Recomendar este blog Notificar al moderador
TECNOHUMAN@.


Blog de Tendencias21 sobre las implicaciones sociales del avance científico, tecnológico y biomédico.


Búsqueda

Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

Escrito por Boaventura de Sousa Santos

El fenómeno no es sólo portugués. Es global, aunque en cada país asuma una manifestación específica. Consiste en la agresividad inusitada con la que la derecha enfrenta cualquier desafío a su dominación, una agresividad expresada en un lenguaje abusivo y el recurso a tácticas que rozan los límites del juego democrático: manipulación del miedo para eliminar la esperanza, falsedades proclamadas como verdades sociológicas, destemplanza emocional en la confrontación de ideas, etc. Por derecha entiendo el conjunto de las fuerzas sociales, económicas y políticas que se identifican con los designios globales del capitalismo neoliberal y con lo que esto implica en términos de políticas nacionales, de aumento de las desigualdades sociales, de destrucción del Estado de bienestar, de control de los medios de comunicación y de estrechamiento de la pluralidad del espectro político. ¿De dónde viene este radicalismo ejercido por los políticos y comentaristas que hasta hace poco parecían moderados, pragmáticos, realistas con ideas o idealistas sin ilusiones?


BRICS
BRICS
En Portugal estamos entrando en la segunda fase de implementación global del neoliberalismo. A escala mundial, este modelo económico, social y político presenta las siguientes características: prioridad de la lógica del mercado en la regulación no sólo de la economía sino de la sociedad en su conjunto; privatización de la economía y liberalización del comercio internacional; demonización del Estado como regulador de la economía y promotor de políticas sociales; concentración de la regulación económica global en dos instituciones multilaterales, ambas dominadas por el capitalismo euro-norteamericano (el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional) en detrimento de las agencias de la ONU que anteriormente supervisaban la situación global; desregulación de los mercados financieros; sustitución de la regulación económica estatal (hard law) por la autorregulación controlada por las empresas multinacionales (soft law).

A partir de la caída del Muro de Berlín, este modelo fue asumido como la única alternativa posible de regulación social y económica. Desde entonces, el objetivo fue transformar la dominación en hegemonía, es decir, hacer que incluso los grupos sociales perjudicados por este modelo fueran inducidos a pensar que era el mejor para ellos. Y, de hecho, en los últimos treinta años este modelo ha conseguido grandes éxitos, uno de los cuales fue haber sido adoptado en Europa por dos importantes partidos socialdemócratas (el Partido Laborista británico de Tony Blair y el Partido Socialdemócrata alemán de Gerhard Schröder) y haber logrado dominar la lógica de las instituciones europeas (Comisión y BCE).

Pero como cualquier modelo social, este también está sujeto a contradicciones y resistencias, y su consolidación ha tenido algunos reveses. El modelo no está plenamente consolidado. Por ejemplo, aún no se ha concretizado la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), y el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) puede que no llegue a concretarse. Frente a la constatación de que el modelo no está todavía plenamente consolidado, sus protagonistas (detrás de todos, el capital financiero) tienden a reaccionar brutalmente o no en función de su evaluación del peligro inminente. Algunos ejemplos. Surgieron los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) con la intención de introducir algunos matices en el modelo de globalización económica. La reacción está siendo violenta y sobre todo Brasil y Rusia están sujetos a una intensa política de neutralización. La crisis de Grecia, que antes de que este modelo dominara Europa habría sido una crisis menor, fue considerada una amenaza por la posibilidad de propagación a otros países. La humillación de Grecia fue el principio del fin de la Unión Europea tal y como la conocemos. La posibilidad de un candidato presidencial en Estados Unidos que se autodeclara socialista (es decir, un socialdemócrata europeo), Bernie Sanders, no representa, por ahora, ningún peligro serio y lo mismo ocurre con la elección de Jeremy Corbyn como Secretario general del Partido Laborista. Mientras no constituyan un peligro, no serán objeto de reacción violenta.

¿Y Portugal? La destemplada reacción del Presidente de la República a la propuesta de un gobierno de izquierda hecha por el líder del Partido Socialista, en coalición con el Bloco de Esquerda y el Partido Comunista, parece indicar que el modelo neoliberal, que intensificó su implantación en Portugal en los últimos cuatro años, ve en tal alternativa política un peligro serio, y por eso reacciona con violencia. Es necesario tener en mente que solo en apariencia estamos ante una polarización ideológica. El Partido Socialista es uno de los más moderados partidos socialdemócratas de Europa. De lo que se trata es de una defensa por todos los medios de intereses instalados o en proceso de instalación. El modelo neoliberal solo es antiestatal en cuanto captura el Estado, pues requiere decisivamente de éste para garantizar la concentración de la riqueza y para captar las oportunidades de negocios altamente rentables que el Estado le proporciona. Debemos considerar que en este modelo los políticos son agentes económicos y que su paso por la política es decisivo para cuidar sus propios intereses económicos.

Pero el afán de capturar el Estado va mucho más allá del sistema político. Tiene que abarcar al conjunto de las instituciones. Por ejemplo, hay instituciones como el Tribunal de Cuentas que asumen una importancia decisiva, porqué tienen a su cargo la supervisión de negocios multimillonarios. Tal como es decisivo capturar el sistema de justicia y hacer que actúe con dos pesos y doble medida: dureza en la investigación y castigo de los crímenes supuestamente cometidos por políticos de izquierda, y negligencia benévola respecto a los crímenes cometidos por los políticos de derecha. Esta captura tiene precedentes históricos. Escribí al respecto hace cerca de veinte años: “a lo largo de nuestro siglo, los tribunales siempre fueron, de vez en cuando, polémicos y objeto de escrutinio público. Basta recordar los tribunales de la República de Weimar tras la revolución alemana (1918) y sus criterios dobles en el castigo de la violencia política de la extrema derecha y de la extrema izquierda” (Santos et all., Os Tribunais nas Sociedades Contemporâneas- O caso português. Porto. Edições Afrontamento, 1996, página 19). En aquel momento estaban en cuestión crímenes políticos, en tanto que hoy están en juego crímenes económicos.

Sucede que, en el contexto europeo, esta reacción violenta a un revés puede ella misma enfrentar algunos reveses. La inestabilidad conscientemente provocada en Portugal por el Presidente de la República (incitando a los diputados socialistas a la desobediencia) se asienta en el presupuesto de que la Unión Europea está preparada para una defenestración final de toda su tradición socialdemócrata, teniendo en mente que lo que pasa hoy en un país pequeño puede suceder mañana en España o Italia. Es una suposición arriesgada, pues la Unión Europea puede estar cambiando en el centro más de lo que la periferia imagina. Sobre todo porque se trata por ahora de un cambio subterráneo que solo se puede vislumbrar en los informes cifrados de los consejeros de Ángela Merkel. La presión que la crisis de los refugiados está teniendo sobre el tejido europeo y el crecimiento de la extrema derecha, ¿no recomendarán alguna flexibilidad que legitime el sistema europeo ante mayorías más amplias, como la que en las últimas elecciones en Portugal votó por los partidos de izquierda? ¿No será preferible viabilizar un gobierno dirigido por un partido inequívocamente europeísta y moderado a correr riesgos de ingobernabilidad que pueden extenderse a otros países? ¿No será de darles crédito a los portugueses por el hecho de estar buscando una solución distante de la crispación y la evolución errática de la “solución griega”? Y los jóvenes, que llenaron hace unos años las calles y las plazas con su indignación, ¿cómo reaccionarán ante la posición ofensivamente parcial del Presidente y el impulso anti-institucional que la anima? ¿Será que la derecha piensa que este impulso es un monopolio suyo?

En las respuestas a estas preguntas está el futuro próximo de Portugal. Desde ya, una cosa es cierta. El desvarío del Presidente de la República estableció el test decisivo con el que los portugueses van a someter a los candidatos en las próximas elecciones presidenciales. Si fuese electo(a), ¿considera o no que todos los partidos democráticos forman parte del sistema democrático en pie de igualdad? Si en las próximas elecciones legislativas se formase en la arena parlamentaria una coalición de partidos de izquierda con mayoría y presentase una propuesta de gobierno, ¿le daría o no posesión?
Martes, 3 de Noviembre 2015
Nota

INFORMACIÓN

Para Luhmann (2000 y 2002) la sociedad moderna se sustenta en un proceso operativo que consiste en una permanente observación de la observación. Esto puede expresarse como una expresión de la circulación del punto ciego. ¿Podemos entonces estudiar la realidad social o nos perdemos parte de la película?


Observar lo observado
ESCRITO POR JUAN R. COCA Y MILTON ARAGÓN.

Al analizar la complejidad de la realidad social se pone de manifiesto que existe un punto ciego. Esta es una característica específica de la sociedad de la modernidad. Ahora bien, en la posmodernidad el incremento de puntos ciegos parece verse incrementado por la liquidez de símbolos, relaciones y significaciones.

Al mismo tiempo que esto sucede, surge una conciencia de la imposibilidad de poder resolver el punto ciego. Empezamos a ser conscientes que no podemos aprehender y comprender toda la realidad. De ahí que nuestra realidad se nos muestra como algo inconcluso. Como una verdad parcial. Como una mera aproximación. Un entrecamino entre lo inmutable y lo difuso.

La realidad que configuramos en comunidad (intersubjetivamente) es, por tanto, una realidad permeada por lo real y por lo imaginario. Lo paradójico es que no percibidos y comprendemos la realidad ni como real, ni como imaginario (irreal). De ahí el incremento de conflictos en las relaciones y los males entendidos habituales.
Sábado, 17 de Octubre 2015
Nota

INFORMACIÓN

Las Universidades españolas parece que no logran ascender en el ranking internacional. De hecho, The World University Rankings, la clasificación realizada por Thomson Reuters sitúa a todas las instituciones españolas en un lugar francamente preocupante.


The World University Rankings en España
Las primeras universidades españolas están en Cataluña (Universidad Autónoma de Barcelona, Universidad de Barcelona y Universidad Pompeu Fabra) y las encontramos tras las primeras 200 mejores universidades del mundo. En el bloque de las 300-400 universidades nos encontramos con la Universidad Autónoma de Madrid, con la Universidad de Valéncia, la Universidad Politécnica de Valéncia y la Universidad de Vigo.

El ranking no nos menciona ninguna otra universidad española, lo que implica que se salen de la clasificación. Esto nos muestra, en un análisis rápido y sin detalle, que la argumentación de que cuanto más dinero tiene una institución mejor, no funciona bien. En caso contrario la Universidad de Vigo no estaría donde está.

A mi entender sólo existe un camino para mejorar sustancialmente en el impacto internacional: implementar y apoyar la investigación. Por ello es fundamental que las instituciones españolas apuesten por ello y establezcan mecanismos de diferenciación positivos de aquellas personas o grupos de investigación. En este sentido propondría desarrollar un ranking internos que implique diferencias positivas y negativas en función de la localización en el mismo.
Lunes, 27 de Mayo 2013
Nota

INFORMACIÓN

En el número de diciembre del 2012 de la afamada revista Acta Sociologica, Thea Sofie Melhuus Hojem de la Norwegian University of Science and Technology acaba de publicar un fantástico artículo en el que estudia el optimismo generalizado sobre el papel del conocimiento científico como fuerza impulsora de la innovación y el crecimiento económico.


Portada de Acta Sociologica
Portada de Acta Sociologica
El optimismo científico al que hacemos referencia nos podría conducir a sobreestimar la capacidad de la ciencia para proporcionar innovación fundamental para la solución de los desafíos a los que se enfrenta nuestra sociedad constantemente.

Melhuus ha estudiado la apropiación que los ingenieros, cuya labor fundamental es la consultoría, realizan de la ciencia en referencia al conocimiento ambiental. Es decir, la utilización que este sector del sistema tecnocientífico desarrolla una vez que ha recibido el conocimiento obtenido a través de las diversas investigaciones relativas al medio ambiente.

Melhuus llega a la conclusión de que el conomiento científico innovador, los esfuerzos de transferencia entre los centros de investigación y las empresas tienen grandes limitaciones y, además, funcionan con lentitud. De ahí que se pueda llegar a pensar que las políticas encaminadas al desarrollo de dicha transferencia o la visión optimista de que ésta es siempre positiva a corto plazo deberían ser revisadas.

En cambio, la importancia de los caminos indirectos de la transferencia del conocimiento científico son puestos de relieve en este trabajo: tales como candidatos recién formado y el desarrollo de normas y códigos. Por otro lado las conclusiones del artículo muestran el pragmatismo que opera en los procesos de transferencia de conocimiento proveniente de la necesidad de resolver los problemas existentes en el contexto de la aplicación del conocimiento.
Viernes, 23 de Noviembre 2012
Nota

INFORMACIÓN

En tiempos de crisis no sólo es necesario preocuparte de cuestiones exclusivamente económicas. Ello podría no solucionar todos los problemas y dejaría de lado factores importantes para el futuro. En este contexto planteamos una idea discutible que tiene cierto interés en los tiempos actuales.


¿Nuevas posibilidades en tiempos de crisis?
No puede establecerse una relación directa entre inmigración y desempleo. No obstante existe una tendencia en los imaginarios sociales que se ponen en funcionamiento en este contexto a reducir el fenómeno migratorio a la búsqueda de trabajo. De manera especial en el contexto actual de crisis, a interpretarlo en consecuencia como una amenaza para el trabajo de los autóctonos. No obstante, los numerosos estudios existentes demuestran que los nacionales se benefician de la inmigración, en los casos de complementariedad en la producción y entre más difiera el “stock” de mano de obra frente al nuevo “input” productivo.

En esta línea de análisis conviene indicar que a consecuencia del envejecimiento de la población española y los cambios estructurales en la sociedad, la inmigración podría resolver dos problemas:

  • a) algunos de los problemas económicos y laborales, ocupando empleos rechazados por los nacionales y contribuyendo al plan de pensiones,

  • b) en menor medida han ayudado a repoblar algunas zonas en proceso de despoblación, así como a aumentar las tasas de natalidad, situada en los niveles más bajos del entorno europeo.
Martes, 13 de Noviembre 2012
Nota

INFORMACIÓN

Los profesionales de la sociología sabemos que no nos es nada fácil publicar en buenas revistas y en español. De ahí que parece que estamos emulando a las ciencias experimentales teniendo que publicar en inglés. Esto podría contrastar con nuestro compromiso de trabajo para la sociedad que es quien realmente nos paga.


Tenemos serios problemas en la sociología en lengua española
El viejo problema de la publicación en sociología se ve más resaltado si nos fijamos en la base de datos de la editorial Thompson denominada Journal Citation Report, en su edición de ciencias sociales (SSCI 2011). Recuérdese que esta base de datos es la que parece tener mayor aceptación e impacto en nuestro trabajo. De ahí que nos hayamos fijado en ella en primer lugar.

La intención de esta pequeña indagación es conocer las dificultades potenciales a las que se vería sometido cualquier investigador en ciencias sociales que tenga intención de publicar un trabajo en el área de la sociología o de las ciencias sociales en general. Por esta razón, dentro de JCR SSCI nos hemos fijado única y exclusivamente en las revistas de estas áreas del saber: sociología, ciencias sociales en general o ciencias sociales multidisciplinares. Asimismo, hemos circunscrito nuestro pequeño interés a las regiones de habla hispana.

A partir de ahora hablaremos de revistas de sociología para designar a las revistas que están en estas áreas de conocimiento.

En esta base de datos sólo tienen revista indizadas Argentina, Chile, Colombia, México, España y Venezuela. Todas ellas suman un total de 99 revistas de las cuales 7 son de nuestra área de interés. Este dato supone que la sociología tiene una representación aproximada de algo más de un 7% en todas las revistas de ciencias sociales. Además, Argentina y Chile no tienen ninguna revista en sociología. El pais con mayor representación es México con 3 (el 43 % de total) seguido de España con 2 (representa el 29% del total).

Todo esto parece mostrar un gran desierto para nuestro trabajo. ¿Nos os parece?
Lunes, 12 de Noviembre 2012
Nota

INFORMACIÓN

1 2 3