Recomendar este blog Notificar al moderador
RESEÑAS

Reseñas

El capital en el siglo XXI Canal bibliográfico de T21 , 19/02/2015
El capital en el siglo XXI

Ficha Técnica
 
Título: El capital en el siglo XXI
Autor: Thomas Piketty
Edita: Fondo de Cultura Económica.  1ª edición, noviembre de 2014
Traducción: Eliane Cazenave-Tapie Isoard y Guillermina Cuevas
Materia: Economía
Colección: Economía
Encuadernación: Rústica con solapas
Número de páginas: 663
ISBN: 978-84-375-0723-1
PVP: 29 €
 



El capital en el siglo XXI es un libro que se basa en 15 años de investigaciones (1998-2013), desarrolladas por Thomas Piketty, y consagradas esencialmente a la dinámica histórica de los ingresos y la riqueza. Gran parte de estas investigaciones se llevó a cabo en colaboración con otros académicos entre los que se encuentran Anthony Atkinson y Emmanuel Saez.
 
La distribución de la riqueza, dice PiKetty, es una de las cuestiones más controversiales y debatidas en la actualidad. Pero, ¿qué se sabe realmente de su evolución a lo largo del tiempo? ¿Acaso la dinámica de la acumulación del capital privado conduce inevitablemente a una concentración cada vez mayor de la riqueza y del poder en unas cuantas manos, como lo creyó Marx en el siglo XIX? O bien, ¿acaso las fuerzas que ponen en equilibrio el desarrollo, la competencia y el progreso técnico llevan espontáneamente a una reducción de las desigualdades y a una armoniosa estabilización en las fases avanzadas del desarrollo, como lo pensó Kuznets en el siglo XX? ¿Qué se sabe en realidad de la evolución de la distribución de los ingresos y de la riqueza desde el siglo XVIII, y qué lecciones podemos sacar para el siglo XXI?
 
Éstas son las preguntas a las que intenta dar respuesta el autor, en este libro. “Digámoslo de entrada: las respuestas presentadas son imperfectas e incompletas, pero se basan en datos históricos y comparativos mucho más extensos que todos los trabajos anteriores — abarcando tres siglos y más de veinte países —, y en un marco teórico renovado que permite comprender mejor las tendencias y los mecanismos subyacentes. El crecimiento moderno y la difusión de los conocimientos permitieron evitar el apocalipsis marxista, mas no modificaron las estructuras profundas del capital y de las desigualdades, o por lo menos no tanto como se imaginó en las décadas optimistas posteriores a la segunda Guerra Mundial.” […] “Sin embargo, existen medios para que la democracia y el interés general logren retomar el control del  capitalismo y de los intereses privados, al mismo tiempo que mantienen la apertura económica y evitan reacciones proteccionistas y nacionalistas.”
 
Para Piketty, el asunto de la distribución de la riqueza es demasiado importante para dejarlo sólo en manos de los economistas, los sociólogos, los historiadores y demás filósofos. Atañe a todo el mundo, y más vale que así sea. La realidad concreta y burda de la desigualdad se ofrece a la vista de todos los que la viven, y suscita naturalmente juicios políticos tajantes y  contradictorios. Campesino o noble, obrero o industrial, sirviente o banquero: desde su personal punto de vista, cada uno ve las cosas importantes sobre las condiciones de vida de unos y otros, sobre las relaciones de poder y de dominio entre los grupos sociales, y se forja su propio concepto de lo que es justo y de lo que no lo es. El tema de la distribución de la riqueza tendrá siempre esta dimensión eminentemente subjetiva y psicológica, que irreductiblemente genera conflicto político y que ningún análisis que se diga científico podría apaciguar. Por fortuna, la democracia jamás será reemplazada por la república de los expertos, asegura el autor.
 
Para Thomas Piketty, los debates intelectuales y políticos sobre la distribución de la riqueza se han alimentado sobre todo de grandes prejuicios y de muy pocos datos. En ese campo de batalla han convergido ideas sobre la igualdad entre los ciudadanos, el derecho de las personas a ser retribuidas conforme a sus méritos, la confianza en que el crecimiento económico mitiga de manera natural los contrastes entre los más favorecidos y los francamente abandona-dos, pero la información concreta, referida a un plazo largo y a diversas geografías, no se había empleado con suficiente rigor para entender cómo se acumula el patrimonio, qué consecuencias sociales tiene ese proceso y qué pueden hacer los Estados para enfrentarlo.

El lector encontrará en estas páginas un muy detallado análisis de cómo se han distribuido el ingreso y la riqueza en el mundo, desde el siglo XVIII y hasta nuestros días. A partir de una rica base de datos económicos de una veintena de países —disponible en línea para quien quiera profundizar en tal o cual asunto— y con certeras pinceladas literarias —Balzac y Austen sirven para dar ejemplos de cómo las sociedades han entendido su relación con el dinero—, Piketty hace un minucioso recorrido histórico y estadístico para identificar ciertos patrones en el proceso de acumulación del patrimonio en las principales economías. Para el investigador de la École de Economie de Paris, cada nación ha respondido de manera diferente a una ley básica del capitalismo, según la cual el rendimiento del capital suele ser superior, a veces por mucho, a la tasa de crecimiento de la economía, lo que puede estimular la concentración de la riqueza y agravar la inequidad; queda a los Estados decidir, individual o colectivamente, cómo influir en esa fuerza polarizante.

El capital en el siglo XXI ha despertado animadas polémicas en prácticamente todo el orbe, en parte por reintroducir entre académicos, políticos, comentaristas y público en general la preocupación sobre las desigualdades sociales; en parte por su propuesta de establecer políticas fiscales de alcance global que moderen la disparidad — impuestos a la riqueza y a la herencia—; en parte por su visión amplia de lo que deben ser hoy las ciencias sociales, y en parte porque ofrece argumentos sólidos, frescos, para que gobiernos y sociedades combatan de manera frontal el flagelo de la desigualdad. Por todo ello, la de Piketty es hoy una voz imprescindible en los tiempos que corren.

 
Sumario
Agradecimientos
Libro y anexo técnico/sitio de internet: guía del usuario
Introducción

Primera parte. Ingreso y capital

I. Ingreso y producción
II. El crecimiento: ilusiones y realidades

Segunda parte. La dinámica de la relación capital / ingreso

III. Las metamorfosis del capital
IV. De la vieja Europa al Nuevo Mundo
V. La relación capital/ingreso a largo plazo 
VI. El reparto capital-trabajo en el siglo XXI

Tercera parte. La estructura de las desigualdades

VII. Desigualdad y concentración: primeras referencias
VIII. Los dos mundos
IX. La desigualdad de los ingresos del trabajo
X. La desigualdad de la propiedad del capital
XI. Mérito y herencia a largo plazo
XII. La desigualdad mundial de la riqueza en el siglo XXI

Cuarta parte. Regular el capital en el siglo XXI

XIII. Un Estado social para el siglo XXI
XIV. Repensar el impuesto progresivo sobre el ingreso
XV. Un impuesto mundial sobre el capital
XVI. La deuda pública

Conclusión
Lista de cuadros y gráficas
Índice general

 
 


 
  Datos sobre el autor
 
 

El capital en el siglo XXI
Thomas Piketty (Clichy, Francia, 1971) es profesor en la  École de Economie de Paris, de la cual fue su primer director. Es considerado uno de los pioneros en la reciente literatura sobre la evolución histórica del segmento de la población con mayores ingresos. En 2013 recibió el premio Yrjö Jahnsson de la European Economic Association, que se otorga cada dos años a un economista europeo que no haya cumplido 45 años, y en 2012 fue nombrado por la revista Foreign Policy uno de los “100 pensadores globales”.
 

Canal bibliográfico de T21
Facebook Twitter LinkedIn Google Meneame Viadeo Pinterest
19/02/2015 Comentarios





Nuevo comentario:



Canal bibliográfico de T21
Este canal ofrece comentarios de libros seleccionados, que nuestra Redacción considera de interés para la sociedad de nuestro tiempo. Los comentarios están abiertos a la participación de los lectores de nuestra revista.



Secciones


Compartir contenidos
RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile