Recomendar este blog Notificar al moderador
FISEC

Homenaje a Edgar Morin.

David Vilalta Murillo,
Miembro del Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad
Autónoma de Barcelona (UAB) y del grupo "La Cultura Matemática de las Personas".
Asesor de centros y coordinador de seminarios de escuelas de nueva
creación.






Algunas características de esos sistemas sociales, complejos y adaptativos, que son las aulas
En ese estudiarnos, hemos ido encontrando algunas regularidades en nuestras formas de orientar el trabajo en las aulas, entrevemos lo que nos queda, pero ello no impide que hayamos detectado ya, algunas características que les vamos a presentar de forma sintética:
1.- Unas aulas orientadas a la comprensión del mundo, del otro y de uno mismo.
Fomentamos y a veces debemos recuperar el espíritu indagador que los niños poseen como una actitud esencial de nuestra especie. Esa actitud que nos permite situarnos en el mundo encontrando explicaciones a objetos y fenómenos. Una actitud que nos capacita para la toma de decisiones.
Comprender el mundo pide que cada cual se descentralice. Comprender un objeto o un fenómeno es interaccionar con ellos. En el interaccionar sales de ti, y cuando vuelves, de alguna manera has modificado algo en ti mismo.
Cuando intentamos comprender algo, constantemente usamos lo que otros comprenden. Nos referimos a lo que uno escribió, a lo que otro dibujó, a lo que el de más allá dijo. Tomamos decisiones respecto de esas referencias, decidimos si las valoramos o las desechamos, si las retocamos y las incorporamos, si concuerdan con nuestra visión o nos introduce algún matiz … Esas referencias son tanto internas al aula como de su exterior. Comprender, aunque es una comunicación de cada persona consigo misma, es un proceso social que genera una cosmovisión dinámica, puesto que las percepciones y las explicaciones varían.
Por ello consideramos que comprender significa comunicarse consigo mismo usando como referencia la interpretación del otro, sus ideas, sus formas de hacer, su intenciones... Comprender requiere intentar comprender al otro.

Significa también compromiso, ya que cuando no te sientes vinculado con otros en algún objetivo, ese objetivo deja de ser significativo para ti, con lo que los niveles de descentralización y por ende de reconocimiento del otro y de comprensión bajan en picado.

Es por ello que organizamos nuestras aulas como espacios públicos donde se pueda hablar y actuar. Donde de forma holística se pueda especular, negociar significados, establecer colectivamente planes de acción… teniendo en cuenta la asimetría existente entre los maestros y los alumnos.

2.- Un hablar y actuar polifónicos.
La belleza de una orquesta polifónica consiste en la coordinación mutua que se establece entre cada uno de los instrumentos o voces. Cierto que hay un director de coro o de orquesta, pero no es menos cierto que el director que facilita esa coordinación poco podría hacer sin esa sutil e imperceptible coordinación entre cada uno de los miembros.

En nuestras aulas potenciamos esa coordinación que tiene la forma de un sistema adaptativo entre las voces y sus ecos porque es fuente de conocimiento y de humanidad.

Imagínense lo que supone un grupo de personas conviviendo para comprender cosas. Y que en ese comprender el proceso de formación de sus explicaciones es un proceso social porque está constituido por un sistema de voces y de ecos entre su manera de orientarse y las de otros compañeros de la clase. Pero no solamente eso, sino que en su vida cotidiana están acostumbrados a que puedan venir otros alumnos de otras clases, ya sea para hacerles preguntas sobre algo que estos estudiaron, ya sea para darles explicaciones sobre algo que tienen entre manos. Pero es que las puertas de la clase y los sentidos de las personas también están abiertos a las explicaciones que otro maestro pueda traer, a algún padre que se la ha llamado porque se sabe que puede aportar alguna cosa, o a los expertos sobre el tema que estamos tratando, o a la cultura en general, en forma de libros, videos, periódicos, mapas, lupas, y demás objetos, artefactos e instrumentos.

No se trata de un sistema polifónico formado tan solo por nociones distintas, si no por diferentes intereses, orientaciones básicas, formas de emocionarse y de hacer, lenguajes, intenciones… por distintas cronologías y experiencias… Y procuramos que todas formen un sistema emergente porque lideramos la existencia de interacciones simbólicas entre estas voces y sus ecos. Interacciones simbólicas que sean formadoras de la voz personal de cada uno y de la voz colectiva del aula.

La sociología de este entramado y la amplitud de su dimensión polifónica nos parecen dos características importantes para que el proceso de formación de sociedades y de personas sea emancipador.
Como la gusta decir a un entrañable amigo, las aulas se vuelven esferas sonoras repletas de ecos tanto internos como exteriores que nos orientan en nuestro conocer.
Gabinete de Comunicación

Facebook Twitter LinkedIn Google Meneame Viadeo Pinterest

Homenaje a Edgar Morin.

David Vilalta Murillo,
Miembro del Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad
Autónoma de Barcelona (UAB) y del grupo "La Cultura Matemática de las Personas".
Asesor de centros y coordinador de seminarios de escuelas de nueva
creación.




El aula como un sistema social que es complejo y adaptativo.                                   I Entrega.
Hace un año, desde el Instituto de Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona, buscábamos personas con las que conversar. Tenemos la tarea de repensar la educación y queremos hacerla, también, en público, junto a trayectorias y prácticas exteriores a la educación. Para ello organizamos espacios donde imaginar sobre educación aportando la práctica docente de maestras de nuestros equipos y discursos con ecos sugerentes. En ese camino encontramos a Rafael Alberto Pérez y su nueva teoría estratégica. Así es que, como dice el refrán, de aquellos polvos estos lodos.
Y no diré que el azar nos presentó, porque hubo unas intenciones de búsqueda que, sin saberlo nosotros, nos acercaron. Este escrito viene a ser un recordatorio sintético, aunque reflexionado de mi escueta exposición en el Chateau d’Orion junto a los miembros de FISEC y el entrañable profesor Edgar Morin. Quisiera empezar esta aportación agradeciendo a Rafael y a las personas de FISEC su espíritu abierto, así como su cordialidad, generosidad y simpatía que han hallado un espacio en mi corazón.

Les voy a exponer, sucintamente, algunas de las ideas que desde el grupo la Cultura Matemática de las Personas venimos coconstruyendo. Somos maestras y maestros de educación infantil, primaria, secundaria y universidad, que dedicamos buena parte de nuestro tiempo a estudiar nuestras aulas, a leer y a comprendernos. En ese camino de más de ocho años hemos ido elaborando un discurso que nos permite seguir avanzando, a la vez que nos hace conscientes de lo que nos queda. Durante este tiempo hemos ido construyendo unas prácticas profesionales y unos argumentos para explicarlas y fundamentarlas cuyo modelo intentamos comprender.
Percibimos nuestra responsabilidad de maestros como el liderazgo de la formación emancipadora de personas y de sociedades orientadas a comprender el mundo y a comunicarse; también gestionamos las aulas como comunidades porque potenciamos los vínculos emocionales y el sentido de pertenecía a un grupo humano que está comprometido en una acción colectiva.
Lideramos estos procesos sin perder de vista que la escuela es una institución social que tiene que asegurar el éxito de su función específica: transmitir a las nuevas generaciones los elementos básicos de la herencia cultural.
Creemos que la transmisión de saberes básicos tiene éxito cuando se interpreta como un proceso de mediación cultural de los procesos emancipadores de formación de sociedades y de personas.
Como indica el nombre de nuestro grupo, las matemáticas juegan y han jugado un papel esencial en nuestro trabajo de construcción de nuestras prácticas y argumentos. Y creo que eso es así, porque ellas son una construcción cultural de la especie humana. Para nosotros, ese punto de vista es importante. Por poner un ejemplo, cuando la humanidad se ha encontrado con algún problema ha debido agudizar su empeño para encontrar soluciones. En ese ir y venir de problemas, soluciones o explicaciones se iban generando prácticas, herramientas, conjuntos de ideas, estrategias, muchas de ellas matemáticas. Pongamos por ejemplo la necesidad de saber cuantas cosas tengo. Esa necesidad para comerciar, para recabar impuestos, para prevenir… ha generado multitud de sistemas de contaje y a la postre de notación y numeración.
Somos conscientes que las matemáticas no van solas, y por ello hemos aprendido como se tiñen de complejidad nuestras aulas cuando descubrimos en los intereses y preocupaciones de los alumnos, oportunidades para la indagación así como para la alfabetización matemática y de otros saberes.
Gabinete de Comunicación

Facebook Twitter LinkedIn Google Meneame Viadeo Pinterest


Editado por
Gabinete de Comunicación
El Foro Iberoamericano Sobre Estrategias de Comunicación (FISEC) es una asociación sin ánimo de lucro constituida en 2003 por un reducido grupo de académicos y expertos del mundo profesional de la Comunicación, con la intención de favorecer el intercambio más rico y productivo posible entre sus miembros, estudiosos, académicos y profesionales de la Comunicación Estratégica dentro del ámbito Iberoamericano.


Artículos de Fisec Estrategias



RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile