Recomendar este blog Notificar al moderador
TECNOHUMAN@.


Blog de Tendencias21 sobre las implicaciones sociales del avance científico, tecnológico y biomédico.


Búsqueda

La ciencia no deja de avanzar y los nuevos descubrimientos y artefactos son sorprendentes. En Newcastle unos estudiantes de bioquímica han logrado modificar una bacteria para que sea capaz de rellenar las grietas que se producen en el hormigón. Si el avance tiene éxito aportará un pequeño beneficio social ya que será una ayuda para evitar obras en algunos edificios.


Bacterias transgénicas podrían tener utilidad social rellenando grietas del hormigón
Un equipo de estudiantes de bioquímica de la Universidad británica de Newcastle ha desarrollado unos microorganismos que secretan una sustancia que pega el hormigón. El pequeño organismo es una bacteria denominada Bacillus subtilis que ha sido transformada genéticamente y se le ha denominado, de una manera un tanto efectista, como BacillaFilla.

El compuesto lo metabolizan una vez que están en contacto con el propio hormigón. Además, se le ha insertado una secuencia génica que hace que sean autolimitantes, es decir que se mueran una vez que ya no hay grieta que tapar u hormigón que sellar.

El artefacto biotecnológico es sorprendente. De hecho, las nuevas tecnologías biológicas no hacen otra cosa más que sorprender. En este sentido, y si dejamos volar la imaginación, podemos pensar en que podría resultar relativamente sencillo tapar las grietas y los poros que van formándose en las paredes de muchos edificios.

Alguno de los responsables del avance, hablan de que esto va a reducir el impacto ambiental que genera la producción de hormigón. Esta argumentación proviene del hecho de que el 5% de la producción de CO2 atmosférico está causado por la fabricación de hormigón. Como es obvio, esta argumentación no es otra cosa que un discurso del tipo “ciencia espectáculo” que tanta confusión genera en el público en general. A esto podemos sumar la idea de que esta bacteria transgénica será útil para sellar las grietas producidas por sismos.

Además, y como siempre, habrá que esperar para conocer si este producto será realmente viable y comercializable. En tal caso, además, será necesario conocer el precio lo que puede hacer que sólo sea accesible a unos pocos. Ya veremos…
Martes, 8 de Febrero 2011
Nota

NOTICIAS

La red de redes ha hecho que el clásico sistema de comercio haya cambiado su cara. La posibilidad de comprar en casa, de gestionar una empresa desde la taza del váter o de comercializar productos virtuales desde empresas virtuales ha dado un vuelco a la realidad comercial. No obstante, esto también implica una disminución de las relaciones personales que pueden traer consigo graves problemas sociales.


Internet mutó nuestra manera de comprar, pero no sólo eso...
Hace poco comentábamos aquí, en Tecnohuman@, que Internet se había convertido en un factor de cambio social muy relevante. Esto no sólo proviene del hecho de que la red de redes fuese concebida, en su forma actual (y no como fue ideada originariamente), como un intercambio libre de información en la que no existe ninguna regulación gubernamental, empresarial, grupal o individual. Internet ha traído consigo que las personas se hayan convertido en lo que Igor Sádaba denomina como cyborg comunicacional. Es decir, ahora nuestras comunicaciones están siempre mediadas por un artefacto tecnológico. Pero no sólo eso, la adquisición de información también se realiza a través de la red. Incluso, tal y como afirma la epistemóloga Esther Díaz, muchas de nuestras relaciones sexuales están mediadas por la red de redes, tanto es así que las webs pornográficas son muy visitadas, la posibilidad de que se produzca una relación sexual voyeur es factible gracias a las webcams, etc.

Por otro lado, Internet también ha cambiado sustancialmente el sistema productivo. Ahora es posible que una persona o un pequeño grupo de personas gestionen una empresa desde su domicilio sin necesidad de que su empresa tenga un lugar físico. Es posible, también, que un hacker ponga en jaque a una gran empresa obligando a esta a contratar a otros hackers para evitar ataques informáticos de ellos mismos. Llevando la argumentación al límite de la demencia, también es factible que una empresa que no existe en el mundo físico produzca artículos de consumo que no serán nunca tangibles, son requeridos por otra empresa que tampoco está materializada más que en una serie de documentos legales. Lo que hace que pueda darse el caso, repito yendo al extremo, que un ordenador con un programa informático se convierta en una empresa que se limita a seguir una serie de órdenes recibidas on-line y que, sin mediar persona alguna, desarrolle una determinada venta de un producto preestablecido (un software concreto del tipo de cualquier programa informático estándar) y requiera la transacción económica oportuna sin que ninguna persona haya mediado en el desarrollo final de esta venta.

Pero volvamos a poner los pies en el suelo (no somos Neo. Lo que está siendo innegable es que Internet y el comercio electrónico afecta a muchos intermediarios clásicos e incluso a los propios comerciales. Ello es debido a que la red favorece una especie de contacto directo productor-consumidor, haciendo que el primero sepa de primera mano la satisfacción que tiene su producto y el consumidor tenga la opción de quejarse y hacer sugerencias al otro. Además, y como muchos de nosotros ya hacemos, Internet ha mejorado la eficiencia económica de los productos ya que ha provocado un descenso en los precios de los consumibles.

Estos aspectos que estamos comentando, y como siempre decimos, están generando grandes beneficios para buena parte de la población pero también cambia el mercado de trabajo y minimiza las relaciones personales. Esto último es un enorme riesgo que no podemos dejar de tener en cuenta a la hora de ver cual queremos que sea el desarrollo de nuestra sociedad. Pero este tema lo comentaremos en otra ocasión.
Lunes, 7 de Febrero 2011
Nota

BITÁCORA

La tecnica y el desarrollo de la humanidad parecen ser algo indisolublemente unidos. De hecho, la técnica convertida en tecnología ha generado grandes beneficios aunque también graves problemas. En este sentido, la tecnología genera graves procesos de inequidad.


Impacto de la tecnología en la sociedad
Es innegable, como bien dijo Ortega y Gasset en sus Mediciones sobre la técnica, que la propia técnica ha transformado al ser humano hasta el punto que esta y la evolución de las personas son indisolubles. Además, podemos decir que no hay ninguna duda de que el cambio tecnológico también implica un cambio social.

A lo largo de nuestra historia se han ido produciendo una serie de grandes transformaciones que han sido denominadas, de modo genérico, como revoluciones. Una de estas revoluciones, la industrial, trajo consigo que muchas personas desplazasen su residencia del campo a la ciudad en busca de trabajo. De tal manera que las ciudades comenzaron a convertirse en grandes núcleos poblacionales. En esta época, los lazos familiares, la capacidad de autosuficiencia y el derecho a ocupar tierras desaparecieron y fueron reemplazados por procesos de posesión de tierras, procesos de dependencia basados en el comercio y el debilitamiento de la unidad familiar.

Otra gran revolución, la de las nuevas tecnologías actuales, generó el cambio de la sociedad de producción (propia de la época de la industrialización) a la sociedad de consumo. Esta sociedad de consumo, además, se ha visto modificada en los últimos años gracias a los avances provenientes de las tecnologías informático-comunicacionales. De hecho, como comenta el profesor Cayo Sastre en su obra McMundo, la red de redes ha hecho que los consumidores clásicos pasen a convertirse en consumidores activos capaces de intervenir en los procesos de producción.

Por otro lado, como han expresado Coca y Valero en un reciente artículo publicado en la revista Studies in Sociology of Science, la tecnología (la biotecnología en este caso) ha traído consigo, y sigue generando, inequidades entre las regiones del Norte y del Sur del globo. Por otro lado, el desarrollo de la tecnología viene de la mano de un proceso de desequilibrio intrasocietario. Ello es debido a que las personas con mayor poder adquisitivo tiene más oportunidad de adquirir tecnología, la cual –además– genera una mayor enriquecimiento.

Esto implica que la tecnología, entendida en sentido global, tiene unas consecuencias perniciosas que es posible que sea beneficioso, o no, controlar. No obstante, recordemos que la tecnología, al igual que la ciencia, no sólo genera problemas sino también soluciones, artefactos y procesos que mejorar nuestra vida. Nos encontramos por tanto con un gran y complejo proceso de coordinación de ésta.
Sábado, 5 de Febrero 2011
Nota

INFORMACIÓN

Un eurobarómetro nos muestra que los ciudadanos europeos tienen algunos problemas para tratar sus problemas dentales. Entre ellos, uno de los más relevantes tiene que ver con el factor económico que hace que las personas con problemas laborales dejen de lado su salud dental.


La percepción y el dinero dificultan los tratamientos odontológicos
En febrero del año 2010 la dirección general de salud y consumo de la Comisión Europea ha publicado un Eurobarómetro sobre salud dental. Aunque ya ha pasado algún tiempo de dicho trabajo creo que es importante volverlo a traer a colación teniendo en cuenta los tiempos que corren y por las consecuencias económicas que se pueden extraer del documento.

En esta gran encuesta se nos muestran una serie datos reveladores de la negativa situación (educativa, económica y social) en la que nos encontramos actualmente a este nivel. Lo que me hace pensar si es posible debatir sobre la regulación o no de los precios del sector. Pero dejemos eso para otra ocasión.

Volviendo al barómetro comprobamos que una minoría de europeos tiene sus propios dientes (naturales) lo que nos dice que existe una clara deficiencia educativa al respecto. De hecho, una tercera parte de las personas encuestadas afirma que tienen unos 20 dientes o menos. Por otro lado, de las personas que tienen pocos dientes, alrededor de 2/3 de ellos tienen una prótesis removible. Esto quiere decir tres cosas: que estos individuos tienen ciertas dificultades a la hora de pagar, que consideran que su dentadura tiene poca importancia o que tienen miedo de pasar por una intervención quirúrgica menor para poder colocarse una prótesis implantada.
Viernes, 4 de Febrero 2011
Nota

ACTUALIDAD

La tecnociencia es uno de los factores de mayor impacto en la actualidad que puede tener consecuencias positivas y negativas. En el presente blog vamos a intentar hacernos eco, de una manera crítica, de los posibles impactos sociales de ésta en la sociedad y en la población


Comenzamos
La tecnociencia es parte de la cultura humana que puede tener consecuencias positivas y negativas. No sólo eso, esta actividad puede ser empleada con una determinada utilidad y hacer que la cultura tecnocientífica se convierta en un factor de discriminación.

Recordemos que haciendo una retrospectiva histórica se percibe que la sociedad se ha visto bombardeada por un amplio elenco de discursos humanos apoyándose en cultura con un único objetivo: el rechazo al otro y a lo ajeno. Esto puede ser denominado como etnocentrismo, aunque a mi juicio es algo más complicado que está vinculado con el concepto de neocolonización.

Lo que acabamos de decir no es algo muy novedoso. En cambio lo que sí supone cierto nivel de innovación es cómo la cultura tecnocientífica puede devenir en determinados procesos identitarios que, a su vez, traen consigo un tipo de discriminación no conocida hasta hace relativamente poco: la discriminación tecnocientífica.

A mi juicio este es un tema muy interesante sobre el que conviene seguir indagando. No nos olvidemos que en el nacismo se desarrolló actividad tecnocientífica notablemente discriminadora usando a los humanos como "conejillos de indias".
Jueves, 3 de Febrero 2011
Nota

BITÁCORA

1 ... « 21 22 23 24

Perfil
Juan R. Coca
Juan R. Coca
JUAN R. COCA Profesor Contratado Doctor del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid (España). Director de la revista Sociología y tecnociencia, así como co-director de la revista Cómaros. Actualmente es director de la Unidad de Investigación Social y Enfermedades Raras de la Universidad de Valladolid.







RSS ATOM RSS comment PODCAST Mobile