Recomendar este blog Notificar al moderador
Menu

ACUERDOS FISCALES PARADÓJICOS: REVOCACION DEL NUMERO DE IDENTIFICACION FISCAL I





Gabriel Barceló Barceló

23/12/2019

La revocación del Número de Identificación Fiscal realizada por la Administración tributaria, puede convertirse en un procedimiento inconsecuente, y desacertado, que impide al contribuyente relacionarse con la Administración, obstaculizando el poder solucionar racionalmente las posibles causas del problema.


La Agencia Estatal está aplicando un nuevo procedimiento, a determinados contribuyentes con problemas, revocando su Número de Identificación Fiscal (NIF), conforme a lo establecido en el apartado 4 de la disposición adicional sexta de la Ley 58/2003, General Tributaria (LGT) y al artículo 147 del RGAT.
No obstante, este procedimiento, plenamente legal, puede llegar a impedir una deseada interlocución de las partes, e incluso, el cierre de la empresa, por esa falta de comunicación.
No discutimos la legalidad de la medida, pero si entendemos su inoportunidad y la falta de sensibilidad del procedimiento aplicado, que puede generar más daño al contribuyente y al erario público, que solucionar verdaderamente el problema.
 
Procedimiento
El procedimiento de gestión tributaria aplicado consiste en:
  1. Publicación de la revocación del NIF en el Boletín Oficial del Estado, que determina su pérdida de validez a efectos identificativos en el ámbito fiscal hasta que se rehabilite dicho número o se asigna un nuevo número de identificación fiscal.
  2. Imposibilidad de realizar inscripciones en el registro público correspondiente.
  3. Imposibilidad de realizar cargos y abonos en cuentas o depósitos abiertos en entidades de crédito.
  4. Imposibilidad de obtener el certificado de encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias.
  5. Baja en el Registro de operadores intracomunitarios (ROI) y en el de Devolución Mensual (REDEME).
 
La cuestión que se plantea es el posible error de aplicar este protocolo, ante un contribuyente, sin mala fe, que desease solucionar el problema.
Incluso se suscita, si está justificado intentar regularizar la situación en la que se encuentra una empresa, debido a ese supuesto acuerdo de revocación del NIF, cuando no tiene actividad.
La situación se plantea debido a aplicar un procedimiento inoportuno, y a una errónea estrategia de la administración tributaria, ya que al bloquear el NIF, impide informar a la entidad de su propia situación y de su relación y valoración ante la AEAT. Con lo cual, la entidad no sabe que es lo que ocurre, que es lo que se le imputa, y en consecuencia, no puede actuar para regularizar su situación.
El problema se agrava por el hecho de que la entidad no haya llegado a formalizar su buzón electrónico para comunicarse con la AEAT.
 
Notificaciones
Tradicionalmente los tribunales Económico-Admirativos y Contenciosos eran muy exigentes con el procedimiento de las notificaciones y comunicaciones a los contribuyentes, exigiéndose una perfecta confirmación de su recepción y conocimiento.
Desde que existe el procedimiento electrónico, la administración ha evitado el rigor existente y se limita, en muchos casos, a la aplicación de la ley, sin confirmar la recepción del contribuyente, y sin preocuparle el que este haya conocido realmente la notificación.
 
Falta de información
Pero en la actualidad, si la empresa no ha llegado a formalizar su buzón de recepción, no es recibida esa comunicación, con lo cual se cumple la legalidad de este procedimiento formal de revocación del Número de Identificación Fiscal, realizada por la Administración tributaria con un anuncio de la AEAT en el BOE, que el interesado posiblemente no llegara nunca a conocer, produciéndose la absurda situación de revocación, por no haber recibido notificación.




Nuevo comentario:







Nación Digital en Radio Mairena




Síguenos
RSS
Móvil
LinkedIn