reencuentro
 
Y hacia ahí me dirijo,
poco a poco y sin esfuerzo,
sin importar la forma del camino
sólo sé que es directo.
 
Es el momento y así lo asumo,
ahora es mi Alma la que emerge
le dejo hacer a ella su labor
mientras siento como sus brazos me mecen.
 


Alicia Montesdeoca Rivero

Martes, 25 de Septiembre 2018

9.


 
El desarrollo mental o la búsqueda mental de explicaciones
provoca el debilitamiento de la vida en el ser humano
 
No apegarse es volver a ser un niño.
Él no fija por mucho tiempo su atención en nada,
perdería las oportunidades de seguir creciendo
de seguir descubriendo
de seguir aprendiendo
todo el Universo está a su disposición
Si nada se posee, todo se obtiene
 
Movimiento y quietud
comunicación y silencio
abrazo y renuncia
 
Tomar y entregar
crear y soltar
caminar y reposar
fluir
transformarse
crecer
desaparecer
diluirse
encontrarse
ser
 

Editado por
Alicia Montesdeoca Rivero
Eduardo Martínez de la Fe
Licenciada en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, Alicia Montesdeoca Rivero es consultora e investigadora, así como periodista científico. Coeditora de Tendencias21, es responsable asimismo de la sección "La Razón Sensible" de Tendencias21. Este blog está dedicado a sus creaciones literarias.



Últimas entradas
El pedigüeño 10/06/2019
La nada es el todo 10/06/2019
Para Marisa 05/06/2019
En círculo 05/06/2019
Así es 24/01/2019
Búsqueda 24/01/2019
Emergencia 13/11/2018
Monte 17/10/2018

Enlaces