Recomendar este blog Notificar al moderador
TECNOHUMAN@.


Blog de Tendencias21 sobre las implicaciones sociales del avance científico, tecnológico y biomédico.


Búsqueda

Recientemente he tenido la ocasión en conocer la web unonueveocho. Al revisarla me viene a la cabeza una duda sobre la posibilidad de que una estrategia de comunicación política se haya convertido en un proceso propagandístico.


Como ya expuse en otro momento la estrategia de comunicación de Podemos, el nuevo partido político que tanto ha dado que hablar, me ha generado cierta perplejidad. De hecho, en una conversación con Jaime Nubiola le comentaba que Podemos, inicialmente, podía ser interpretada como el éxito del conocimiento político frente a una estrategia de comunicación no centrada en dicho conocimiento.

Al revisar esa web reconozco que me visto en la obligación de cambiar mi manera de entender a Podemos y al mundo comunicativo que han generado. Por un lado, y antes de seguir, me gustaría saber si la web unonueveocho está realmente vinculada a ese partido o no. No lo sé. No obstante, es cierto que existe cierto parecido razonable entre ambos. De ahí que sea plausible pensar que es una nueva estrategia de comunicación de esta nueva estructura partidista. Nos pondremos en este supuesto.

Podemos se muestra como una estructura ciudadana que busca tener representación real la propia ciudadanía en el Parlamento estatal y los Parlamentos de las diversas Comunidades Autónoma. Muy bien. Pero, paradójicamente, se sirven ahora de una estructura mercantilizada para, así mismo, "mercantilizar" la revolución democrática, el poder civil y la transformación del sistema español. Digo que es paradójico puesto que es notorio que la estructura comercial dista mucho de implicar empoderamiento ciudadano, capacidad de decisión, etc. En cambio, lo que interpreto es que una posibilidad ciudadana podría ser reconvertida en moda y en la masa sobre la que, sabiamente, hablaba Ortega y Gasset.

Por otro lado, también nos encontramos con frase curiosas tales como "sonrisa cambia de bando", una camiseta republicana, etc. Me viene a la cabeza la posibilidad de un proceso uniformizador que, a mi juicio, está alejado del empoderamiento ciudadano que, al ser crítico (por lo menos yo lo entiendo así) debería asumir la pluralidad, la diversidad y que, alguien como yo, pueda ir con corbata o traje sin implicar que sea menos republicano, demócrata lo que yo quiera ser.

En definitiva, ahora no tengo nada claro el movimiento Podemos y todo aquello que la circunda. Lo que empiezo a ver es que ésta se está comenzando a diluir en un proceso empresarial que no logro entender.
Miércoles, 25 de Marzo 2015
Nota

ACTUALIDAD

En esta ocasión nos preguntamos si son tan novedosas como en principio parecen las propuestas de Bernstein o Flydvbjerg. Recientemente han llegado a mis manos dos trabajos publicados hace tiempo pero que tienen un poder de evocación que, hasta ahora, no había encontrado en ciencias sociales. De hecho, en ambos casos, científicos de la talla de Charles Taylor o Robert Bellah han mostrado el gran interés que tienen ambos trabajos.


Imagen de Ferrater Mora
Imagen de Ferrater Mora
Estamos hablando de “Beyond objectivismo and relativism. Science, hermeneutics and praxis” escrito por Richard J. Bernstein y de “Making Social Science Matter” escrito, esta vez, por Bent Flyvbjerg. Ambos trabajos se enmarcan en lo que podría denominarse como la tradición interpretativista de investigación en ciencias sociales. Aunque el primero de ellos es mucho más hermenéutico que el otro. El segundo, en cambio, es mucho más “prudente” que el otro (ya que centra su interés en la phronesis aristotélica).

Los dos trabajos, a mi juicio, son de obligada lectura para todos aquellos investigadores en ciencias sociales con una perspectiva amplia de trabajo. Ello es debido a que las obras pretenden establecer un contexto de trabajo que medie entre lo cualitativo y lo cuantitativo, entre lo objetivo y lo subjetivo, etc. Esta perspectiva es imprescindible en el momento socio-histórico en el que nos encontramos.

Ahora bien, al leer los textos me he dado cuenta que la idea que subyace en ambos trabajos ya nos lo encontramos en uno de los grandes filósofos españoles exiliados: Ferrater Mora. Este autor propuso su “integracionismo” como una especie de metaconcepto y metacontexto que permitiese aunar perspectivas de conocimiento diferenciadas. Por desgracia, planteamientos tan sugerentes como éste han quedado un poco relegados por la velocidad y el cambio en el conocimiento. Posiblemente sería necesario intentar hacer un esfuerzo de reivindicación y recuperación de las innovaciones que han surgido en el pensamiento español.
Lunes, 23 de Marzo 2015
Nota

ACTUALIDAD