Recomendar este blog Notificar al moderador
EL ARTE DE PENSAR. Alfonso López Quintás







Blog de Tendencias21 sobre formación en creatividad y valores

Justificación del Blog

Mi intento en este blog: ofrecer cinco métodos para aprender a pensar con el debido rigor
y vivir creativamente a través de la filosofía, la literatura, el cine y el arte, sobre todo la música


En la línea metodológica de casi todos mis escritos, el objetivo de este blog es clarificar el arte de pensar de modo preciso, ajustado a los diferentes niveles de realidad, y mostrar en qué alta medida contribuye a desarrollarnos plenamente. No podemos crecer como personas si no hacemos justicia a la realidad que somos mediante un estilo de pensar maduro, capaz de descubrir todas las posibilidades de desarrollo que se nos ofrecen. Los análisis realizados en las cincuenta obras publicadas me llevaron a la convicción de que las crisis profundas de las personas y los grupos humanos proceden, a menudo, de graves insuficiencias en el modo de pensar. Pero aprender a pensar bien no es fácil; requiere un método bien fundamentado, y articulado de tal forma que todas las personas puedan asumirlo personalmente como si lo hubieran gestado ellas. Por consiguiente, este método no ha de ser meramente “enseñado”; ha de ser presentado como una vía a recorrer, un horizonte a descubrir, una fuente de posibilidades creativas a compartir. De ahí que presente cinco modalidades.



Primer método: El arte de pensar con rigor y vivir de forma creativa

Este método comienza con la descripción del arte de pensar bien y realiza, seguidamente, doce descubrimientos en los que se vincula el conocer y el transformar.


Se intenta resolver, a la vez, dos grandes tareas: 1) aprender a pensar de modo aquilatado, ajustado a las exigencias del objeto de conocimiento; 2) descubrir y vivir creativamente las doce fases del desarrollo humano. En este proceso se potencian mutuamente el proceso de maduración intelectual y el perfeccionamiento ético.

El procedimiento seguido para lograr esta potenciación es “genético”. No se trata de aprender lo que es el hombre y cómo crece en cuanto persona. Hemos de descubrir por nosotros mismos de qué forma se realiza ese proceso de crecimiento. Al ir realizando esta búsqueda creativa, 1) se aprende a pensar de modo bien articulado, 2) se realizan diversas transformaciones en la realidad y en nuestra actitud frente a ella. Cada transformación nos dispone para adquirir nuevos y superiores conocimientos de la realidad. Estos conocimientos más elevados hacen posible, a su vez, realizar mayores transformaciones. Tal círculo virtuoso nos procura luz y energía suficientes para lograr una inteligencia madura y una personalidad lograda. Ambos logros determinan la medida de nuestro desarrollo ético.

Segundo método: La formación ética a través de la literatura y el cine de calidad

Los análisis realizados conforme al método primero nos permiten descubrir los procesos de encuentro –o “éxtasis”- que nos elevan a lo mejor de nosotros mismos y los de fascinación o “vértigo” que nos bloquean y destruyen. Este descubrimiento nos permite leer las obras literarias de calidad –y, por afinidad, del cine bien logrado- de modo creativo, como si las estuviéramos gestando, y convertirlas en una fuente inagotable de formación humana. Leer una obra es, de alguna forma, re-crearla, darle vida, sacar de ella toda la luz que generan las experiencias originarias que hicieron en su día los autores e inspiraron su actividad creativa. Cada obra de calidad arranca de una o varias experiencias realizadas por el autor en el juego de la vida. El buen lector sabe rehacer tales experiencias originarias y vivir el proceso de gestación de la obra desde su origen.

Al vivir intensamente las obras en su génesis, quedan al descubierto los procesos interiores seguidos por cada personaje. Captamos su “intrahistoria” (Miguel de Unamuno), los procesos que llevan su personalidad a un estado de excelencia y los que, por el contrario, la deforman, bloquean y destruyen. Estos procesos quedan al trasluz al descubrir los ocho niveles –cuatro positivos y cuatro negativos- en que podemos situar nuestra vida. La visión global de tales niveles viene a ser un mapa de la vida personal. Niños y jóvenes asumen con toda espontaneidad el lenguaje de los niveles (nivel 1, nivel 2, nivel -1, nivel -2…) y ganan, así, un utillaje metodológico eficacísimo para comprender la propia vida y analizar los procesos –constructivos o destructivos- que siguen los personajes de las obras literarias y cinematográficas. De esta forma, incluso obras que parecen contraproducentes para una recta formación humana se convierten en aleccionadoras.

Este método –cuya necesidad subrayó el profesor José L. López Aranguren en su Ética (Revista de Occidente, Madrid 1965, 3ª ed., págs. 413-414)- está expuesto en Literatura y formación humana y en Cómo formarse en ética a través de la literatura, y ha sido adoptado ya por numerosos profesores de literatura y cine.

Alfonso López Quintás
21/03/2011

Facebook Twitter LinkedIn Google Meneame Pinterest

Justificación del Blog

Mi actividad intelectual se polariza en torno a cuanto implica mi proyecto formativo “Escuela de pensamiento y Creatividad” (Madrid, 1987). Su propósito no es tanto “enseñar” lo que son los valores y lo que implica la creatividad humana, cuanto ayudar a “descubrirlo” y a captar por experiencia la grandeza que adquiere nuestra vida cuando la encaminamos por la vía del encuentro o “éxtasis” y no por la de la fascinación o “vértigo”. Los jóvenes ganan especial lucidez y poder de discernimiento cuando conocen de forma precisa de dónde arrancan estos procesos, cuáles son sus fases, qué consecuencias acarrean.

Este método formativo empecé a diseñarlo al preparar, en Múnich, la tesis doctoral y advertir que buena parte de los fenómenos destructivos en la sociedad contemporánea proceden de fallos en el pensar. Esto me llevó a cambiar el plan inicial de tesis y orientarla hacia la metodología. Mis dos primeras obras tuvieron por título Metodología de lo suprasensible, y prepararon una tercera –Estética de la creatividad-, que se basa en el concepto de “ámbito” y edifica sobre él una teoría del juego y de la interpretación literaria, con amplios análisis de La náusea de J-P Sartre, y de El extranjero y Calígula de Camus.

Todas mis obras –aparentemente dispersas- me sirvieron para ahondar en los temas metodológicos esbozados en esa trilogía:

• Los análisis de autores fenomenológicos, existenciales y dialógicos (Husserl, Heidegger, Marcel, Jaspers, Buber, Ebner, Lavelle, Guardini, Mounier…), y posteriormente de Ortega, D´Ors, Amor Ruibal, Zubiri… se dirigieron a destacar la urgencia de pensar con rigor, de forma ajustada a las exigencias de los diversos planos o niveles de realidad. (Cf. El poder del diálogo y del encuentro; Cinco grandes tareas de la filosofía actual; El pensamiento filosófico de Ortega y D´Ors; Filosofía española contemporánea; Romano Guardini y la dialéctica de lo viviente; Romano Guardini, maestro de vida…).

• La distinción de “objetos” y “ámbitos” y de ocho niveles de realidad y de conducta me permitieron abordar de forma precisa diversos temas antropológicos: el conocimiento de los valores, el lenguaje y el silencio, la experiencia estética –sobre todo la de interpretación musical-, la manipulación del hombre a través del lenguaje… (Cf. El conocimiento de los valores, El libro de los valores, Inteligencia creativa, La experiencia estética y su poder formativo, Estrategia del lenguaje y manipulación del hombre, La revolución oculta; La tolerancia y la manipulación).

• El afán de vincular la investigación filosófica y la pedagógica me llevó a analizar la categoría de relación y aplicarla a la tarea de dar a los profesores la alta condición de formadores, colaboradores en el proceso de configuración de la personalidad de los alumnos. (Cf. El poder formativo de la música (Estética musical), La formación por el arte y la literatura, Cómo formarse en ética a través de la literatura, Literatura y formación humana).

• Para mostrar que este proceso ha de ser “dialógico”, libre en colaboración con realidades abiertas o “ámbitos”, puse de relieve la importancia de las “experiencias reversibles” en la vida estética y en la ética. Esta actitud abierta (receptivo-activa) me permitió mostrar la importancia decisiva de la categoría de relación en la constitución de la realidad y en el desarrollo de la persona humana. De ahí que todas las áreas de conocimiento que muestren dicha importancia a los alumnos se conviertan en una fuente de muy sólida formación humana. (Cf. Cómo lograr una formación integral)

• Esta orientación relacional –que concede al relativismo subjetivista y al objetivismo lo que tienen de exigencia justa y los libera de lo que implican de unilateralidad- me permite otorgar a la vida humana la riqueza de posibilidades que alberga y hacer posible un modo muy eficaz de liderazgo cultural. No intento seguir una mera orientación sincrética, sino integrar las energías que laten en el ser humano y que sólo aparecen como contradictorias cuando se las ve en un nivel inferior a aquel en el que se dan. Libertad y normas, por ejemplo, se oponen en lo que suelo denominar nivel 1, pero se complementan y enriquecen en el nivel 2. Un intérprete musical se siente tanto más libre –con libertad creativa, propia del nivel 2- cuanto más fiel es a la partitura, vista como la “norma” que encauza su actividad artística. La consideración atenta de los niveles de realidad y de conducta en que podemos movernos nos da luz para orientar nuestra búsqueda de la felicidad por la vía justa. (Cf. Descubrir la grandeza de la vida; El secreto de una vida lograda; La formación para el amor; El amor humano; Liderazgo creativo).

Actualmente preparo un libro que intenta coronar mis estudios metodológicos mediante la vinculación radical de la teoría de los ámbitos, los niveles, las experiencias reversibles, la participación en la realidad, la creatividad, el difícil y fecundo arte de integrar, el desarrollo cabal de la personalidad en sus distintas vertientes… Esta consideración sinóptica de la vida humana me permitirá describir de modo preciso la “lógica” de cada uno de los cuatro niveles positivos, lo cual supone descubrir las leyes o constantes que rigen la vida humana en su proceso de desarrollo integral.

Alfonso López Quintás
21/03/2011

Facebook Twitter LinkedIn Google Meneame Pinterest

Editado por
Alfonso López Quintás
Alfonso López Quintás
Alfonso López Quintás realizó estudios de filología, filosofía y música en Salamanca, Madrid, Múnich y Viena. Es doctor en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático emérito de filosofía de dicho centro; miembro de número de la Real Academia Española de Ciencias Morales y Políticas –desde 1986-, de L´Académie Internationale de l´art (Suiza) y la International Society of Philosophie (Armenia); cofundador del Seminario Xavier Zubiri (Madrid); desde 1970 a 1975, profesor extraordinario de Filosofía en la Universidad Comillas (Madrid). De 1983 a 1993 fue miembro del Comité Director de la FISP (Fédération Internationale des Societés de Philosophie), organizadora de los congresos mundiales de Filosofía. Impartió numerosos cursos y conferencias en centros culturales de España, Francia, Italia, Portugal, México, Argentina, Brasil, Perú, Chile y Puerto Rico. Ha difundido en el mundo hispánico la obra de su maestro Romano Guardini, a través de cuatro obras y numerosos estudios críticos. Es promotor del proyecto formativo internacional Escuela de Pensamiento y Creatividad (Madrid), orientado a convertir la literatura y el arte –sobre todo la música- en una fuente de formación humana; destacar la grandeza de la vida ética bien orientada; convertir a los profesores en formadores; preparar auténticos líderes culturales; liberar a las mentes de las falacias de la manipulación. Para difundir este método formativo, 1) se fundó en la universidad Anáhuac (México) la “Cátedra de creatividad y valores Alfonso López Quintás”, y, en la universidad de Sao Paulo (Brasil), el “Núcleo de pensamento e criatividade”; se organizaron centros de difusión y grupos de trabajo en España e Iberoamérica, y se están impartiendo –desde 2006- tres cursos on line que otorgan el título de “Experto universitario en creatividad y valores”.



Últimos apuntes
Artículo n°117 17/09/2019
Artículo n°116 04/07/2019
Artículo n°115 28/05/2019
Artículo n°114 12/04/2019
Artículo n°113 07/03/2019
Artículo n°112 20/02/2019
Artículo n°111 10/01/2019
Artículo n°110 26/11/2018
Artículo n°109 10/10/2018
Artículo n°108 11/07/2018


Tendencias de las Religiones


RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile