Recomendar este blog Notificar al moderador
LITERARIA: Yaiza Martínez
Ver, una capacidad sesgada
Reflexión sobre Merma, de Benito del Pliego, (Ediciones Baile del Sol, 2009)

Aunque introducir un poemario es una labor más propia de un prólogo, en Merma, último libro publicado del poeta Benito del Pliego (Madrid, 1970), nos encontramos con una declaración de intenciones, una clave de lectura, directamente en el inicio de dicho poemario.

Esa autorrevelación inicial del libro no es más que una forma más de ser en sí mismo coherente, pues todo él versa sobre una única intención: describir los procesos de interpretación de la realidad (subjetiva, externa al sujeto) a través de la palabra.

Lo cierto es que no es Merma el único poemario de del Pliego que encauza esa intención: otros libros que he podido conocer hasta el momento de este poeta (Índice, Zodiaco) también giran en torno a la expresión, en el lenguaje, de lo que supone el ver.

En este camino emprendido, encontramos un rasgo característico –y apasionante- de la poesía de del Pliego: el mismo lenguaje no se salva de esta querencia de interpretación, de revisión, dado que ese ver lo incluye.




Mostrar el mundo y el lenguaje

Así, realidad externa, realidad interna y lenguaje se convierten todos en objetivo de la expresión. Una cerrazón cubre a veces a este proceso expresivo: en especial, cuando la descripción se realiza a partir de la observación de los procesos del pensamiento, que exige un guante lingüístico de formas no siempre claras.

Merma no es, por eso, una obra sencilla. Bebe del caos del mundo y, sin miramientos, lo muestra. El poeta no conoce respuesta alguna, se expresa y desarrolla fórmulas para declararse que, en su aparente sinsentido, nos introducen en un esfuerzo de interpretación. Por ese motivo, todo en Merma suena al mismo esfuerzo que supone interpretar la vida.

El poemario se sale de sí mismo, imitando al mundo: lector, tú has de entregarle a este caos sus formas (ésa es tu capacidad innata). Del mismo modo que el lenguaje es una pretensión de orden para lo existente, el lector es interpelado en Merma para que interprete, a través de dicho lenguaje, la realidad y, también, el lenguaje escrito (para que establezca algún orden).

De esta forma, al leer Merma se inicia un intercambio de conciencia entre poemas y lector, de cuyo resultado no tenemos garantía alguna, de nuevo, como al vivir: está en las venas del mundo, en nuestras propias venas, esta forma de acercarnos a él para iniciar nuestro entendimiento, y de contarlo con una paciencia de hilanderos.

De Merma cabe resaltar, por todo lo dicho, algunos elementos que suelen acompañar la obra de del Pliego y que son los que hacen de ésta una lectura interesante y original: devoción por la verdad de las palabras, por lo que el lenguaje conlleva; interés por nombrar con el lenguaje el caos; indagación en las formas de interpretación humanas y de su expresión; y reivindicación de la capacidad lingüística como vía de conocimiento y de acercamiento a la realidad y al lenguaje.

La finalidad de los poemas de Benito del Pliego es así la de mostrar, sin pretensiones, más que lo que el lenguaje “ha” en el proceso de conocimiento, haciendo del medio de expresión mismo una realidad a conocer, a indagar.

Con una gran madurez compositiva, cada uno de los poemas de Merma nos interpela, nos cuestiona, nos demanda su interpretación y, como resultado, nos deja entrever respuestas semánticas incompletas. Como en la vida, como en el mundo, en Merma ver es siempre una capacidad sesgada.

Un poema de Merma

"Imaginar en la vivencia una creación hallada": ser quien
desea nuestro ser, porque, vueltos hacia nuestra posesión,
¿de qué tierra somos tierra?, ¿dónde conformar al
inconforme más que en el allí que aquí no existe? Se
levanta un dios al construir su templo; la parturienta grita
porque se pare; la letra no existió hasta que fue escrita.
¿Desistir de lo que no existe? Ninguna vértebra para los
pusilánimes: de la cabeza a la mano por un tendón de
mansos sueños. La lengua cantó lo que, de no ser verdad,
merece serlo.


Benito del Pliego (Madrid, 1970) y reside desde 1997 en Estados Unidos. Fisiones, su primer libro de poesía, se publicó en Madrid en 1997 dentro del proyecto Delta Nueve, del que formaron parte Andrés Fisher, Pedro Núñez y Rodolfo Franco. Alcance de la mano, apareció un año después en Nueva Orleáns. Su poemario Índice fue galardonado con el Premio Internacional de Poesía “Gabriel Celaya” y fue publicado en Valencia por la editorial Germanía el año 2005. En 2003, del Pliego obtuvo el Premio de Poesía Experimental Ciudad de Badajoz por el poema-objeto “Tradición literaria”. Más información sobre el poeta puede encontrarse en la web Las afinidades electivas.

Yaiza Martínez
Jueves, 4 de Febrero 2010


Comentarios

1.Publicado por Stalker el 04/02/2010 14:38
Gracias, Yaiza, por la reseña. Ya no me caben dudas y voy a buscar el poemario,

abrazos

2.Publicado por Yaiza Martínez el 04/02/2010 14:56
Gracias a ti, Stalker, merece la pena, un abrazo, Yaiza

3.Publicado por Luna el 04/02/2010 21:18
Mejor la reseña que el poemario, sin duda. Tuve la oportunidad de ir a su presentación en Madrid y salí de ella enfado y con la respiración entrecortada. Cansa ya esta poesía tan racional, que se recrea tanto en las palabras que se olvida (paradoja) de NOMBRAR. Da la sensación de que, en su libro, da vueltas y vueltas sin tocar eso que tiene que ser tocado/fundado. Luego está el asunto del vacío: Benito del Pliego parte su escritura desde un estrato muy superficial; no se vacía, no empieza sus poemas desde un escenario vacío, no parte desde el silencio. Empieza desde una idea. También está el asunto del ritmo y de la pulsión. ¿Qué ritmo hay en sus poemas? ¿Qué ritmo había en la lectura que hizo de sus poemas? Costaba, costaba el ritmo y, al final, cundía lo gélido... Gracias, en cualquier caso, por tu reseña.

4.Publicado por Yaiza Martínez el 05/02/2010 13:32
Gracias a ti, Luna. La verdad es que no he tenido la oportunidad de escuchar a Benito del Pliego recitando sus poemas en directo. Estoy de acuerdo contigo en que las palabras de Merma no son ni mucho menos claras, pero no diría que no nombran (al menos en su lectura, de oídas imagino que debe ser difícil seguirlas). Creo que las palabras nombran y cuestionan al mismo tiempo. Tampoco creo que se pueda juzgar una propuesta poética por donde empieza ésta (vaciarse, vacío) sino más bien en aquello en que culmina, lo que instaura o logra. En cuanto al ritmo, a la pulsión, es cierto que los poemas de del Pliego no tienen un ritmo sencillo, tradicional, pero creo que sí que presentan su ritmo, más cercano a ciertas músicas, pensaba en el jazz cuando lo leía. En fin, de cualquier forma, es un libro para interpretar, desde luego, por lo que no me sorprende que pueda generar múltiples y diversas respuestas. Un abrazo, Yaiza

5.Publicado por claudia isabel Quiñónez el 05/02/2010 20:15
Hola Yaiza, creo se me borró el correo que acabo de intentar mandar, soy claudia Isabel. Espero que estés bien. Pues creo que hay que leer el libro. Y pues también creo que si interpretar fuera algo fácil no habría tantos problemas entre los seres humanos. Por otro lado, que un lector vea, con sentido cosas que no vislumbraste al escribir un poema, es muy reconfortante. Pues, pros y contras de los problemas de la interpretación. Y Yaiza, ¿tu conversas seguido con Benito Pliego? Bueno, nomás de preguntona. Yo acá en la Ciudad de México, Aunque casi no puedo ver internet, te sigo en tus blogs poco a poco, Sí que nos haces pensar con alegría y placer. Bueno, abrazos, desde México, . tu amiga Claudia

6.Publicado por Yaiza Martínez el 06/02/2010 23:41
Hola Claudia! Tienes razón, creo: interpretar es una tarea ardua y también eterna... A Benito del Pliego lo conozco sólo por Internet, como a ti. Menos mal que la Red nos permite conocer valores que se encuentran lejos. Yo también sigo tu blog, me gusta mucho lo que vas publicando. En cualquier momento reproduzco algún otro poema tuyo en Literaria, si no te importa. Te mando un abrazo muy grande, Yaiza

7.Publicado por claudia isabel Quiñónez el 07/02/2010 15:37
Claro que sí. Ya sabes, por mí encantada. Nada me daría más gusto. Tu puedes publicar mis poemas cuando quieras. Yo valoro cada vez más internet por el hecho de que podamos estar cerca de personas como tú. Tan humana y tan reflexiva que eres, Yaiza. Ojalá siempre tengas tiempo para escribir para ti, para tu familia y nosotros tus lectores. En concreto, pues, para escribir. Me dan muchas ideas tus textos para mis poemas. Ahh, pues muchas gracias.
Abrazos, de tu amiga Claudia.

Nuevo comentario:


Editado por
Yaiza Martínez
Yaiza Martínez
© Mamis & Mimos
www.mamisymimos.es

"Parten los Viajeros hacia la restauración de la Frondosa"


Cuaderno de campo vinculado al poemario "Tratado de las mariposas", de Yaiza Martínez. Imagen: Eva Lí.









RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile



Yaiza Martinez

Crea tu insignia

Búsqueda