Recomendar este blog Notificar al moderador
LA ODISEA DE SHACKLETON: Javier Cacho




Blog de Tendencias21 sobre su legendaria expedición a la Antártida

21 de noviembre de 1915
Han sido días de un esfuerzo titánico. Nos empeñamos en salir de esa trampa a la que nos había llevado el destino, pero no logramos más que alejarnos un par de kilómetros a cambio de un agotamiento extremo. Pero Shackleton me dio una pista para comprender aquel aparente derroche de fuerzas.


Fueron horas de un trabajo agotador
Fueron horas de un trabajo agotador
Recuerdo que cuando Shackleton nos habló de avanzar caminando por aquel paisaje de hielos retorcidos, para tratar de escapar del lugar a donde nos había conducido nuestro infortunio, todos le respondimos entusiasmados.

No fuimos igual de entusiastas cuando nos alertó sobre la dureza de tirar de un trineo sobre el hielo o cuando nos advirtió de no llevar más un kilogramo de objetos personales por persona. Todos nos creíamos que un poco de peso más no importaba y sólo su ejemplo al deshacerse de lo superfluo nos hizo cumplir sus órdenes.

Estos días hemos comprendido ambas cosas, que cuando estás agotado al límite cada gramo se siente como una tonelada y que esta superficie, aparentemente blanca e inmaculada, se puede convertir en el peor de los terrenos para caminar, especialmente si arrastras un cargamento tan pesado como el nuestro.

La marcha más agotadora
Costó prepararlo todo para avanzar por aquel mar de helado donde la presión de los hielos había levantado obstáculos en todas partes.

Al final, cuando todo estuvo listo salió el primer equipo formado por Shackleton y tres hombres más, armados con picos, piquetas, palas y todo objeto contundente que pudiese romper el hielo. Su objetivo era seleccionar la ruta más cómoda y allanar o rellenar, según fuera el caso, todos los obstáculos que se iban encontrando.

Les seguían los grupos de los perros, que parecían no tener grandes dificultades en tirar de unos trineos que pesaban unos 400 kilogramos cada uno. Avanzaban, se les soltaba del trineo y volvían a tirar de otro. Todo entre un concierto de ladridos que sólo se acallaba cuando el esfuerzo de tirar les exigía toda su atención.

Después venían los dos grandes trineos donde en cada uno se había montado un bote salvavidas. Aquellos sí que era agotador. Nunca nos hubiéramos podido imaginar hasta qué punto.

Como los botes pesaban casi una tonelada, los trineos se hundían en la nieve multiplicando la resistencia al avance. El peor momento era ponerse en marcha. Éramos quince hombres tirando con todas nuestras fuerzas pero aquello parecía no moverse. Afortunadamente llevábamos arneses que nos permitían inclinarnos hacia adelante, en algún caso nos llegábamos a poner paralelos al suelo.

Cuando el trineo se ponía en movimiento, la resistencia de la nieve se hacía algo menor. Era el momento de avanzar. Tengo que reconocer que era una sensación maravillosa notar que aquel monstruo se movía. Pero bastaba encontrar un pequeño amontonamiento de hielo o que uno de los nuestros perdiera el pie y cayese, para que la comitiva se detuviera y hubiera que afrontar de nuevo el ponerla en movimiento.

Cuando habíamos logrado avanzar un centenar de metros, volvíamos a por el otro trineo cargado con el otro bote. Así hora tras horas de un esfuerzo agotador.

Campamento Océano
Así estuvimos dos días. Sudábamos por el esfuerzo y en cuanto nos quedábamos quietos el sudor se nos congelaba en la piel. Pero lo peor no fue ni el trabajo, ni el frío, lo peor fueron los resultados conseguidos. No avanzamos más de tres kilómetros por día, y puesto que muchas veces teníamos que cambiar de rumbo y rodear para evitar los grandes montículos, al final resultó que no hacíamos mucho más de kilómetro y medio en línea recta.

Era evidente que así no íbamos a ninguna parte y tres días después de haber empezado esta travesía, Shackleton decidió dar por terminado el intento. Buscó un tempano grueso, que garantizase en la medida de lo posible que no se fuese a romper de improviso, y dio la orden de dirigirse hacia él y acampar.

Reunió a los hombres, comentó que pese a los grandes esfuerzos el resultado era muy pequeño y que lo mejor era permanecer allí hasta que el movimiento del mar helado nos acercase algo más a tierra.

Personalmente me sorprendió la forma en que con total naturalidad reconoció que no tenía sentido seguir. Cualquier otro jefe hubiera seguido para demostrar que no se había equivocado o hubiese justificado de mil maneras lo que había pasado o hubiera echado la culpa a quien fuera. Él no. Reconoció que así no podíamos seguir y basta.

Mientras todos estaban ocupados montando el campamento, al que puso el nombre de Campamento Océano, estuve charlando un rato con él sobre todo esto. Le comenté, en un tono que traté que no sonara a reproche, el tremendo esfuerzo que habían hecho los hombres para nada, porque no habíamos avanzado ni tres kilómetros.

Entonces me miró con complicidad y me comentó que tenía razón, pero que desde aquí no veríamos la agonía del Endurance.

Aquí terminó la conversación, se dio la vuelta y se acercó al campamento danto órdenes a unos, bromeando con otros, echando una mano aquí y allá. Yo me quedé mirando los restos del barco. Medio ocultos por los bloques de hielo que se interponían en el camino que habíamos recorrido, los restos del barco no resultaban tan impactante como cuando, desde cerca, veías el amasijo en que se había convertido.
Tenía razón.

 

Alexander V. O'Hara

11 de noviembre de 1915
A veces la vida nos lleva a una encrucijada donde es necesario decidir entre lo que es realmente importante y lo que es superfluo. Hoy, las palabras de Shackleton nos han enfrentado a esa realidad y nos ha señalado el camino a seguir.


Produce tristeza ver lo que le ha ocurrido a nuestro barco y a nuestros sueños
Produce tristeza ver lo que le ha ocurrido a nuestro barco y a nuestros sueños
Durante unos días estuvimos acercándonos al barco a rescatar todo aquello que pudiese sernos de utilidad. Fueron largas horas de mucha actividad pero, curiosamente, de muy pocas órdenes. Era como si todos supiéramos lo que teníamos que hacer… y lo hacíamos.

El plan de Shackleton era alcanzar isla Paulet donde había almacenado un importante depósito de víveres. Paradójicamente fue el mismo quien, años atrás había sugerido que se instalase allí ese depósito de comida y material. Pero eso es otra historia que ya contaré algún día. Ahora lo que importa es tratar de llegar a esa isla de la que nos separa la friolera de más de 600 kilómetros.

Sí, la distancia ya es de por sí enorme. Sin embargo, esa no era nuestra única dificultad, teníamos otras si cabe todavía mayores. Los trineos cargados con los botes deben de pesar una tonelada cada uno. Por si esto fuera poco, la superficie del mar congelado no es plana, sino que está llena de amontonamientos de bloques de hielo, algunos de una altura próxima a la de una casa de dos pisos.

Si, así expuesto parece una locura, pero después de habernos pasado 9 meses sin hacer nada dentro del barco, simplemente esperando que algo ocurriera, el tener ahora un objetivo claro nos anima a afrontar lo que haga falta, por muy descabellado que pueda parecer.

Nada tiene valor
El día de antes de salir Shackleton nos reunió a todos delante del círculo que formaban las tiendas. Tenía un aspecto grave. Nos empezó hablando de su experiencia en expediciones pasadas, de lo que supone tener que tirar de un trineo cargado de cosas innecesarias.

Le escuchábamos en un silencio expectante. Nos habló con una convicción que no podía ser fingida, que le salía del interior de su ser. Nos explicó que ningún objeto, hasta el de mayor precio tiene el menor valor cuando está en juego la supervivencia.

Entonces, nos fijamos que mientras hablaba buscaba algo entre su ropa. Al final lo encontró y lo sacó. Era su pitillera de oro. Con un gesto teatral, pero sincero, la tiró al suelo helado, mientras me pareció entender que decía: Nada tiene valor.

Todavía estábamos mirando el contraste del brillo del oro con el suelo helado cuando volvió a arrojar unas guineas de oro. Aquello era una fortuna. Otra vez me pareció volverle a escuchar decir: Nada tiene valor.

Pero nuestra sorpresa no había terminado puesto que en aquel momento sacó la Biblia que le había regalado la reina Alejandra para la expedición. Sin titubeos arrancó la página donde la reina madre había escrito unas palabras, luego buscó un par de pasajes, los arrancó también y arrojó el resto de la Biblia al hielo.

Sólo un kilo por persona
Luego, explicó que para reducir el peso al mínimo nadie podría llevar más que un kilo de objetos personales. La ropa de repuesto se reduciría a unos guantes, calcetines y botas. Sin poderlo evitar todos pensamos en las fotos de los seres queridos y en aquellos objetos que para nosotros tenían un valor sentimental.

Según pasaron las horas, el lugar donde Shackleton había arrojado la pitillera, las guineas y la Biblia se convirtió en un montón donde asomaban todo tipo de cosas, algunas objetivamente valiosas. Sólo admitió como caso excepcionales las medicinas a los médicos, el banjo a Hussey, y los diarios de todos aquellos que los escribían.

Tengo que reconocer que no me costó “demasiado” tirar un montón de cosas que llevaban mi maleta cuando me embarque, incluso muchas de las que pensaba que nunca podría separarme de ellas, como mi máquina de escribir, que me había costado una fortuna.. Es verdad, cuando lo que está en juego es la supervivencia, todo lo demás es superfluo.

Y si me permitís que comparta con vosotros mis sentimientos, os diré que después de librarme de ese montón de cosas, prácticamente de casi todo, me sentía mejor. Hasta físicamente me encontro más preparado para afrontar el desafío que nos espera.

Alexander V. O'Hara

4 de noviembre de 1915
La situación no podía ser más desesperada. Nos habíamos quedado sin barco y estábamos sobre una capa de hielo de dos metros de espesor que nos separaba de un abismo de agua. Sin embargo, Shackleton supo, sin ocultarnos la gravedad de la situación, inculcarnos la seguridad de que saldríamos de allí con vida. Nunca olvidaré sus palabras y menos su última frase.


Provocaba una profunda pena ver, lo que pocos meses atrás, había sido nuestro flamante buque, convertido ahora en un amasijo de cuerdas y maderas destrozadas.
Provocaba una profunda pena ver, lo que pocos meses atrás, había sido nuestro flamante buque, convertido ahora en un amasijo de cuerdas y maderas destrozadas.
Es difícil describir nuestros sentimientos cuando tuvimos que abandonar el Endurance. Supongo que cada una de las 28 personas que allí estábamos vivíamos las cosas de forma diferente. Para Shackleton y los expedicionarios aquello era el final de su aventura antártica, ya no iba a ser posible que atravesasen la Antártida y su regreso como héroes se había esfumado.

Para los marineros había ocurrido lo que más habían temido en toda su vida en el mar: naufragar. Aunque ahora la tragedia quedaba amortiguada por el hecho de que el hielo que nos rodeaba, y sobre el que estábamos, les ofrecía una extraña impresión de solidez. Parecía que estaban sobre un suelo nevado, aunque bien sabían que era una costra que nos separaba de un abismo de agua.

Para mí, un pobre reportero que pensaba que iba a conseguir el gran reportaje de su vida al acompañar, aunque fuese por unas semanas a la expedición del gran explorador inglés, aquello era una pesadilla de la que incluso pensaba que podría despertar de un momento a otro.

De entre estos grupos no sabía dónde encajar a Worsley, para un capitán su barco es algo más que su hogar, como le pasaba a sus marineros y a todos nosotros. Para él el barco es su razón de ser, su responsabilidad, su motivación. Daba pena ver cómo miraba su barco retorcido por los hielos, doblegado por la presión, destrozado por aquellas fuerzas inclementes hasta convertirlo en poco más que astillas.

Para todos, el pisar el hielo donde nos encontrábamos era, en cierto modo, como sentir a nuestro salvador, dado que nos parecía mantener una sensación de normalidad. Pero el capitán parecía recordar en cada pisada que aquel hielo era el sádico causante de las heridas mortales que habían llevado a la muerte a su barco.

Acampados en el hielo
La primera noche la pasamos como pudimos. Montamos las tiendas y nos metimos en ellas de cualquier manera. Estábamos agotados físicamente y hundidos psicológicamente. Yo traté de cumplir mis tareas de periodista y me mantuve levantado algo más que el resto. Eso me permitió ver que Shackleton no debió de dormir en toda la noche. Paseaba con expresión grave por entre las tiendas y no perdía de vista ni al barco ni al hielo.

Eso le hizo advertir que una grieta en el hielo crecía desmesuradamente muy cerca de las tiendas. Dio la voz de alarma y pese al cansancio todos nos levantamos y cambiamos la ubicación del campamento, alejándonos del barco y buscando el refugio del interior del témpano donde nos encontrábamos.

A la mañana siguiente volvió a despertarnos. En compañía de Wild habían subido al barco y recogido algunas cosas de comer, luego improvisaron un fogón y después de calentar leche, pasaron tienda por tienda repartiéndola.

Los hombres acogieron esto con tal naturalidad que hizo que Wild, con esa sorna con la que suele hablar, comentase en alta voz: “caballeros, si alguno quiere que también le limpiemos las botas, sólo tiene que ponerlas fuera.”

Unas sentidas palabras
Poco después, posiblemente para servirse del estado bienestar fisiológico que siempre produce la comida, nos reunió. Sin ambages, nos describió la situación en que nos encontrábamos y enumeró los distintos lugares a los que podríamos dirigirnos en busca de ayuda, que evidentemente no eran muchos.

Estaba claro que las corrientes del mar de Weddell nos estaban moviendo hacia el Norte. Su plan era caminar nosotros también sobre el hielo en esa misma dirección para así acelerar el proceso y antes de que terminase el verano poder alcanzar alguna de las estaciones balleneras de la Península Antártica.

Nos comentó que nos llevaríamos algunos botes, aunque eso significase que tuviéramos que subirlos sobre trineos y tirar de ellos, porque estaba convencido que tendríamos que utilizarlos cerca de la costa cuando el hielo se fuese derritiendo.

Tenía el gesto serio. No ocultó los sinsabores que nos esperaban, pero en su voz había una seguridad que despertó nuestra confianza en que conseguiríamos salvarlos. Terminó con una frase que nos emocionó a todos porque no había ni un ápice de duda cuando exclamó:
“Muchachos, nos vamos a casa”.

Le vitoreamos a rabiar.

28 de octubre de 1915
Nunca imaginé que tuviera que escuchar esa orden. El hielo no nos ha perdida el haber profanado sus dominios y no ha cejado hasta triturar nuestro barco. Los desgarradores crujidos de la estructura de madera se unen a los sordos lamentos de nuestras almas en un coro que parece implicar ayuda. ¡¡ Qué va a ser de nosotros sin nuestro Endurance !!


Hicimos todo lo que pudimos pero al final tuvimos que abandonar el barco
Hicimos todo lo que pudimos pero al final tuvimos que abandonar el barco
Haber resistido al último ataque de los hielos y el hecho de que apareciesen algunas canales en la superficie del mar congelado nos hacía pensar que pronto saldríamos de aquí.

Aunque el día del año en que escribo esto haga pensar que estamos camino del invierno, les recuerdo que en el hemisferio Sur lo que estamos es acercándonos al verano. Por lo que todos pensábamos que, con un poco de suerte podríamos salir de ésta. Pero, no ha sido así.

Durante tres días hemos luchado con todas nuestras fuerzas por salvar a este barco, que es lo único que tenemos, nuestra casa y nuestro cobijo, de la furia de estos hielos. Pusimos todo nuestro empeño, pero no logramos.

El hielo presiono inmisericorde contra los costados del barco, arrancando parte del codaste del entarimado de estribor y abriendo una tremenda vía de agua. Worsley mandó llamar al carpintero, McNish, y éste con un simple vistazo supo lo que tenía que hacer. No era la primera vez que se las veía con un problema de este tipo.

Las bombas no funcionan
Mientras el carpintero trataba de sellar la parte posterior del barco para evitar la entrada de agua, había que tratar de sacar toda el agua que ya estaba dentro. Para ello la única solución eran las bombas manuales, un sistema normal en este tipo de situación. Sin embargo, algo pasaba porque pese a todos los esfuerzos de los marineros que accionaban las bombas, el agua no salía.

El mecanismo de una bomba es tan sencillo que no cabía una avería y menos en todas a la vez. El motivo se sugirió pronto: el frío había congelado el agua de los conductos de las bombas. Worsley se llevó a un par de hombres a la zona donde se almacena el carbón y por donde pasaba la tubería que se había congelado. Uno tras otro los cubos de agua hirviendo trataron de fundir el bloque compacto de hielo que obstruía la tubería.

Al final tuvo que ser un soplete el que consiguió calentar el metal lo suficiente para que el hielo se fundiese y el agua volviese a fluir. Había pasado más de una hora en realizar esta operación, pero el resultado no podía ser mejor, las bombas comenzaron a funcionar y, al menos, el nivel del agua ya no subía a tanta velocidad.

Supongo que ninguno de ustedes ha manejado una de estas bombas. Pues les puedo decir que es un trabajo agotador y que estos hombres acostumbrados a los trabajos más duro no podían aguantar más de 15 minutos, después tenían que ser relevados por sus compañeros.

Así estuvimos toda la noche, un cuarto de hora en las bombas y luego un descanso similar para volver a accionar las bombas. A la mañana siguiente, todos estábamos tan cansados que íbamos dando
trompicones por cubierta.

Después de 24 horas de trabajo, el carpintero terminó su trabajo, pero pese a todo, el agua seguía entrando y se tuvo que continuar achicando agua. Así hora tras hora, durante todo un día y otra noche. Mientras la presión del hielo no cesaba y la estructura del barco se retorcía produciendo unos sonidos que se parecían, y no les exagero, a los gritos de dolor de un animal herido

El canto de los pingüinos
Llevábamos dos días de lucha incesante cuando un grupo de diez pingüinos emperador, nadie sabe de dónde salieron, se aproximaron al barco. Durante un rato se quedaron mirando el desalentador espectáculo de nuestro barco, como considerando la situación. Luego, comenzaron a emitir una especie tonada compuesta con chillidos a cual más lastimero.

Nadie había visto a los pingüinos comportarse hasta ahora así y, aquella especie de canto fúnebre, no fue la mejor medicina para nuestros deprimidos espíritus. Miré a Shackleton que le tenía muy cerca. Se mordía el labio. Aquello era un mal presagio.

Pese a todos seguimos luchando. Pasó otra noche y llegó otro día. Las cosas no mejoraban. Todo lo contrario, la presión del hielo aumentaba, como ensañándose con un enemigo al que ya tiene aniquilado a sus pies. Los estampidos de las vigas al romperse parecían sentenciar la suerte del barco.

Finalmente, Shackelton, que ya había ordenado bajar todos los equipos y las provisiones al hielo, hizo un gesto a Frank Wild. No hacían falta palabras, los dos sabían que todo había terminado y se ordenó la evacuación del barco.

Alexander V. O'Hara
Editor del Blog
Javier Cacho
Eduardo Martínez de la Fe
Javier Cacho es científico y escritor especializado en historia de la exploración polar.
Fue miembro de la Primera Expedición Científica Española a la Antártida, a donde regresó en otras cinco ocasiones, las últimas como jefe de la base antártica Juan Carlos I. Recientemente ha publicado “Amundsen-Scott, duelo en la Antártida” (2011), y “Shackleton, el indomable” (2013). En el blog, recrea la expedición de Shackleton a través de un periodista imaginario, Alexander Vera O’Hara.


La obra definitiva sobre la odisea de Shackleton. No te la pierdas.


Blog colectivo

Síguenos en Facebook