Recomendar este blog Notificar al moderador
VALENTINOS: Víktor Gómez

Desde MarinaTsvietáieva y María Negroni, rusa y argentina, divagando sobre la libertad, belleza y dignidad de la "Palabra dada".


Domingo, 24 de Marzo 2013| Leído 704 veces | 0 Comentario(s)

que en realidad es una auto-crítica a mis lecturas o escrituras.


«Todo está en que nos amemos, en que nuestro corazón palpite –aún así habrá de romperse en mil pedazos.  Yo siempre me he roto en mil pedazos y todos mis versos no son más que argénteos trozos de mi corazón.»
 
«Cuando no amo –no soy yo.  Hace mucho tiempo que no soy yo. Con usted yo soy yo.»
 
Marina Tsvietáieva, constata así la verdadera, honda y suficiente raíz de su consciencia lírica y vital. De su vida azarosa y excedida por las penurias da buena cuenta Simon Karlinsky en el libro homónimo MARINA TSVIETÁIEVA (Grijalbo Mondadori, 1991) cuya traducción corrió a cargo del mexicano Francisco Segovia.  

Estos dos fragmentos de la carta escrita el 17 de noviembre de 1940 me hacen pensar. ¿Qué resulta de las poéticas perfumadas o de las imposturas de malditismo, yendo a dos extremos visibles de algunas escrituras actuales, qué resulta de interesante en someter la verdad de los vínculos que nos mueven como fragmentos a su imán, a una retórica hueca, a una sintáxis calculada al efecto del brillo del texto sobre el de lo real? ¿Se ama con tal radicalidad y autenticidad que autor o poema se quiebran, abandonan la pleitesía a la elocuencia o deslumbramiento para dar cuenta de la vulnerabilidad, de las dificultades y de las esperanzas de los amantes? Vivimos en una sociedad y un tiempo de división, de inadecuación a la vida comunitaria, afectiva, a la vida de pareja o familia o grupo o comunidad.
 

María Negroni (1951, Rosario, Argentina) publicó en “Arte y fuga” (Pre-textos, 2004) un poema que dialoga desde lo antedicho por la poeta rusa:
 
¿y eso que es?
 
El corazón del reflejo de lo que fuimos
sobre las olas invisibles
 
yo quiero eso –dije yo no
sé cómo sé
que lo quiero
 
La muerte es una especie de amor –pensó el poema
 
Así las cosas, ¿qué poemas hoy de verdad respiran al compás de esta perspectiva de la vida desde la muerte, del amor desde la muerte, de la poesía desde la muerte?
Antes bien los poemas en ocasiones eluden la muerte, lo que tiene de desaparición, de incontestable, de fracaso o de vulnerabilidad y límite. La poesía es osada, prepotente, dogmática o autosuficiente. ¿No ha de ser autosuficiente el poema? Algunos piensan que si, claro. Pero si lo piensan no es porque el texto eluda la vida y sus complejidades, sino porque el propio texto aporta todo lo suficiente para hacernos experimentar, sentir y pensar sobre aspectos de la cotidianeidad o del propio razonar lo inconfesable, lo indeseable o lo amado. El propio texto apertura sentido y sentidos al lector atento y paciente, cuya propia biblioteca personal (su conciencia, su memoria, su inteligencia) relee y interrelaciona poema y ser, dando nuevas o matizadas consideraciones, vibraciones, tonos sobre éste o aquel asunto prioritario.
Vuelvo al eje de esta divagación. Amar, ser amado, escribir. La poesía, toda, es amorosa y política, creo yo. Aunque les duela a los puristas, somos una hibridación, y la propia poesía es mezcla y síntesis, misterio y precisión.  Lo que esperamos hoy de la poesía es heroico. Que le devuelva su quicio y pertinencia a la palabra “amor”, a la palabra “poesía”, a la palabra “vida”.
Así entiendo que la poesía está en guerra con los usurpadores del lenguaje, ya sean publicistas, comerciantes, políticos, mesías, gurús, doctores o sindicalistas. Pero no son estos los peores y más perniciosos devaluadores de la palabra dada. Es cada poeta que finge, cada poeta que malversa, cada poeta que mancha, cada poeta que adultera, cada poeta que desarma las palabras esenciales. Soy yo cada vez que no soy yo.
 
Víktor Gómez
 
 
 
 

Para seguir con María Negroni:


http://arturoborra.blogspot.com.es/2010/02/dos-poemas-de-maria-negroni.html



http://www.youtube.com/watch?v=24CtPThNAPI


http://www.poesiadigital.es/index.php?cmd=poeta&id=18




Para seguir con Marina Tsvietáieva:


http://www.acantilado.es/autores/Marina-Tsviet%C3%A1ieva-1174.htm

http://www.elplacerdelalectura.com/2012/08/cartas-del-verano-de-1926-marina-tsvietaieva-boris-pasternak-rainer-maria-rilke.html



http://www.poeticas.com.ar/Biblioteca/Antologia_virtual_Tsviataieva/frame.html








Nuevo comentario: