Recomendar este blog Notificar al moderador
ESTRATEGAR: Rafael Alberto Pérez


¿Quién es?
Rafael Alberto Pérez
Rafael Alberto Pérez
Autor de referencia en comunicación estratégica, conferenciante y consultor. Es consejero de The Blueroom Project - TBP Consulting para temas de turismo y ocio

Considerado el padre de la Nueva Teoría Estratégica (NTE) y autor laureado. Su libro “Estrategias de Comunicación” (2001) ha recibido dos premios internacionales y ha sido seleccionado la revista “Razón y Palabra” como uno de los textos más influyentes en Iberoamérica.

En la actualidad divide su actividad entre impartir Seminarios- invitado por más de 170 Universidades y empresas de 14 países- y ejercer como consultor estratégico.








Lo que israelitas y palestino no han resuelto,
lo han resuelto millones de personas en el mundo:
Todos los que viven en un condominio.


Convivir en una misma parcela
 Unos viven arriba, otros abajo, unos a la derecha y otros a la izquierda.
Todos piensan y son distintos. Pero, en general, no se molestan demasiado los unos a los otros, o al menos se suelen soportar. Sobre este tema pienso dos cosas:


 
  1.   Que tanto israelitas como palestinos están dando una pésima imagen al mundo y que eso les cobrará factura a ambos. Justificar una política terrorista en la máxima “es licito matar al tirano” que sigue Hamás, no le priva de ser terrorista y de dar alas a las represiones israelitas. Como ironía del destino habría que añadir que el dichoso “principio”  tiene raíces cristianas, ahí están  Santo Tomás (siglo XIII) y su “Del gobierno de los príncipes” y el filosofo J, LOCKE (sigloXVII) y ya en el siglo XX, el militar Stauffenberg que promovió el atentado fallido para matar a Adolf Hitler. Pero cuando el Estado de Israel no quiere darse cuenta de que detrás del terrorismo de Hamás hay un pueblo oprimido,  abdica de su memoria y de su pasado. La pregunta ahora sería por qué su dios no les manda plagas a los palestinos como en su día hizo con los egipcios en vez de cazas bombardeando escuelas y hospitales.
  2. Que no sé para qué demonios me meto en este embrollo. Soy consciente de que al hacerlo me  arriesgo a recibir la crítica de todos. Los unos y las otros. Los radicales solo quieren oír una versión: la suya. Sé también que se está muy cómodo hablando de la estrategia en general. La cuestión es que no me importa incomodar a todas las partes, los seres humanos alimentamos nuestras propias ideas, cualquiera que sea  su valor, y tenemos no sólo el derecho sino también el deber moral de exponerlas.
 
Desde este humilde blog pido a los políticos de ambos pueblos que acorten el tiempo del conflicto, cuanto más dure más muertos habrá, y poco importa si suman más los de un lado que los de otro: en cualquier caso son los suyos.
Sólo el diálogo salvará el mundo si es que- al paso que vamos- hay algo que pueda salvarlo

Rafael Alberto Pérez

Lunes, 18 de Agosto 2014